Saúl Ñíguez Esclapez
Saúl Ñíguez Esclapez
Football Player
Soccer

Saúl Ñíguez Esclapez

1994 Elche, Alicante


El 21 de noviembre de 1994 fue un día muy especial para "Los Ñíguez", como se les conoce en Elche, ciudad natal de la familia. Ese mismo día, de la mano de su madre Pilar, vendría al mundo el pequeño de la estirpe, Saúl Ñíguez Esclapez. Desde pequeño siempre ha tenido un balón en los pies, ya que sus orígenes están ligados a ese deporte.

Familia de futbolistas

Su padre, José Antonio Ñíguez, más conocido como Boria, jugó durante muchos años en el equipo local de Elche. Y sus hermanos mayores también son futbolistas profesionales. Jony, es el mayor de los tres hermanos y juega actualmente como mediocentro en el Elche. Aron, es el hermano mediano y juega en el Málaga como delantero. Con esos precedentes en la familia, no era difícil pensar cuál iba a ser el futuro a corto plazo de Saúl, el tener un balón en los pies desde muy pequeño. Y es que el benjamín de “Los Ñíguez” heredó la pasión de su padre. En su ciudad, iba cada ocho días al Polideportivo El Pla donde hacía ejercicios de casi profesional pues demostraba ser capaz de manejar el balón con ambas piernas. El motivo de este talento tan precoz era que su padre ejercía como un entrenador muy duro y exigente. Por ello, el hoy jugador del Atlético de Madrid fue construyendo un fuerte carácter bastante impropio de su edad pero eso no le hizo perder su humildad que sacaba cada vez que se le corregía.

Los hermanos Ñíguez l Foto: @saulniguez
Los hermanos Ñíguez l Foto: @saulniguez

El adiós a casa

Con solo 11 años abandonó su “vida” para aterrizar en la cantera del Real Madrid, siempre apoyado por su padre. En la academia blanca permaneció dos años donde no lo pasó nada bien. Como el mismo ha afirmado en muchas entrevistas, pasó unos años muy duros y no disfrutó del fútbol. Afirmó que le robaban la comida y le escondían los implementos deportivos. Pero tras esos años duros, se cruzó en su camino el Atlético de Madrid. Con 13 años cambió el blanco por el rojiblanco. Y lo que se encontró fue de todo menos pasarlo mal. Un equipo unido con el que ganó su primer título, la Nike Cup de España y disputaron la Nike Cup del Mundo. 

En ese camino de aprendizaje por la Academia del Atlético, Saúl conoció la lealtad a un club. Pasando por todas las categorías, hasta que, el ocho de marzo de 2012 con solo 17 años, tres meses y 18 días debutó con el primer equipo en un encuentro ante el Besiktas en la Europa League. Una fecha que seguro guarda con gran cariño, no solo por su debut, sino porque se convirtió en el futbolista rojiblanco más joven en debutar en competición europea.  En ese año, solo participó en esa ocasión pero solo era el principio de una brillante carrera, además de añadir a su palmarés su primer título, la Europa League de 2012

El debut liguero

En la siguiente temporada, el alicantino fue alternando partidos con el filial colchonero y el primer equipo, con algunas oportunidades en partidos de Liga, Copa y Europa League. El 21 de abril de 2013 fue su debut liguero en Primera División ante el Sevilla.Tras esa temporada alternando equipos, tanto el club como él tomaron la decisión de que fuera cedido al Rayo Vallecano. Una oportunidad para tener más minutos que se enmarcó dentro de la operación de traspaso de Leo Baptistao al club rojiblanco. En el club franjirrojo no tardó en debutar, siendo el 19 de agosto de 2013 la primera vez que se ponía la equipación vallecana, en la primera jornada del campeonato doméstico. Su primer gol en Liga se produjo el 24 de noviembre de ese mismo año ante el Espanyol. Las buenas actuaciones que tuvo en Vallecas, pues fue pieza clave para lograr la permanencia, hicieron que el Atlético le reclamara para la campaña siguiente, renovándole su contrato hasta 2019.

