Manor, un sueño de siete años roto

La escudería británica deja la categoría reina del automovilismo. Los escasos recursos económicos y la falta de inversores hizo que en febrero cerrará la fábrica y se fueran a escasas semanas de que comenzase la pretemporada.

Manor, un sueño de siete años roto
Manor, un sueño de siete años roto | Fuente: Manor Racing

Jenson Button decía adiós a la Fórmula Uno en el Gran Premio de Italia que, además, Mclaren aprovechaba para hacer oficial que Stoffel Vandoorne sería el compañero de Fernando Alonso para la presente campaña. Por otro lado, Nico Rosberg hacía lo mismo cinco días después de proclamarse campeón del mundo en Abu Dhabi tras siete temporadas en Mercedes confiando en el proyecto que, con paciencia, le ha hizo lograr la corona; tras ello y siendo un secreto a voces, Valtteri Bottas hizo las maletas con dirección a Brackley provocando la vuelta de Felipe Massa a Williams, que también iba a ser otro que, a priori, se iba a retirar.

Pero no sólo han sido pilotos los que han dejado la parrilla. En este 2017 habrán diez escuderías en vez de once ya que Manor abandona la categoría reina del automovilismo porque hasta la fecha límite no apareció ningún comprador para salvar al equipo y continuar después de siete años de alguna que otra alegría y un momento que dejó destrozado a los aficionados y componentes del Gran Circo.

Llegada con HRT y Caterham

Los tres equipos aterrizaron en 2010 a la Fórmula Uno sin muchas expectativas ya que tanto en las jornadas del sábado como en la de los domingos eran carne de cañón para ocupar las últimas posiciones, dejando un sólo hueco en la Q1 para saber quién sería el que fuera a caer junto con ellos para no volver a salir a rodar.

En la clasificación, la formación de John Booth se coló en la Q2 en dos ocasiones ambas obtenidas por Timo Glock en Malasia con una 16ª posición y en Bélgica con un 17º lugar, en las demás ocasiones. El año siguiente en ninguno de los Grandes Premios pudo pasar a la segunda ronda de los sábados.

En carrera, la mejor año de Virgin, como era conocido entonces, la mejor plaza ha sido quedar 14ª en cuatro ocasiones, dos en 2010 que fueron en Sepang con Lucas Di Grassi y en Suzuka por parte del piloto alemán; mientras que en 2011 ocurrieron en Albert Park y Montreal, obtenidas por Jérôme d’Ambrosio que sustituyó al brasileño en dicha temporada, pero en ninguno de los dos mundiales sirvió para salir de la última posición.

Timo Glock durante el GP de India del 2011 | Fuente: Getty Images
Timo Glock durante el GP de India del 2011 | Fuente: Getty Images

En 2012 y 2013 la suerte corrió por el mismo lado para la escudería con la sede en Dinnington y no consiguieron rasgar ningún punto en los fines de semana. Lo más destacable fue que en el segundo año mencionado, Max Chilton consiguió terminar todas las carreras de la temporada teniendo como mejor resultado un 14ª plaza en Montecarlo.

Jules Bianchi, un héroe sin final feliz

Con la llegada de la era híbrida, la por aquel entonces Marussia no tenía una unidad de potencia suficientemente competitiva para poder pelear por asentarse en la zona media de la tabla, además de que el chasis tampoco ayudaba a ello.

Pero en el Gran Premio de Mónaco, Jules Bianchi tiró de épica y logró los dos primeros puntos de la escudería en la historia de la Fórmula Uno con una octava posición que finalmente fue novena por una sanción de cinco segundos de la que se aprovechó Romain Grosjean. Dos puntos que servían para escalar y mantener una novena posición vital para el final del campeonato ya que suponía una cantidad de dinero importante.

