Dallas Mavericks
Dallas Mavericks
Basketball Team
Basketball

Dallas Mavericks

1970 Dallas


Los Dallas Mavericks, usualmente conocidos como Dallas Mavs o simplemente Mavs, son un equipo profesional de baloncesto que compite actualmente en la National Basketball Association (NBA), concretamente en la División Suroeste, dentro de la conferencia oeste. Tiene su sede en Dallas, siendo uno de los 3 equipos que hay actualmente en Texas (San Antonio Spurs y Houston Rockets).

En un principio, la NBA se mostró reacia a la idea de expandirse a Dallas, teniendo en cuenta que ya había dos equipos en el estado. Sin embargo, acabaron por aceptar la propuesta y en 1980 los propietarios de la liga votaron a favor de admitir a los Dallas Mavericks.

Los Dallas Mavericks fueron campeones en 2011, con Nowitzki como protagonista | Foto: Getty Images
Los Dallas Mavericks fueron campeones en 2011, con Nowitzki como protagonista | Foto: Getty Images

El nombre del equipo fue elegido por los fans haciendo referencia al famoso western ‘Maverick’, que se emitió en televisión entre los años 1957-1962. Durante su primera etapa, los Mavs disputaron los encuentros como local en el Reunion Arena, pero desde el año 2001 lo hacen en el American Airlines Center.

A lo largo de sus 40 años de historia, los Dallas Mavericks han conseguido 3 títulos de División, 2 títulos de conferencia y 1 campeonato de la NBA en 2011, siendo Dirk Nowitzki el gran nombre propio de la historia de la franquicia.

Un inicio curioso

La idea de que hubiera un equipo de la NBA en Dallas surge en 1978. Sin embargo, la primera idea de Don Carter y su socio Norm Sonju no era fundar una nueva franquicia, si no trasladar una ya existente a la ciudad. No obstante, después de que los Buffalo Braves se marcharan a San Diego y de que las negociaciones con los Milwaukee Bucks y los Kansas City Kings no llevaran a ningún lado, centraron sus esfuerzos en crear un nuevo equipo.

En 1979 presentaron a la NBA la propuesta de fundar una nueva franquicia en Dallas y en un principio la liga se mostró contraria a la idea. Sobre todo, porque ya había dos equipos en el estado de Texas (San Antonio Spurs y Houston Rockets), y también porque por aquel entonces la NBA no era demasiado popular y la mayoría de los equipos perdía dinero.

Finalmente, durante el All-Star de 1980 los propietarios de la liga votaron a favor de que esta se expandiera a Dallas por un precio de 12 millones de dólares. De este modo, los Dallas Mavericks se incorporaban a la NBA pasando a formar parte de la División Medio Oeste, de la conferencia oeste. Se mantendrían en esta división hasta que la liga fuese reestructurada en 2004.

Dick Motta fue el primer entrenador de los Dallas Mavericks | Foto: Getty Images
Dick Motta fue el primer entrenador de los Dallas Mavericks | Foto: Getty Images

Los fans fueron los encargados de elegir el nombre del equipo, ‘Mavericks’, haciendo referencia a la comedia del Oeste ‘Maverick’ que fue emitida entre los años 1957 y 1962.

Los Dallas Mavericks disputaron su primer partido en la NBA frente a los San Antonio Spurs (perdieron 103-92) en casa, en el Reunión Arena, pabellón donde disputarían sus partidos como locales hasta 2001.

Primera década ilusionante

El hecho de ser un equipo de expansión recién llegado a la liga provocó que su elección en el Draft, Kiki Vandeweghe, se negara a jugar con ellos. Sin embargo, por su traspaso obtendrían dos futuras rondas del Draft que acabaron siendo importantísimas para la franquicia. También lo fue Brad Davis, quien se incorporó al equipo en diciembre.

Terminaron su primera temporada con un récord de 15-67 y con casi 8.000 espectadores de media. Una cifra más que positiva.

En el Draft de 1981, los Mavs hicieron valer el traspaso del año anterior eligiendo tres piezas fundamentales en los próximos años: Mark Aguirre, Rolando Blackman y Jay Vincent. Además, el año siguiente seleccionaron a Derek Harper.

Con estos cuatro a la cabeza, los Dallas Mavericks fueron mejorando año tras año hasta que en la temporada 1983-1984 consiguieron finalizar con un balance positivo de 43 victorias y 39 derrotas, lo cual les permitía disputar los Playoffs por primera vez en su historia.

Lejos de verse intimidados, superaron en primera ronda a los Seattle Supersonics en 5 partidos, aunque acabaron siendo derrotados por los Lakers de Magic Johnson y compañía. Una tendencia que se iba a mantener durante el resto de década.

