En la Paternal, no se jode

Argentinos Juniors dio una muestra de buen fútbol y le ganó al puntero Boca por 2-0 con goles de Alexis MacAllister y Damián Batallini. Los dirigidos por Berti volvieron al triunfo tras tres partidos y sueñan con los puestos de Copa Sudamericana.

En la Paternal, no se jode
Los jugadores de Argentinos Juniors festejan el primer tanto del 'Bicho'. Foto: SportsCenter.

El fútbol tuvo lugar en el Estadio Diego Armando Maradona y esto fue gracias al conjunto de Argentinos Juniors. Habrán sido las dimensiones de la cancha, la decisión de Guillermo de poner un equipo alternativo (a medias) o los errores arbitrales que Boca no pudo hacer pie en el barrio de La Paternal.

Pero lo que verdadermente influyó en el partido fue que Boca (que hace tiempo no respondía con buen fútbol) se enfrentó a un Argentinos Juniors que se mostró concentrado desde el primer minuto y jugó como lo hacía en los mejores momentos en los que Heinze era el técnico, sin menospreciar a Berti que fue quién planteó el partido de esta manera. 

Rápidamente, el conjunto de la Paternal, se puso en ventaja con el gol de Alexis MacAllister a los 9 minutos y no bajó la presión a los jugadores xeneizes, que no se sintieron cómodos en la Paternal. Hacía tiempo que no se veía al conjunto dirigido por Alfredo Berti jugar de esta manera, venía de perder contra Talleres y hacía 3 partidos que no conseguía los 3 puntos.

Los niveles mas altos de Argentinos Juniors, pasan por: Machín, que con sus 35 años demostró ser el dueño de la mitad de la cancha corriendo y neutralizando tanto a Pérez como a Nández, Alexis Mac Allister, no solo por marcar el primer gol del encuentro sino que también le dio la asistencia a Batallini para que marcara el segundo, Damián Batallini, volvió loco durante todo el encuentro a Buffarini (que no encuentra el nivel deseado desde que llegó al equipo de la ribera) y hasta se tomó el atrevimiento de meterle un buen caño a Nández, otro jugador que a duras penas respondió en el partido) y, por último, Kevin MacAllister, que se encargó de neutralizar durante los 90 minutos a Pavón y lo logró.

Volvió la fiesta a la Paternal, le cortó el invicto a Boca, demostró un buen fútbol, sueña con los puestos de Copa Sudamericana y comienza a olvidarse del descenso. El 'Bicho' demostró que en la Paternal no se jode.