Resumen Quilmes VAVEL: Alfredo Grelak, un DT que se sobrepuso a las adversidades

El director técnico del Cervecero, Alfredo Daniel Grelak, debutó en el banco de suplentes en este 2016. A continuación, un análisis de su primer torneo en el que predominaron los altibajos futbolísticos y los problemas institucionales.

Resumen Quilmes VAVEL: Alfredo Grelak, un DT que se sobrepuso a las adversidades
Alfredo Grelak cumplió el objetivo a pesar de tener un plantel corto y con deudas salariales

Todo comenzó cuando Facundo Sava renunció a la conducción de Quilmes para irse a Racing. En busca de algún nombre que pudiera suplir la buena campaña que estaba haciendo el Colorado, sonaba fuerte Rubén Forestello que acababa de alejarse de Nueva Chicago y parecía tener todo definido, hasta que a último momento optó por Patronato.

Sin demasiadas opciones, la CD terminó optando por un hombre de la casa, aunque sin experiencia como entrenador en la máxima categoría: Alfredo Grelak. El nacido en Berazategui se inició como futbolista en el club del sur en el que jugó durante siete años, y hacía solamente unos días había agarrado la Reserva. Antes de llegar al club, formaba parte del cuerpo técnico de Jorge Burruchaga en Atlético de Rafaela. En lo que parecía una movida un tanto arriesgada de la directiva, terminó siendo un acierto.

El claro objetivo de Quilmes era permanecer en Primera División, y a pesar de no conseguir una cierta regularidad, lo logró. Y lo hizo con una "desventaja", ya que los problemas institucionales en el club abundan (arrastran deudas con los jugadores desde febrero, por lo que los mismos llegaron al punto de estar 13 días sin entrenar). "Nací acá y hago lo que sea por el bien del club por una cuestión afectiva. Uno sigue trabajando y poniendo el pecho para tratar de que no se note a la hora de los partidos", había afirmado Grelak en la previa del partido frente a Godoy Cruz.

El nacido hace 45 años comenzó el año con la pierna izquierda: en el debut, que fue contra River en el Monumental, fue goleada 5-1. Recién pudo ganar en la octava fecha con un contundente 3-0 frente a San Lorenzo (hasta ese partido había obtenido 4 puntos de 18), y ahí pareció despertarse. Con una formación atrevida, con tres delanteros, se impuso a Vélez por 2-1 en el Amalfitani, pero ahí se quedó la ilusión de la remontada. Solo obtuvo los tres puntos en una oportunidad más (en la fecha 12 ante Temperley por 2-0) y luego obtuvo cinco derrotas y dos empates. Sin embargo, el objetivo lo logró y Quilmes se mantuvo en la Primera División.