Thiem busca revancha en Madrid
El número siete del mundo buscará el domingo su primer gran torneo. | Foto: Prensa ATP

Tal parece que a Dominic Thiem le sienta muy bien la ciudad de Madrid; el austríaco alcanzó el día de hoy su segunda final en torneos Masters 1000, ambas en la capital española. Pero para acceder a ella debía sortear un duro obstáculo: el número ocho del ranking ATP Kevin Anderson. Si bien el juego de Thiem sobre polvo de ladrillo es muy superior al del sudafricano, sumado a que Anderson a sus 31 años disputaba por primera vez una semifinal de un torneo de esta categoría, el historial favorece ampliamente al nacido en Johannesburgo. Antes de este partido ya se habían enfrentado en seis ocasiones en el circuito, siendo Anderson el vencedor en todos los encuentros, con una particularidad: todos se habían disputado sobre canchas duras.

El partido comenzó de la mejor manera para Thiem, logrando un quiebre de servicio en el primer juego del partido a pesar de la potencia que generaba Anderson con su combinación de saque y derecha. El set transcurrió con normalidad, Thiem ganando con facilidad sus games de saque, jugando con mucha intensidad y con una derecha demoledora, mientras que al sudafricano le costaba un poco más el encuentro, si bien lastimaba mucho con sus saques y derechas, cuando el austríaco lograba alargar un poco los puntos Kevin perdía la paciencia y cometía muchos errores no forzados.

Aun así, la extraña táctica de devolución de Dominic le permitía al sudafricano tomar la iniciativa en varios puntos, ya que el número siete del ranking se paraba cinco o seis metros por detrás de la línea de fondo para devolver y en muchas ocasiones sus devoluciones carecían de potencia, permitiéndole a Anderson gobernar los puntos.

En el quinto juego del partido Thiem tuvo otras dos chances de quebrar el saque su rival, pero esta vez Anderson pudo sobreponerse a la situación y conservar su saque. El finalista de Madrid 2017 siguió adelante en el marcador y cada vez más sólido, logró anular el drive de Anderson (que era su única herramienta para generar juego) jugándole siempre por el lado del revés donde este anduvo muy flojo, pero cuando le tocaba sacar al sudafricano, su combo de saque y derecha seguía siendo un dolor de cabeza para Thiem.

El inconveniente más grande para el austriaco llegó cuando tuvo que sacar para cerrar el set en el décimo game, puesto que para llevárselo tuvo que levantar un triple break point producto, en parte, porque no pudo disputar ningún punto con su primer servicio. Pero Anderson no aprovechó ninguna oportunidad, cuatro pelotas largas del sudafricano le dieron a Thiem su primer set point y con el primer punto en el que pudo acertar su primer servicio se llevó el parcial por 6-4.

El segundo set fue un trámite para Thiem. Kevin Anderson, desmotivado por la chance que perdió en el primero, nunca pudo volver a meterse al partido, volviendo a ceder su servicio en el primer juego del set, teniendo que jugar varios puntos con su segundo saque y costándole mucho los puntos largos. En el quinto juego con el sudafricano sacando 1-3 y 40-15, dos puntos extraordinarios de Thiem lo permitieron llegar al deuce y cuando Anderson tenía la ventaja, tres errores seguidos con la derecha le dieron un nuevo quiebre al austríaco para ponerse 4-1. Una ventaja irremontable que terminó con un 6-2 a favor de Thiem producto de que cada uno ganara sus respectivos juegos de servicio.

Dominic Thiem vuelve a ser finalista en la “Caja Mágica”, pero esta vez, afortunadamente para él, no se verá las caras con Nadal en la final, a quien ya dejó afuera en cuartos y llega con la confianza por las nubes puesto que es el único jugador, hasta ahora, que puedo derrotar a Nadal en la temporada, cortándole una racha al español de 50 sets ganados de forma consecutiva. Para Thiem la de mañana será su decimoquinta final en el circuito profesional, trece de ellas sobre polvo de ladrillo, con un historial de nueve ganadas y cinco perdidas. Espera por Denis Shapovalov o por Alexander Zverev. ¿Podrá Thiem levantar su primer Master 1000?

VAVEL Logo