Varios jugadores de Dallas Mavericks tratando de defender a Kareem Abdul-Jabbar | Foto: Getty Images
Varios jugadores de Dallas Mavericks tratando de defender a Kareem Abdul-Jabbar | Foto: Getty Images

Los buenos resultados de los Mavericks hicieron que el equipo creciera en popularidad en detrimento de los Dallas Cowboys, de la NFL, pasando a ser el primer interés deportivo de la ciudad.

Los Mavs consiguieron encadenar 5 presencias en Playoffs consecutivas, incluyendo dos temporadas de 55 y 53 victorias. Esta última, la temporada 1987-88, fue un año lleno de éxitos para la franquicia. Dos de sus jugadores fueron All-Star (Aguirre y Donaldson), Blackman alcanzó los 10.000 puntos en su carrera, Roy Tarpley fue nombrado mejor sexto hombre y, además, fue el año que más lejos llegaron en los Playoffs.

Después de superar a los Rockets en 4 partidos y a los Nuggets en 6, se volvían a ver las caras con los Lakers, esta vez en una final de conferencia. A pesar de pelear la eliminatoria hasta el final, los Lakers se acabarían llevando la serie en el 7º partido y, posteriormente, conseguirían su segundo anillo consecutivo.

Al año siguiente, la lesión de James Donaldson acabaría con la racha de Playoffs consecutivos y en la temporada 1989-90 fueron barridos por los Portland Trail Blazers en primera ronda. Esta sería la última aparición de la franquicia en los Playoffs hasta 2001.

El desastre de los años 90

La década de los 90 fue un desastre en todos los sentidos: incontables lesiones, traspasos de estrellas, cambios en los banquillos, problemas de química con el entrenador y de los propios jugadores y también un sinfín de escándalos extradeportivos.

En marzo de 1991, Tarpley fue sancionado por segunda vez en su carrera por la NBA. Esta vez por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas. Y al año siguiente volvió a ser sancionado (tercera vez) por violar la política antidrogas de la NBA. Esta vez sería sancionado de por vida.

Todo esto ocasionó que los Dallas Mavericks tuvieran un récord negativo durante toda la década, incluyendo dos temporadas consecutivas de 11 y 13 victorias, que rozaron la peor marca de la historia de la NBA.

Jason Kidd y las 3 J´s

Si hay un momento de la década en el que el rendimiento del equipo se puede salvar es la era de las 3 J´s, que comenzó con la elección de Jason Kidd en el puesto número 2 del Draft de 1994.

La llegada de Kidd sentó como aire fresco en un equipo que había tocado fondo. Promedió 11,7 puntos, 5,4 rebotes and 7,7 asistencias y lideró la liga en triples-dobles en su año Rookie. Se complementaba a la perfección con Jim Jackson y Jamal Mashburn, quienes fueron la pareja más anotadora de la liga.

Jason Kidd en su año de Rookie con los Mavericks | Foto: Getty Images
Jason Kidd en su año de Rookie con los Mavericks | Foto: Getty Images

Pasaron de 13 a 36 victorias, pero todavía era insuficiente para clasificarse para Playoffs. Muchos esperaban que el equipo siguiera progresando, pero no fue así.

Jamal Mushburn sufrió una lesión que acabaría con su temporada, mientras que Jason Kidd y Jim Jackson tuvieron problemas extradeportivos que afectaron a la química del equipo, aunque ellos siguieron rindiendo a nivel individual.

De este modo, los Mavericks volvieron a dar un paso atrás y se quedaron con un récord de 26-56 que derivó en un nuevo cambio de entrenador, además de varios años de constantes cambios en la plantilla.

Dirk Nowitzki: un nuevo comienzo

En el Draft de 1998, Dirk Nowitzki fue elegido por los Milwaukee Bucks en el puesto número 9. Sin embargo, Don Nelson, general manager, organizó un traspaso a tres bandas que llevaría a Nowitzki a Dallas, junto con Steve Nash, quien todavía no había explotado su potencial. Dallas tenía en su plantilla a dos futuros MVPs de la liga y su mala racha estaba a punto de acabar.

Dirk Nowitzki y Steve Nash posan en su presentación con los Mavericks | Foto: Getty Images
Dirk Nowitzki y Steve Nash posan en su presentación con los Mavericks | Foto: Getty Images

Aunque eso sí, el primer año no fue fácil. En una temporada acortada por el lockout, los Mavericks acabaron 19-31 y Dirk se vio superado física y mentalmente por la situación. Incluso tuvo que aguantar abucheos de su propia afición.

Nowitzki se llegó a plantear regresar a Europa, pero en la temporada siguiente su salto de calidad fue enorme, demostrando todo el potencial que tenía y ayudando a los Mavs a llegar a las 40 victorias por primera vez desde 1990. Por fin el rumbo de la franquicia estaba cambiando.

