La primera, a 34 años
El Beto Alonso, uno de los estandartes del equipo, con la Copa. FOTO: El Gráfico. 

La más esperada de todas. Un día como hoy, pero de 1986, River vencía por 1-0 a América de Cali y conseguía la Copa Libertadores de su historia. Atrás quedaba ese lapso de 26 años dónde tuvo dos intensos fallidos, cuando Peñarol en 1966 y Cruzeiro en 1976 habían impedido al club coronarse de la máxima competición del continente. 

En la primera fase, el equipo dirigido por Héctor Rodolfo Veira ganó el grupo 1 dónde superó a tres equipos importantes, sacando 11 puntos de 16 posibles: Montevideo Wanderers (6), Boca Juniors (6) y Peñarol (1)

Así pasaba a la segunda fase, dónde el grupo se reduciría y estaría conformado por tres equipos: allí, se enfrentó a nada más ni nada menos que al campeón vigente Argentinos Juniors, y a Barcelona SC de Ecuador. El Bicho era uno de los equipos destacados del momento y los partidos con el Millonario fueron muy disputados tanto en el plano local como internacional. Aún así, River lograba ganar el grupo nuevamente con la suma de 5 puntos, empatando con el equipo de la Paternal pero haciendo valer la diferencia de goles (+4). Por eso, pasaba a la final para encontrarse con América de Cali. 

En la ida disputada en Colombia, la Banda sacó pecho y se llevó un gran triunfo por 1-2 con goles de Norberto Alonso Juan Gilberto Funes. Quedaba un partido, pero todo indicaba que se iba a dar. El once de esa noche fue: Nery Pumpido; Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez, Oscar Ruggeri, Alejandro Montenegro; Héctor Enrique, Américo Gallego, Norberto Alonso; Roque Alfaro, Juan Gilberto Funes y Antonio Alzamendi. 

Siete días más tarde, se dio lo que se esperaba. En un Monumental que explotaba, Veira repitió el equipo y River, con el tanto solitario de Funes, volvía a confirmar que era el mejor equipo de América y experimentaba por primera vez la sensación de tocar el cielo con las manos. 

Ésta tenía que ser. Con una defensa aguerrida, un medio que se imponía tanto en defensa como en ataque y una delantera letal; en síntesis, lo que es un gran equipo, que dio todo para que sea un año especial. Primero, con el torneo local ganado con anticipación; segundo, con la Copa Libertadores donde se deshizo de varios equipos de nombre (entre ellos, su clásico rival); y por último, meses más tarde conquistando el mundo en Japón ante el Steaua Bucarest de Rumania. Por eso, no queda otra que reconocer y agradecerles eternamente a los héroes del '86, que están en las páginas doradas de este club maravilloso. ¡Feliz aniversario! 

 

 

 

 

 

VAVEL Logo