Manchester City 2014/15: el principio del fin o el final del principio
Fotomontaje: David Ponce (VAVEL.com).

Tan compleja como el titular de este resumen ha sido la temporada del Manchester City. Sin recambios de garantías, a merced en todas las competiciones, sin un once tipo en el que confiar y con una dependencia excesiva de Yaya Touré. Todo ello ha dado como resultado una temporada en blanco en la que Manuel Pellegrini no ha salido bien parado.

Con todos los balones recogidos en Inglaterra, llega el momento de evaluar la temporada de los citizens en la Community Shield, Premier League, en ambas copas y en la UEFA Champions League. Poner nota a sus jugadores, a su técnico y a la afición. Recordar grandes momentos e intentar aprender de los malos. Pero, sobre todo, llega el momento de empezar a pensar en armar un gran equipo en el que no haya dependencia de ningún jugador, de saber quién sigue, quién se marcha y quién viene y, en definitiva, llega el momento de finalizar la temporada 2014/2015 y de iniciar la 2015/2016.

Empezar por todo lo bajo

De esta forma se abrió el año para el Manchester City. Con motivo de su primer puesto en la Premier League y de la victoria del Arsenal en la FA Cup, ambos clubes se medían en Wembley para disputar la Community Shield. Sin onces bien definidos, ambos entrenadores alinearon a aquellos jugadores que consideraban más en forma. Aunque, para estado de forma, el del Arsenal.

El Arsenal recibe el título de la Community Shield (Foto: Eurosport)

Los de Londres salieron dominadores y se adelantaron a los veinte minutos de partido gracias al tanto de Santi Cazorla. Antes del descanso, Ramsey situaba el 2-0 y, a la hora de partido, Giroud sentenciaba. El título fue para los de Wenger, y el equipo de Manuel Pellegrini empezaba el año con serios problemas en todas las facetas del campo.

Segundos con más pena que gloria

A menudo, quedar segundo en una competición es algo bueno. Indica que se ha llegado lejos, pero que no se ha sido lo suficientemente superior a un rival, a solo uno. Sin embargo, cuando conseguir la segunda posición depende más del demérito de los contrarios que de ti mismo, no es una gran noticia. Y esto le ha pasado al Manchester City.

Tras una temporada 2013/2014 en la que se consiguió el título de la Premier League, las expectativas eran altas. Bien es cierto que la llegada de José Mourinho al Chelsea convertía al equipo blue en un conjunto muy competitivo. Asimismo, los fichajes de otros equipos como el Arsenal, el Liverpool o el gran proyecto que estaba montando el vecino de Manchester, iban a complicar la reválida, pero no había que desesperar. Por delante quedaban 38 encuentros en los que podía pasar absolutamente de todo.

Una primera vuelta aceptable

Con esta idea en mente se inició la primera jornada, en la que se visitaba St. James’ Park para medirse al Newcastle United. Los citizens se impusieron 0-2 y se colocaban entre los cinco primeros de la clasificación. Esto mejoraba aún más cuando en la segunda jornada se imponían, nada más y nada menos, que al Liverpool de Brendan Rodgers, en la que era la primera victoria en casa de la temporada. Con seis puntos el equipo se colocaba entre los cuatro primeros y afrontaba el último partido de agosto. Era en el Etihad Stadium, ante el Stoke, rival de entidad inferior, por lo que una cómoda victoria era lo que se esperaba.

Celebración en uno de los goles ante el Liverpool (Foto: Huffingtonpost)

Sin embargo, el inicio se empezaba a torcer. Los potters no fueron tan débiles como parecían, el partido discurría con el empate inicial y Diouf hacía saltar la sorpresa cuando adelantaba a los de Stoke-on-Trent a la hora de partido. Sin reacción, tal y como se ha mostrado el equipo a lo largo de la temporada, terminaron los últimos treinta minutos, consumando la primera derrota en liga del año. El equipo terminaba cuarto, regalaba la primera ventaja al Chelsea, que seguía líder, y se marchaba al parón por selecciones con alguna que otra duda. Tras la vuelta, el Arsenal. Otro de los equipos que iban a pelear junto a ellos por el título. Era el momento de espantar todos los fantasmas e imponerse al conjunto de Wenger.

