David Ospina y Arsenal, eliminados de la Champions
Imagen: Joe Toth (BPI)

Arsenal se quedó con las manos vacías una vez más en la UEFA Champions League. Los dirigidos por Arsene Wenger cayeron en la ida 3-1 en casa y aunque lograron empatar la serie en el Stade Louis II, los goles del equipo del principado en terreno inglés dejaron la serie a su favor.

El partido estaba planteado para que el cuadro francés jugara con la necesidad de Arsenal, pues sabían que para quedarse afuera del certamen debían recibir al menos tres goles. Arsenal salió con todo su armamento para tratar de conseguir un gol tempranero, sin embargo, se encontró con un Mónaco atento en su propio terreno que no arriesgó todo esperando la propuesta de los ingleses. Los primeros en inquietar el arco defendido por Danijel Subašić fueron Giroud y Cazorla, que no exigieron mucho al portero local. Al minuto 36 llegó la primera anotación del encuentro, Giroud disparó a puerta y luego de que Subašić detuviera el disparo, el delantero francés anotó en segunda instancia y puso el 0-1 que revivía un poco la serie. La primera parte no tuvo más opciones claras de gol, así que con la mínima diferencia a favor de los Gunners se fueron ambas escuadras a las duchas.

En el complemento, Arsenal tuvo la iniciativa de volver a conseguir una anotación. Özil intentó inquietar a Subašić pero el portero yugoslavo no permitió que llegara la segunda conquista inglesa. La localía llegó a rematar al arco por intermedio de Moutinho, pero David Ospina estuvo atento para impedir que se ampliara el marcador global. Wenger arriesgó con el cambio de Aaron Ramsey en lugar de Francis Coquelín, sustitución que dio su fruto al minuto 79. La segunda anotación del Arsenal llegó gracias al delantero inglés, que remató al arco luego de un disparo previo de Theo Walcott que se estrelló en el palo y que la defensa francesa no despejó de buena manera. 

El juego se tornó emocionante, Mónaco dejó de ir al frente y se dedicó a cuidar el resultado, Arsenal se fue con todo por el gol que le diera el paso a cuartos de final, pero el tiempo fue su principal enemigo y no dio tregua para que el conjunto inglés lograra la hazaña. Al final un 3-3 en el global que deja al cuadro francés instalado entre los ocho mejores de Europa y a un Arsenal que tendrá que dedicarse a la Liga para salvar una temporada que por ahora no parece ser productiva. David Ospina no fue exigido mucho en todo el partido.

VAVEL Logo