Alcochete, la mejor academia del mundo
Foto: supersporting.net

Futre, Luis Figo, Cristiano Ronaldo, Miguel Veloso, Joao Moutinho, Rui Patricio, Varela, Beto, Quaresma, y un largo etcétera de hombres portugueses dedicados al balompié. Todos tienen como denominación de origen el sello verde de la cantera del león lisboeta que amanecer tras amanecer sigue rugiendo con fuerza, la del Sporting de Portugal.

Esfuerzo y sacrificio, el sello distintivo

Talento, carácter y temperamento son los tres ingredientes indispensables que se aplican a los jóvenes jugadores de la cantera del Sporting para alcanzar el éxito en el mundo del fútbol. Cada uno con sus particularidades, uno entre decenas alcanza la gloria, como un pequeño Luis Figo, que a principios de los años 90 peleaba cada balón en el verde de la disciplina leonina; agradecida su suerte, que quiso premiar tanta dedicación con el primer balón de oro concedido a esta disciplina.

O como Futre, una interpretación única de tener el balón en los pies, que como un rayo atravesaba la cancha apareciendo y desapareciendo, rápido, fugaz. No quedándose sin representante en esta disciplina la isla de Madeira, que a finales de los 90 envió a las filas canteranas al segundo representante portugués premiado con un balón de oro, un chico de apellidos Ronaldo dos Santos Aveiro. Siendo la de Alcochete la única escuela de fútbol en todo el mundo que cuenta con el privilegio de haber sacado a dos balones de oro y con la distinción otorgada por la EIC al reconocimiento internacional de calidad deportiva.

Todos los anteriores, sumados a los conocidos João Moutinho o Miguel Veloso entre otros. Curiosamente, comenzaron jugando en el centro del campo, ya que en el centro era donde había más actividad y ritmo de juego, para que tuvieran más contacto con el balón, consiguiendo un control y manejo impecable del balón. Un don pulido a base de esfuerzo y enseñanza de oro.

Luis Figo en el Sporting de Portugal. | Foto: laligamichaw.blog.pl

Todos estos, sucesores de un legado que se mantiene en la escuela de fútbol de Alcochete, a 30 kilómetros de Lisboa. Instalaciones de lujo para un futuro brillante, numerosos campos, zonas acondicionadas para una enseñanza académica, hotel con más de 40 habitaciones y césped, mucho césped por pisar. Mecanismo que se sigue manteniendo hoy en día, gracias a la mano de una extensa red de ojeadores que rastrean en todos los campos de Brasil, Portugal y de las antiguas colonias portuguesas como Angola o Mozambique. Siendo la mezcla de la elección de estos ojeadores y del pulimentado eneAlcochate el resultado de una lista de más de 100 jugadores de élite repartidos por todo el mundo en clubes prestigiosos e indispensables en la historia del fútbol europeo, generando beneficios por más de noventa millones de euros a la entidad en los últimos años.

Aunque todas estas operaciones no se produjeron en el momento adecuado. Uno de ellos fue Miguel Veloso, que nada más estrenarse con el Sporting en la Primeira Liga llegó a poseer una cláusula de rescisión de unos 30 millones de euros, pero que sin embargo acabó en Genoa por no más de 10 millones unos años más adelante.

El plan Requette, el origen de todo

Todo esto gracias al plan Requette, que marcó en 1996 un periodo de modernización en el cual se mejoró la transparencia en la seguridad social del club, se sanearon deudas con hacienda, se fomentó la transparencia de la entidad y se levantó un nueva casa para el Sporting CP, el José Alvalade, inaugurado en Agosto de 2003, que sirvió de sede en la Eurocopa de Portugal un año después, siendo catalogadas sus instalaciones con 4 estrellas.

Entre todas estas actuaciones, la más destacada y la señalada aquí, la intención del club por apostar en la creación de jugadores, siendo el club que en la actualidad más destina a la formación en sus escalafones inferiores, adelantado únicamente por el FC Barcelona, que destina el doble de presupuesto (16 millones de euros).

Presencia constante en la absoluta

Alma sportinguista, dando un sello inconfundible a la selección lusa con más de 20 jugadores presentes en los últimos dos años, siendo uno de los últimos Ricardo Quaresma, jugador del FC Oporto, procedente también de la fábrica de fútbol del club fundando en 1906, que ha sido nombrado a filas para la fase de grupos de la Eurocopa 2016 por el seleccionador Fernando Santos.

Pequeños cachorros convertidos en enormes leones, que hacen del verde lisboeta, el oro del fútbol según Portugal.

VAVEL Logo