No obstante, una vez más, el equipo naufragó. El tanto inicial de Agüero fue neutralizado por Wilshere, mientras que posteriormente Alexis ponía en ventaja a los gunners. Solo el gol de Demichelis a los 83 minutos equilibró la balanza y mandó un punto a Manchester. Cuatro jornadas habían pasado y los de Pellegrini eran sextos, por lo que el equipo ni siquiera ocupaba puestos de UEFA Champions League y, lo que es peor, el liderato estaba ya a cinco puntos.

En la quinta jornada el City recibía al Chelsea

En cambio, el sorteo les había brindado la oportunidad de acortar esta distancia en la quinta jornada. El Chelsea visitaba el Etihad Stadium en lo que se presumía como un partido por la Premier League. El tanto inicial de Schürrle a veinte minutos para el final hacía cundir el pánico en la grada del feudo citizen pero Lampard se vistió de villano para su equipo de toda la vida e igualó el encuentro en el 81. Sobre la bocina, el Manchester City rescataba un punto ante el rival con el que se iba a disputar el título liguero.

Terminados los cinco primeros encuentros de la Premier League 2014/2015, el Manchester City había conseguido ganar dos, empatar los mismos y perder uno, números que le colocaban en el sexto puesto de la clasificación. Tras este bache, en el que el equipo no dio la talla ante rivales de entidad, llegaron tres victorias consecutivas ante Hull City, Aston Villa y Tottenham que aumentaban el casillero de puntos hasta las 17 unidades. Los de Pellegrini eran segundos, pero el Chelsea seguía con su ventaja de cinco puntos.

Aún se iban a complicar más las cosas, porque la visita a Boleyn Ground para enfrentarse al West Ham no fue precisamente cómoda. A los veinte minutos, Amalfitano adelantaba a los hammers, mientras que Sakho hacía el 2-0 a un cuarto de hora para el final. Solo David Silva pudo recortar distancias en un marcador que dejaba una nueva derrota citizen y tres puntos menos. Esto hacía descender un puesto al equipo de Manchester, por lo que se situaba en la tercera posición tras el Chelsea y el sorprendente Southampton.

La temporada avanzaba, y todo empezaba a ponerse en entredicho. Además, llegaba el derbi de Manchester ante los red devils y la victoria se antojaba más importante que nunca. El domingo 2 de noviembre, en el Etihad Stadium, Sergio Agüero desequilibraba un partido con ocasiones para ambos equipos. Así pues, el Manchester City se llevaba tres puntos ante un Manchester United que había jugado con uno menos desde el minuto 39 por la expulsión de Smalling.

Agüero lucha con Rooney por un balón en el derbi de Manchester (Foto: Mirror)

Sin embargo, una nueva piedra iba a hacer tropezar al equipo del Etihad. La visita a Loftus Road, para jugar ante el Queens Park Rangers, se complicó más de lo esperado. Tras el gol de Charlie Austin, Sergio Agüero empataba el encuentro, pero un gol en propia puerta de Demichelis volvía a poner en ventaja a los hoops. Tuvo que aparecer Agüero para volver a situar el empate a uno. Este empate y la consecuente pérdida de dos puntos, provocaban que la distancia entre el Chelsea y el Manchester City fuera de ocho puntos al término de los primeros once partidos. Aunque, un cambio se iba a producir.

La mejor racha de la temporada

Tras este empate, el equipo de Pellegrini empezó a cosechar victoria tras victoria hasta el punto de encadenar siete de forma consecutiva. Tanto fue así que esta racha triunfante fue la mejor de la primera vuelta. Todo comenzó ante el Swansea City, que visitaba el Etihad Stadium, donde cayó 2-1. Tras ellos, llegó la visita al St. Mary’s Stadium, donde se impusieron 0-3 al equipo de Koeman y recuperaron el segundo lugar en la tabla clasificatoria.