Mark Cuban revitalizó la franquicia

En el año 2000, el empresario Mark Cuban se lanzó a comprar los Mavericks por 285 millones de dólares y su entrada le dio una vida nueva al equipo.

Su manera de hablar, su polémica y controvertida forma de actuar, el modo en el que trataba a la gente, su implicación en los partidos del equipo… Todo eso hizo que Cuban pasar a ser uno de los favoritos de los fans y los Mavericks fueron creciendo más y más en popularidad.

En la temporada 2000-01 los Mavericks volvieron a los Playoffs 11 años después, con un récord de 53-29. Tras eliminar a los Jazz en primera ronda, serían eliminados por los San Antonio Spurs, pero el optimismo ya había vuelto a la ciudad. Volvían a ser un contender.

Y, además, esto coincidió con el traslado al nuevo y moderno pabellón, el American Airlines Center.

American Airlines Center de Dallas | Foto: @dallasmavs
American Airlines Center de Dallas | Foto: @dallasmavs

En las temporadas siguientes, los Dallas Mavericks siguieron creciendo gracias al trío Nowitzki-Nash-Finley. Y en el año 2003 terminaron con un récord de 60 victorias y 22 derrotas, llegando a finales de conferencia frente a los San Antonio Spurs.

Sin embargo, una lesión de Dirk en el tercer partido les dejó prácticamente sin opciones de pelear la eliminatoria.  

Al año siguiente, y a pesar de los muchos cambios en la plantilla, volvieron a meterse sin problemas en Playoffs. Pero esta vez, los problemas defensivos les pasarían factura en primera ronda, donde cayeron frente a los Sacramento Kings.

Steve Nash se marchó a los Suns vía agencia libre, y aunque su pérdida suponía un gran golpe al ataque del equipo, también era una nueva oportunidad para construir una plantilla más equilibrada y con mayor potencial defensivo.

Así, se plantaron de nuevo en los Playoffs con un impresionante récord de 58-24, pero en semifinales de conferencia serían eliminados precisamente por Steve Nash y sus Phoenix Suns.

Primeras finales y temporada MVP de Nowitzki

El juego de los Mavericks siguió progresando de una manera impresionante, y en el año 2006 volvieron a llegar a las 60 victorias, siendo cuartos de la conferencia oeste. Avery Johnson fue nombrado entrenador del año y en los Playoffs barrieron a los Grizzlies para enfrentarse a los vigentes campeones, los Spurs.

Fue una serie épica en la que 5 partidos se decidieron en el último minuto, incluyendo el 7º y definitivo que acabaron llevándose los Mavs en la prórroga gracias a una soberbia actuación de Dirk Nowitzki. En las finales de conferencia se tomarían su ‘venganza’ frente a los Suns y se plantarían en la primera final de la NBA de su historia.

Allí esperaban los Miami Heat de Dwayne Wade y Shaquille O´Neal. Después de ganar los dos primeros encuentros de la final, los Mavs se vieron ya campeones, incluso se empezó a planificar toda la celebración. Pero apareció Wade, quien lideró a los Heat remontar el tercer partido, se llevaron el cuarto con facilidad y ganaron el quinto gracias a varias canastas decisivas de ‘Flash’.

Nowitzki tratando de anotar durante la final de 2006
Nowitzki tratando de anotar durante la final de 2006 | Foto: Getty Images​​​

Miami le había dado la vuelta a la eliminatoria y Dallas estaba contra las cuerdas. En el sexto partido volvieron a desperdiciar una ventaja de dobles dígitos y Wade volvió a ser el héroe de los Heat, que se proclamaban campeones de la NBA.

En la temporada 2006-07, los Dallas Mavericks volvieron más fuertes que nunca, consiguiendo un récord de 67 victorias y 15 derrotas gracias a un dominante Dirk Nowitzki, quien por fin se consolidó entre los mejores de la liga, y más tarde fue nombrado MVP de la temporada.

 

Pero en los Playoffs saltó la sorpresa. Los Warriors del ‘We Believe’ eliminaron en primera ronda a los Mavericks por 4-2 y las dudas con respecto a Dirk y su capacidad de liderar a un equipo campeón no tardaron en llegar.

Dudas con la figura de Dirk Nowitzki

La dolorosa eliminación frente a los Warriors generó un mar de dudas en torno al proyecto liderado por Dirk Nowitzki. Y las críticas se acentuarían aún más en las siguientes temporadas.

Jason Kidd volvió a unirse al equipo y los Dallas Mavericks volvieron a superar las 50 victorias. Sin embargo, fueron eliminados en primera ronda por los New Orleans Hornets, y Rick Carlisle fue nombrado nuevo entrenador.

