A Colombia nadie le quita lo 'bailao'
Fuente: El Universal

En el estadio Red Bull Arena de Nueva Jersey, la Selección Colombia se reencontró con su mejor fútbol y venció contundentemente 3-0 a un débil y frío equipo de El Salvador, que no representó muchos problemas al onceno de José Pékerman.

La selección comenzó con pie derecho el camino previo a los tres retos más importantes del segundo proceso de Pékerman en la ‘tricolor’: la Copa América Chile 2015 y 2016, y las Eliminatorias para Rusia 2018.

El primer tiempo pintaba muy bien para el equipo de Pékerman en los primeros minutos de juego. Los debutantes en la formación Edwin Cardona y Pedro Franco, se compenetraron muy bien en el circuito de juego que propone el argentino de cabello platinado, para cada partido de la selección.

Cardona se perfilaba por la banda izquierda en ciertos momentos del juego, más que todo para cumplir funciones defensivas de recuperación del balón y de presión en la salida del equipo centroamericano. 

También el chico del Atlético Nacional se posicionaba hacia el medio campo para hacer lo que más sabe, habilitar a sus compañeros con pases certeros y finos, que siempre llegaron a buen destino, ya fuese a las bandas con Armero o Arias, o hacia el medio con Bacca o Falcao.

Propuesta táctica que dio sus frutos con el primer gol de la selección. Una corrida por la banda de Santiago Arias, que fue habilitado tras un pase certero de James Rodríguez, y el habilidoso lateral del PSV holandés, alzó su cabeza y tiró un centro medido hacia el '9' y capitán, Falcao García, que saltó sobre los centrales de El Salvador y facturó con un testarazo impecable el primer gol del partido, que puso a celebrar a los hinchas colombianos que coparon el Red Bull Arena. 

Tras ese primer gol se pensaba que el encuentro tomaría un tinte amarillo que borraría del mapa el azul de El Salvador. Pero existen ocasiones en que el gol, suele dañar el ritmo del equipo que lo anotó y en esta oportunidad, Colombia no escapó a esta ley.

Los dirigidos por Pékerman bajaron en su rendimiento y el circuito del medio campo no funcionó más, lo cual le dio una oportunidad de oro al equipo de Alberto Roca para asentarse en el encuentro y crear opciones de peligro en el área de Camilo Vargas.

Varios balones se filtraron con peligro a los dominios del arquero de Independiente Santa Fe, pero la férrea defensa del debutante Pedro Franco y  la del ya habitual en el once titular de Don José, Santiago Arias, fueron fundamentales para evitar el empate en el marcador, que pudo haber cambiado el ritmo del partido.

Arrancaba la segunda parte. Colombia saltaba al campo con la consigna de dejar a un lado las dudas y el desorden táctico, que los agobió en los minutos finales del primer tiempo y le dieron un aire de fe al equipo salvadoreño, para obtener la igualdad en el partido.

Tal golpe solo se quedó en palabras y no en hechos, debido a que el onceno cafetero salió con una convicción renovada a enfrentar este tramo final del encuentro y en pocos minutos sentenció el partido con 2 goles del goleador de Puerto Colombia, Carlos Bacca, que siempre estuvo atento en el área grande para cazar el gol y darle la tranquilidad a Colombia en el marcador. 

3-0 era el marcador al minuto 51 y Colombia se veía muy suelta en el campo de juego. Gracias a la tranquilidad de la ventaja, ya comenzaban a florecer las cualidades individuales de pupilos de Pékerman.

Jugadores como James en la elaboración, Mejía en la marca y salida desde atrás, Armero y Arias en los laterales fueron las dos alas que hicieron volar el ataque de la selección y por último, la dupla defensiva Balanta-Franco, se convirtió en una muralla infranqueable para los ataques esporádicos de el onceno salvadoreño, que al verse tan abajo en el marcador prefirió armarse más en defensa y evitar una goleada mayor. 

Pékerman al ver que se tenía el dominio en el partido, comenzó a mover sus fichas y le dio ingreso a Jackson por Falcao, Quintero por Cardona, Murillo por Franco, Chará por Carbonero, Aguilar por James y Ramos por Bacca.

Dichos cambios refrescaron el partido y le mostraron al mundo la calidad innata de Juan Fernando Quintero, quien pide minutos en el Porto; el estreno en la selección de Yimmi Chará y Jeison Murillo, estuvieron atentos para aportarle al sistema de juego de Don José; que hoy saldría contento y satisfecho de lo que hicieron sus pupilos, demostrando que tenemos selección Colombia de primer nivel para rato. 

VAVEL Logo