El siguiente encuentro, correspondiente a la jornada 14ª de competición, también era fuera, ante el Sunderland, pero los tres puntos volvieron a viajar hasta Manchester gracias al 1-4 que consiguieron los citizens. El buen hacer de los jugadores de Pellegrini siguió en el encuentro ante el Everton, donde se impusieron con un ajustado 1-0. Mismo resultado que consiguieron ante los foxes, cuando se enfrentaron al recién ascendido equipo de Leicester.

Tres partidos restaban para el final de la primera vuelta, y la victoria ante el Crystal Palace por 3-0 volvía a dejar tres puntos en el Etihad. Con la misma contundencia acababa esta racha de siete partidos ganados: fue ante el West Bromwich Albion en The Hawthorns, donde el Manchester City conseguía un marcador de 1-3.

Acabaron la primera vuelta segundos con 43 puntos

En la jornada 19, el Burnley conseguía un meritorio empate a dos ante un enrachado Manchester City que veía como acababa la primera vuelta del campeonato en segundo lugar con 43 puntos. El Chelsea, que había fallado en algún que otro partido, había visto recortada su diferencia a tres puntos, por lo que la segunda vuelta se antojaba emocionante.

Ashley Barnes celebra el gol del empate ante el Manchester City (Foto: Mirror)

Segunda vuelta titubeante

Empezaba enero, empezaba el año y empezaba la segunda vuelta. Con todos estos inicios en mente, una cosa resonaba una y otra vez en la cabeza de los jugadores del Manchester City: recortar las distancias. Para ello, no podía haber un traspiés más. El partido contra el Sunderland iniciaba el 2015 y, a pesar de la victoria por 3-2, las sensaciones eran extrañas. El equipo de Pellegrini se había adelantado en el marcador gracias a los goles de Touré y Jovetic, y el juego había sido bueno, pero en tres minutos los black cats habían empatado el partido. Solo el gol de Lampard a un cuarto de hora del final dejaba los tres puntos en casa.

Se anuló la diferencia con el Chelsea

Se habían prometido a sí mismos que no se iban a producir más traspiés, pero en el primer partido a punto estuvieron de sufrir el primero del nuevo año. Aún así, se habían obtenido los tres puntos que, junto a la derrota del Chelsea en White Hart Lane, reducían a cero las diferencias con el equipo de Mourinho. Parecía que el regalo de Navidad era el liderato conjunto, aunque esta alegría poco iba a durar.

Segundo partido del año, y primer empate. En esta ocasión ante el Everton. La visita a Goodison Park se torció en cuatro minutos, tiempo que transcurrió desde el gol de Fernandinho al de Naismith. Este solitario punto abría una nueva brecha con el Chelsea, que había ganado contra el Newcastle. Aún así, sin tiempo para respirar, llegaba el Arsenal al Etihad Stadium.

Era un partido importante. Los de Wenger estaban jugando un gran fútbol, empezaban a recortar diferencias y miraban directamente a los puestos de UEFA Champions League. Tanto era así, que una victoria citizen pondría muy cara la entrada de los gunners a la máxima competición europea. Sin embargo, los goles de Giroud y de Cazorla, sumados al gran planteamiento defensivo del Arsenal, llevaban los tres puntos a Londres.

Una victoria contundente del Chelsea por 5-0 ante el Swansea, elevaba la diferencia a cinco puntos. Además, por detrás, el Southampton no cedía y el Manchester United empezaba a apretar. El empate ante el Everton y la derrota ante el Arsenal no podían descentrar a la plantilla, pues el siguiente partido era contra el equipo de Stamford Bridge. Ganar, suponía suspirar por el título. Perder, despedirse definitivamente.