Jason Kidd en su segunda etapa con los Mavs | Foto: @dallasmavs
Jason Kidd en su segunda etapa con los Mavs | Foto: @dallasmavs

Al año siguiente volvieron a sufrir una derrota inesperada en los Playoffs. Esta vez en las semifinales de conferencia frente a los Denver Nuggets de Carmelo Anthony. Esta derrota generó muchísimas dudas en cuanto al futuro del equipo y de cómo debía ser construido.

Se hicieron varios cambios importantes en el equipo y acabaron la temporada 2009-10 con un récord de 55 victorias y 27 derrotas, segundos del oeste. La sensación de optimismo reinaba en la franquicia, que esperaba volver a pelear por el título.

Los San Antonio Spurs superarían a los Mavericks en primera ronda (4-2) y el futuro de Dirk Nowitzki, agente libre ese verano, quedaba más en el aire que nunca. Pero Mark Cuban no dudó en renovarle por otros 4 años y 80 millones de dólares.

También se firmó a piezas importantes en la rotación como Tyson Chandler, clave en la organización defensiva del equipo.

Campeones de la NBA

Los Dallas Mavericks volvieron a completar una gran temporada regular, terminando terceros del oeste con un balance de 57-25, pero debido a los malos antecedentes, la mayoría esperaba otro fracaso en primera ronda frente a los Blazers.

A pesar de las dudas, Dallas se llevaría la serie en 6 partidos citándose con los Lakers de Kobe Bryant en semifinales de conferencia.

Para sorpresa de todo el mundo, los Dallas Mavericks barrieron a los vigentes campeones gracias al excelente rendimiento de Dirk Nowitzki y Jason Terry entre otros, plantándose así en la final de conferencia de nuevo.

Kidd, Nowitzki, Chandler y Marion durante las finales de 2011 | Foto: @dallasmavs
Kidd, Nowitzki, Chandler y Marion durante las finales de 2011 | Foto: @dallasmavs

Allí se verían las caras con los Oklahoma City Thunder y de nuevo Nowitzki fue el gran protagonista, liderando a los Mavericks al segundo título de conferencia de su historia. De nuevo había llevado a los Mavs a una final de la NBA, y de nuevo esperaban allí los Heat.

Otra vez Miami en la final, ahora liderados por un LeBron James recién llegado. El reto era mayúsculo, y Nowitzki estuvo a la altura. Tras perder el primer partido, los Mavs remontaron el segundo gracias a un parcial final de 22-5, empatando así la final.

Perdieron el tercer partido en Dallas, pero Nowitzki se exhibió en el cuarto con varios tiros en momentos clave y la eliminatoria volvía a las tablas. Jason Kidd y Jason Terry lideraron a los Mavs a la victoria en el quinto en Miami. Y tres noches después, los Mavericks se convirtieron en campeones de la NBA por primera vez en su historia gracias, en gran parte, al esfuerzo anotador de Nowitzki, quien fue nombrado MVP de las finales.   

La emoción se apoderó del alemán, que por fin había conseguido alcanzar la gloria con los Dallas Mavericks.

Etapa post-anillo

Después de conseguir el gran éxito de la franquicia, el rendimiento de Nowitzki fue bajando a medida que pasaban las temporadas. Y con él, también el del equipo, que en la temporada 2012-13 se quedó fuera de los Playoffs por primera vez desde el año 2000.

En la temporada 2016-17, después de tres años seguidos cayendo en la primera ronda de los Playoffs, los Dallas Mavericks terminarían con un récord negativo de 33-49, lo cual significaba el fin de una racha de 17 años seguidos con balance de victorias positivo. Tampoco mejorarían al año siguiente, quedándose en 24 victorias.

El fin de una era y el comienzo de otra

En el Draft de 2018, los Dallas Mavericks traspasarían su elección por la de los Atlanta Hawks, con lo que Luka Doncic ponía rumbo a Dallas tras varios años deslumbrando por Europa. Curioso que su carrera en la NBA fuese a empezar del mismo modo que empezó Nowitzki, via traspaso en Dallas.

Doncic celebra una canasta de Nowitzki en su último partido | Foto: @dallasmavs
Doncic celebra una canasta de Nowitzki en su último partido | Foto: @dallasmavs

Además, el primer año de Luka iba a coincidir con el último de Dirk Nowitzki, que ya había anunciado su retirada a final de temporada. Después de brillar en los primeros meses, Mark Cuban decidió que ya era el momento de construir un equipo sobre Luka Doncic, y por ello llevo a cabo una serie de traspasos que acabarían con Kristaps Porzingis en los Mavs.

Doncic se llevaría el premio al Rookie del Año y los Mavs seguirían rodeándole de piezas valiosas durante el verano.

En la temporada 2019-20 los Dallas Mavericks estaban superando las expectativas previas de la mayoría de los expertos y Luka Doncic estaba promediando 30 puntos y casi un triple-doble (líder de la liga) hasta el parón por la pandemia del Coronavirus.

//