Jules Bianchi, el héroe | Fuente: Marussia
Jules Bianchi, el héroe | Fuente: Marussia

Los fines de semana siguieron sin que la formación británica pudiese igualar la gesta en el trazado monegasco con un 14º puesto en Silverstone como mejor resultado por parte del francés mientras que su compañero de equipo, Max Chilton quedó en tres ocasiones 16º en el circuito situado en el Reino Unido, Hungaroring y Spa Francorchamps.

Pero la mala suerte se cebó con Marussia y con Bianchi en el diluvio del Gran Premio de Japón. En la vuelta 40 Adrián Sutil sufría un accidente en la curva siete. Cuando la grúa iba a recoger el monoplaza del piloto de Sauber, el francés no pudo controlar su MR03 chocando fuertemente con dicha grúa dejándole inconsciente y en estado grave. En julio del 2015, el piloto de Marussia perdía la vida debido a dicho golpe.

El último superviviente

Con la marcha de Caterham a finales del 2014, la formación inglesa se fue la única que se mantuvo desde 2015 hasta ahora siendo la escudería con menor presupuesto de toda la parrilla teniendo que contar con la ayuda de pilotos que a la espalda trajeran patrocinadores con aporte económico, como fue el caso de Will Stevens que fue el compañero de Roberto Merhi hasta escasos Grandes Premios de la temporada hasta que fue sustituido por Alexander Rossi.

Ninguno de los tres pilotos pudieron hacer la gesta del piloto francés dicha temporada, teniendo como mayor resultado en carrera una 12ª plaza en el Gran Premio de Gran Bretaña por parte del español y lo mismo para el estadounidense en el fin de semana en su casa. Por parte del británico fue quedar justo por detrás de su compañero de equipo en Silverstone.

Roberto Merhi durante el GP de Gran Bretaña | Fuente: Getty Images
Roberto Merhi durante el GP de Gran Bretaña | Fuente: Getty Images

A pesar de no conseguir ningún punto y ser los últimos en la clasificación del mundial de constructores, Manor consiguió aporte económico por parte de la FOM ya que los diez primeros equipos son los que reciben cierta suma de dinero dependiendo de la posición en la que queden.

Un punto para decir adiós

Esta pasada campaña era un año clave para los de Dinnington ya que iban a llevar motores suministrados por Mercedes, haciendo el divorcio con Ferrari para tener propulsores que les ayudasen a ser más competitivos. Además, con la llegada de personalidades como Pat Fry o Nikolas Tombazis provocaba que la zona del chasis estuviera algo más trabajada.

Por otro lado, el hecho de que Manor llevara unidades de potencia de los de Brackley, suponía que uno de sus asientos los tenía que ocupar uno de los integrantes de su programa de jóvenes pilotos y ese iba a ser Pascal Wehrlein.

La mejora se notó en el rendimiento y, sobre todo, en los resultados. El equipo liderado por John Booth logró colarse hasta en cinco ocasiones en la Q2 (Austria, Bélgica, Italia, México y Abu Dhabi) aunque en sólo una de ellas pudieron materializarlo en forma de puntos y fue en el Red Bull Ring donde el piloto alemán pudo rasgar un punto que, a priori, les ayudaba a aguantar la décima posición y, por consiguiente, una cantidad de dinero importante.

Manor celebra el décimo puesto de Wehrlein en Austria | Fuente: Getty Images
Manor celebra el décimo puesto de Wehrlein en Austria | Fuente: Getty Images

Pero el Gran Premio de Brasil y la lluvia lo arruinaron todo. Las constantes banderas rojas, las salidas del coche de seguridad y el pobre ritmo bajo la lluvia en Interlagos hicieron que Sauber obtuviese dos puntos de la mano de Felipe Nasr. La heroica en Yas Marina se antojaba muy complicada para la escudería británica.

Tras quedar en el farolillo rojo de la clasificación; Manor, con el diseño del monoplaza de esta temporada ya realizado, necesitaba encontrar inversores para poder continuar en la Fórmula Uno, poniendo fecha límite el 31 de enero para tal, pero ninguna oferta de compra llegó, por lo que el trabajo en las fábricas cesó. Poderoso caballero es don dinero.