Y, ni una cosa ni la otra ocurrió. Ni se ganó ni se perdió, se empató. Más concretamente se empató a uno, ya que David Silva neutralizó el gol inicial de Rémy. El equipo de Mourinho, impulsado por su gente, tenía muchas bajas, por lo que una victoria de los citizens no era nada descabellado. Aún así, no se consiguió, y el tercer partido sin sumar los tres puntos se encadenaba.

Frank Lampard salió ovacionado de Stamford Bridge (Foto: Sky Sports)

Aún quedaba el cuarto. Porque el partido ante el Hull City también se torció. Además, este era en casa, ante un público descontento. El gol de Meyler antes del descanso desequilibró una balanza que solo Milner -en el tiempo de descuento- devolvió a su nivel. Estaban en febrero, era momento de hacer un balance del inicio del año, y se dieron cuenta que, de los cinco primeros partidos se había ganado uno, perdido otro y empatado tres. Es decir, se habían sumado seis puntos de los 15 posibles, por lo que el equipo estaba a una distancia de siete puntos con la cabeza de la clasificación.

Tras este enorme bache en un equipo que había pasado de pelear por la liga a luchar por no perder los puestos europeos, llegaron dos victorias contundentes. La primera ante el Stoke City, cuando se impusieron 1-4, y la segunda ante el Newcastle en el Etihad Stadium, donde brindaron una goleada por 5-0 a su afición. Sin embargo, sin tiempo para disfrutar de ambos triunfos, llegaba el Liverpool. Un gran equipo ante el que surgía la necesidad de dar la talla.

Pero, al igual que pasara ante Chelsea y Arsenal, los de Manuel Pellegrini volvieron a naufragar. Los reds, impulsados por un gran Phillippe Coutinho, dejaron los tres puntos en un Anfield a rebosar. El público de Liverpool veía como su equipo se ponía quinto, a tan solo siete puntos de los de Manchester.

La victoria 2-0 ante el Leicester City tres días más tarde no servía de nada, pues al siguiente fin de semana, en la jornada 29 de campeonato, el gol de Boyd en Turf Moor dejaba los tres puntos para un Burnley que terminaría la temporada descendiendo a Championship. Es imprescindible que un equipo que lucha por el título logre sumar tres puntos ante los rivales de categoría inferior, pero el Manchester City se había empeñado en no cumplir este objetivo y, una vez tras otra, perdía puntos de manera ilógica.

En el último partido antes del parón de selecciones en el mes de marzo, la historia se repetía. Golearon 3-0 al West Bromwich Albion para perder los dos siguientes partidos, ante el Crystal Palace y el Manchester United. Quizá este último partido fue el que más dolió, porque el derbi de Manchester tiene un significado especial para cada uno de los aficionados a estos equipos.

Heridos en el orgullo

Como si les hubiera servido de escarmiento, esta fue la última derrota en Premier League de la temporada, porque a partir de aquí, seis encuentros restaban para el final y seis victorias consiguieron los jugadores de Manuel Pellegrini. No obstante, no se podía esperar otra reacción de un equipo que era cuarto en la tabla clasificatoria, que tenía 61 puntos y que estaba más cerca de perder los puestos de UEFA Champions League que de lograr su objetivo a principios de temporada: ser campeón de Inglaterra.

La victoria ante el Tottenham fue la última importante

La primera de estas victorias fue ante el West Ham en el Etihad Stadium, donde se impusieron 2-0 gracias a los tantos de Collins en propia puerta y de Agüero. Tras los hammers llegaban los villanos, que cayeron con un ajustado 3-2 en un partido que dominaban los citizens 2-0 a la hora de partido. Tras este sufrido triunfo, llegó una de las últimas victorias importantes, la que se consiguió en Londres cuando se midieron al Tottenham de Mauricio Pochettino.