Saúl en su debut ante el Besiktas l Foto: @saulniguez
Saúl en su debut ante el Besiktas l Foto: @saulniguez

En su regreso al Atlético, fue titular en la ida de la Supercopa de España frente al Real Madrid, que finalizó con empate a uno. En la vuelta, Saúl fue suplente pero acabó llevándose el trofeo, siendo el cuarto para Ñíguez. Y el 16 de septiembre de 2014 se produjo el tercer debut, esta vez fue en la Liga de Campeones sustituyendo a Mario Suárez en el minuto 75 ante el Olympiakos en Grecia. 

Sus primeros goles de rojiblanco 

Poco después de su debut en Champions, llegaría su primer gol con el Atlético. Era la sexta jornada de Liga contra el Sevilla y Saúl anotó uno de los cuatro goles que marcó el equipo madrileño. Pero sin duda, para un Atlético, el marcar ante el Real Madrid es uno de los goles más importantes. Y Saúl anotó el primero el 17 de marzo de 2015. Un gol de chilena que se quedó guardado en la memoria de todos los aficionados. Su primera temporada bajo el mando del Cholo le sirvió para renovar su vínculo con el Atlético hasta 2020.

La consolidación

El momento de que Saúl se convirtiese en pieza clave del esquema del Atlético del Cholo fue en la temporada 2015-2016. Y fue en esa temporada cuando vivió su mejor momento, concretamente el 27 de abril de 2016 con su gol al Bayern de Munich en la ida de semifinales de la Champions que ayudó a que el equipo llegase a la final. Una final que finalmente perdió ante el Real Madrid. La campaña siguiente mantuvo su estatus y siguió siendo esencial en partidos importantes como en los octavos de final de la Liga de Campeones frente al Bayern Leverkusen, en la vuelta de cuartos contra el Leicester o en la vuelta de semifinales ante el Madrid. Eso le sirvió para ampliar su contrato hasta 2026. Y así hasta el momento actual en el que sigue siendo un fijo para Diego Pablo Simeone y que ya suma 286 partidos y seis títulos, siendo los dos últimos la Europa League de 2018 y la Supercopa de Europa de ese mismo año. 

Nunca se rindió

"He puesto en riesgo mi salud por el Atlético”. Con estas palabras Saúl confesaba en 2017 que disputó muchos partidos sabiendo que podría dañar su salud. Y es que durante el partido de ida de los octavos de final de la Champions del año 2015 frente al Leverkusen, sufrió un golpe en el costado que le causó daños renales muy serios. Pese a ello, él nunca se rindió y siguió jugando con aparente normalidad pero lo cierto es que llevaba un catéter interno que le hacía orinar sangre tras cada encuentro.  

¿Y la Selección? 

Saúl en un partido con la Selección l Foto: @saulniguez
Saúl en un partido con la Selección l Foto: @saulniguez

El pequeño de “Los Ñíguez” ha tenido la suerte de ser internacional en todas las categorías inferiores de la Selección, logrando su primer título en el Europeo sub-19 de 2012. Con la selección sub-20 disputó el Mundial de 2013 de Turquía aunque cayeron eliminados en cuartos. Pero ha sido con la sub-21 donde más protagonismo ha tenido. En 2017 disputó el Europeo  donde terminó siendo el máximo goleador con cinco tantos, tres de ellos en la final frente a Italia.

El salto a la absoluta 

El 26 de mayo de 2015, Vicente del Bosque llamó a Saúl por primera vez para entrar en los entrenamientos previos a los partidos ante Costa Rica y Bielorrusia. Y aunque Del Bosque le dio esa confianza, el dejar de ser seleccionador y la llegada de Lopetegui no impidió que Saúl siguiese en los planes del equipo nacional. Tres meses después volvió a ser convocado por Julen Lopetegui debutando el 1 de septiembre ante Bélgica con victoria para La Roja. Y por supuesto, entró en la lista definitiva para viajar al Mundial de Rusia de 2018 teniendo participación nula. 

Y no fue hasta el 8 de septiembre de 2018 cuando pudo anotar su primer gol con España. Esta vez, con Luis Enrique en el banquillo, en un emblemático estadio como Wembley y frente a Inglaterra. Tres días después repitió en Elche ante Croacia. Y el último se produjo el 12 de octubre de 2019 contra Noruega en el clasificatorio a la Eurocopa.

 

//