Sander Armée hace de la consistencia su virtud
Primera victoria en una grande para Sander Armée | Fotografía: Vuelta a España

Muchos han sido los intentos en los que hemos visto a Sander Armée buscar el triunfo de etapa en esta Vuelta a España 2017, pero no ha sido hasta la 18ª etapa cuando el belga ha podido saborear la victoria. El ciclista de Lotto-Soudal, que consigue su tercer triunfo tras los dos cosechados por Marczynski, fue el más consistente en una fuga que ha costado mucho en formarse y en el que el nivel ha sido altísimo. Los rivales de Armée eran de gran calidad y con un final que les favorecía como Alaphillipe o Lutsenko, entre otros. A pesar de ello, era consciente de que poniendo un ritmo elevado conseguiría distanciarlos y se llevó su primera victoria en una vuelta grande.

Por lo que respecta a la clasificación general, Chris Froome (Team Sky) mantuvo el liderato y consiguió ampliar en 21 segundos su diferencia con Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida) en una jornada marcada por los incansables ataques de Alberto Contador (Trek-Segafredo) en la Collada de la Hoz.

La oportunidad era para la fuga

Fuente: Vuelta a España
Fuente: Vuelta a España

Esta Vuelta a España no se está caracterizando por la inexistencia de fugas ganadoras, pues muchas de ellas han conseguido imponerse al pelotón. En esta ocasión, los cazaetapas tenían una nueva oportunidad de poder llevarse el gato al agua, como finalmente ha ocurrido. 169 kilómetros entre Suances y Santo Toribio de Liébana con una parte final en el que el terreno es digno de uno de las típicas clásicas de primavera, con hasta cuatro puertos de montaña. Además, la dureza y la velocidad vivida en toda la Vuelta hacía entrever que los favoritos se dieran un respiro hasta los últimos kilómetros.

La insistencia de muchos equipos por alcanzar la fuga provocó que durante un gran número de kilómetros los ataques fueran constantes, pero efímeros. No fue hasta el kilómetro 60 cuando un grupo muy numeroso, de hasta 20 corredores, consiguieron el beneplácito del pelotón. El nivel de la fuga era excepcional, pues habían ciclistas como Julian Alapillippe y Matteo Trentin (Quick Step-Floors), Alessandro de Marchi (BMC Racing Team), Marc Soler y José Joaquin Rojas (Movistar Team), Alexey Lutsenko (Astana Pro Team), Giovanni Visconti (Bajrain-Merida) o Alexis Gougeard (AG2R La Mondiale).

El bloque montañoso mantuvo el ritmo

Alberto Contador no paró de atacar | Fotografía:  Vuelta a España
Alberto Contador no paró de atacar | Fotografía: Vuelta a España

En tan solo diez kilómetros, la diferencia de la fuga ascendió hasta los ocho minutos y poco a poco la tranquilidad se mantuvo en el pelotón y la diferencia fue aumentado hasta llegar a un máximo de 13 minutos. Cuando parecía que la etapa ya quedaba establecida, la llegada de la escarpada parte final encendió las mechas de nuevo entre los líderes. Los primeros en remover la carrera fueron los hombres del Katusha-Alpecin. Impusieron un fuerte ritmo que dejó el pelotón completamente desarbolado.

Fabio Aru probó y Alberto Contador se mantuvo insistente

Para darle continuidad al trabajo del equipo ruso, Fabio Aru (Astana Pro Team) lanzó un ataque en la parte final de Collada de Ozalba (3ª Cat.) y comenzó a sacar distancia a un pelotón controlado por el Sky. En el siguiente puerto, la Collada de la Hoz (2ª Cat.), Alberto Contador recordó su gran ataque en 2012 y trató de realizar de nuevo una de sus grandes gestas, pero el equipo británico no le dejó marchar en ningún momento. A pesar de ello, el español no cejó en su empeño y durante toda la ascensión fue un quebradero de cabeza para el Sky, pues sus ataques fueron constantes. Finalmente, el equipo del líder ató en corto a todos y mantuvo un ritmo elevado, pero con relativa tranquilidad.

Sander Armée remató con gran calidad

Tercera victoria para Lotto-Soudal | Fotografía: La Vuelta a España
Tercera victoria para Lotto-Soudal | Fotografía: Vuelta a España

Si la Collada de la Hoz fue importante para los hombres de la general, no fue menos para los que se estaban jugando el triunfo de etapa. Los más fuerte de la escapada comenzaron a seleccionar el grupo y tan solo seis ciclistas consiguieron aguantar en cabeza. Alaphillipe, Soler, Armée, Lusenko, Gougeard y De Marchi fueron los que tenían mejores piernas. Tras el descenso camino de Santo Toribio de Liébana el terreno era una auténtica tortura y el ritmo elevado de Armée, Lutsenko y Alaphillippe partió el grupo en dos. Al final, el belga Sander Armée impuso su ritmo en las duras rampas finales y dejó cortados a sus dos rivales para conseguir su primera victoria en una vuelta grande.

La general sufrió variaciones

Después de los ataques de Contador, Sky controló la carrera y se mantuvo compacto hasta la corta pero explosiva ascensión final. Gianni Moscon (Team Sky) continúo con su enorme trabajo y fue dejando cortados a los rivales de su líder, especialmente Vincenzo Nibali. Finalmente, Chris Froome consiguió arañar un poco de tiempo y aumentó en 21 segundos su diferencia con el italiano.

Último kilómetro

Clasificación

VAVEL Logo