Sergio Agüero anotó el gol del triunfo ante el Tottenham (Foto: Eurosport)

A tres partidos para el final llegó la goleada más abultada de toda la temporada, el 6-0 que le endosaron al Queens Park Rangers para delirio de la afición concentrada en el feudo de Manchester. Tras este encuentro tocaba visitar Swansea, donde se impusieron 2-4 en un partido loco en el que volvieron a desperdiciar una ventaja de dos goles. Para finalizar, recibían al Southampton, ese equipo que tantos problemas les había dado y que les había superado en un tramo de la temporada. El último de gol de Lampard en la Premier y el tanto de Agüero, pusieron un 2-0 que amarraba el segundo puesto.

El Manchester City fue segundo con 79 puntos

Así pues, con todos los partidos disputados, el Manchester City fue el segundo clasificado de una Premier League que se llevó el Chelsea de José Mourinho. Los blues habían sumado 87 puntos mientras que los citizens se habían quedado con 79. Ocho puntos de diferencia entre dos equipos que estaban destinados a encontrarse en un duelo que no se podía imaginar tan desigual. En resumen, la temporada del Manchester City en la Premier League ha sido bastante mediocre, ya que no han sabido cerrar partidos, imponerse a rivales de categoría inferior y no han dado la talla ante rivales fuertes.

Fuera a la mínima dificultad

Uno de los principales problemas que ha tenido la temporada 2014/2015 del Manchester City es que los de Pellegrini no han sabido imponerse a los equipos de su nivel. En demasiadas ocasiones, quizá en más de las deseadas, tampoco se han impuesto a los de categoría menor, y esto les ha costado caro. Para muestra un botón, y con el Newcastle, una eliminación.

Ese fue el verdugo citizen en la Capital One o Copa de la Liga. Tras derrotar al Sheffield Wednesday por 7-0 en tercera ronda, el Newcastle iba a ser su rival en los octavos de final. El equipo entrenado por aquel entonces por Alan Pardew se impuso, nada más y nada menos, que en el Etihad Stadium por 0-2. El gol de Aarons a los seis minutos y el de Sissoko a un cuarto de hora para el final apearon del torneo copero al equipo de Manchester.

El ejército de Mourinho aleja la FA Cup

Por todos es sabido que la relación entre Mourinho y Pellegrini no es buena. Ya cuando el técnico portugués estaba en el Real Madrid y el chileno en el Málaga, los dardos envenenados viajaban entre la capital española y la Costa del Sol. Ahora, en Inglaterra, ambos al frente de dos naves potentes, la crispación va en aumento. Más conocido es que Aitor Karanka, que ha ejercido como segundo de José Mourinho en el Real Madrid, tiene una forma de pensar bastante parecida a la del portugués, por lo que resulta muy llamativo que fuera él, o más bien su equipo -el Middlesbrough-, el que eliminara al Manchester City de la FA Cup.

Si el papel en la Capital One Cup no ha sido bueno, tampoco lo ha sido en la FA Cup. En la que es la competición más antigua, el Manchester City solo duró dos fases. Debutó en 3ª ronda ante el Sheffield Wednesday, al que derrotó por un apretado 2-1 en el Etihad Stadium gracias a los goles de Milner, que dieron la vuelta a un marcador que se había puesto en contra tras el tanto inicial de Nuhiu.

Sufrir ante un equipo de Championship resulta curioso, pero caer eliminado aún más. Si que es frecuente que equipos de divisiones inferiores eliminen a otros que, presuntamente, tienen una calidad superior al militar en una división por encima, pero que esto se produzca con grandes equipos como el Manchester City, es un tropiezo en una temporada amarga. Esto sucedió ante el Middlesbrough en el mes de enero. El equipo de Pellegrini contaba con la ventaja de jugar en su campo pero, aún así, el modesto equipo se impuso 0-2 gracias a los tantos de Bamford y de Kike en el tiempo de descuento.

Aitor Karanka y Manuel Pellegrini en FA Cup (Foto: The Northern Echo)

Así, los citizens se despedían a las primeras de cambio de una competición, volvían a dejar con mal sabor de boca a sus aficionados y Pellegrini se complicaba un poco más la vida en el inicio de un año para el olvido.

Una vez más, resbalón en Europa

Con tanta estrella por metro cuadrado, la exigencia es máxima. Si obtener una buena posición en la Premier se antoja importante y llegar lejos en las copas también, rendir a un gran nivel en la UEFA Champions League es lo que están esperando todos los aficionados citizens año tras año. La ilusión al inicio es superior a la del año anterior, pero la debacle final alcanza siempre proporciones épicas.

El sorteo de la Champions no favoreció

Bien es cierto que el sorteo tampoco es un aliado del Manchester City, pues encuadró al equipo de Pellegrini en el grupo E, junto a Bayern Munich, CSKA Moscú y AS Roma, o lo que es lo mismo, el campeón de Alemania, el campeón de Rusia y el subcampeón de Italia. Con este grupo enfrente, clasificarse era el objetivo. Si era en primer lugar, mejor que mejor, pero si era como segundo, tampoco ocurría nada que lamentar.

Como también suele ser normal en el equipo de Manchester, los deberes los dejaron para el último día. Así pues, empezaron perdiendo en el Allianz Arena ante el Bayern Munich de Pep Guardiola por 1-0, luego empataron en casa ante el AS Roma a uno y cerraron la primera vuelta de la competición empatando a dos en Moscú. Ganar al equipo del Arena Khimki era la clave para pasar de ronda. El partido se puso de cara, ya que cobraron una ventaja de dos goles pero, como sucedió en numerosos partidos en la Premier League, desaprovecharon la ventaja y terminaron sumando un punto.

La segunda vuelta de la fase de grupos de esta edición de la Liga de Campeones se abría, precisamente, ante el CSKA Moscú. En el Etihad, ante todo pronóstico, el equipo ruso se llevó los tres puntos, por lo que el Manchester quedaba bastante tocado en la clasificación. Sin embargo, ante el Bayern Múnich consiguieron una remontada agónica en cinco minutos para terminar imponiéndose 3-2. Con esta suma de resultados, todo se iba a decidir en el Stadio Olímpico del AS Roma, donde los de Pellegrini demostraron un gran nivel y se llevaron la victoria tras ganar 0-2.

Celebración de Agüero tras un gol al Bayern Munich (Foto: Sky Sports)

Con más sufrimiento que tranquilidad y con más pena que gloria, el equipo inglés estaba en los octavos de final en la competición europea por excelencia. Toda la euforia se rebajó el día del sorteo, ya que el emparejamiento con el FC Barcelona no traía grandes recuerdos, pues la temporada anterior el equipo entrenado por Gerardo Martino ya eliminó a los citizens de esta misma competición.

Messi invitó a cañas, ¿o a caños?

Tras una intensa espera, llegó el gran día. El 24 de febrero, el FC Barcelona llegaba al Etihad Stadium para medirse al Manchester City. El escenario era espectacular, y solo un equipo estuvo a la altura. Desgraciadamente para los ingleses, ese equipo fue el de Luis Enrique, que desarrolló un fútbol espectacular durante los primeros 45 minutos, llevándose una ventaja de 0-2 al descanso gracias al doblete de Luis Suárez. En la segunda mitad, con la tensión más rebajada por parte de los catalanes, Sergio Agüero recortó distancias en el marcador y situó el 1-2 definitivo. Al final del encuentro, Leo Messi falló un penalti y envió el rechace fuera. Las burlas sobre este error fueron recurrentes durante la semana, pero el argentino, se cobró la venganza.

Muchos entrenadores, en las ruedas de prensa previas a los encuentros, no quieren “enfadar” al astro argentino por lo que pueda suceder en el terreno de juego. Pues algo parecido debió de pasar durante las semanas que unían la ida con la vuelta. En el Camp Nou, Messi deleitó a todos, inclusive a Guardiola, que había ido a ver a su antiguo equipo, con un recital de túneles. De él salió el pase a Rakitic, que puso el único tanto del partido. El penalti fallado por Agüero y el gran partido de Joe Hart evitaron más goles en una gran noche en el feudo blaugrana.

Así pues, con un global de un 3-1 a favor del FC Barcelona, el Manchester City se quedaba fuera de esa competición en la que no termina de explotar. Además, esta eliminación llegó tras las que se habían producido en la FA Cup y la Capital One, por lo que la Premier League era lo único en lo que el equipo de Manchester tenía puestas las miras.

Estadísticas de la temporada

Competición Partidos Victorias Empates Derrotas
Casa Fuera Total Casa Fuera Total Casa Fuera Total Casa Fuera Total
Premier League 19 19 38 14 10 24 3 4 7 2 5 7
Community Shield - - 1 - - 0 - - 0 - - 1
FA Cup 2 0 2 1 0 1 0 0 0 1 0 1
Capital One 2 0 2 1 0 1 0 0 0 1 0 1
UEFA Champions League 4 4 8 1 1 2 1 1 2 2 2 4
TOTAL 27 23 51 17 11 28 4 5 9 6 7 14

En total, el Manchester City ha disputado 51 partidos (27 en casa, 23 fuera y uno en estadio neutral) divididos en 38 de Premier League, uno de Community Shield, dos de FA Cup, dos de Capital One y ocho de UEFA Champions League. De esos 51 encuentros, 28 han acabado en victoria (17 en casa y 11 fuera), por lo que su promedio de victorias en la temporada es del 55%. Estos 28 triunfos están divididos de la siguiente forma: 24 en Premier League, uno en FA Cup, uno en Capital One y dos en UEFA Champions League.

Además de victorias, también han conseguido empates, más concretamente nueve (cuatro en casa y cinco fuera), siendo siete de ellos en Premier League y dos en la competición europea. En cuanto a las derrotas, han sumado 14 (seis en casa, siete fuera y uno en campo neutral), obteniendo un porcentaje de derrotas del 27%. En la competición doméstica, con siete, es donde más veces han salido derrotados, mientras que en las copas han caído una vez en cada una, suponiendo dos de ellas la eliminación, y la otra la pérdida de la Community Shield. En la UEFA Champions League se han dado cuatro derrotas.

Todos estos datos se pueden resumir diciendo que el Manchester City, en Premier League, es el segundo equipo que más gana, solo por detrás del Chelsea; el tercero que menos empata, por detrás de Queens Park Rangers y Southampton; y el tercero que menos pierde, tras Chelsea y Arsenal.

Competición Goles a favor Goles en contra
Casa Fuera Total Media Casa Fuera Total Media
Premier League 44 39 83 2,18 14 24 38 1
Community Shield - - 0 0 - - 3 3
FA Cup 2 0 2 1 3 0 3 1,5
Capital One 7 0 7 3,5 2 0 2 1
UEFA Champions League 6 4 10 1,25 7 4 11 1,37
TOTAL 59 43 102 2,04 26 28 57 1,12

En cuanto al terreno anotador, la media de goles a favor por partido se sitúa en 2,04. En total, se han anotado 102 tantos (59 en casa y 43 fuera) repartidos en 83 en Premier League, dos en FA Cup, siete en Capital One y diez en UEFA Champions League. Esos 83 tantos en la competición doméstica hacen que el equipo de Pellegrini sea el equipo más goleador de la competición, por delante del Chelsea que, a pesar de ser el campeón, ha anotado 73 goles totales.

En este apartado, un hombre sobresale por encima del resto: Sergio Agüero. El argentino ha anotado en toda la temporada 32 tantos, por lo que es el culpable del 31% de los goles de su equipo.

En cuanto a los goles en contra, los datos son algo más preocupantes. El Manchester City ha encajado 57 (26 en casa, 28 fuera y tres en campo neutral) repartidos así: 38 en Premier League, tres en Community Shield, los mismos en FA Cup, dos en Capital One y once en UEFA Champions League. La media de goles encajados por partido se eleva a 1,12, por lo que es bastante alta. Precisamente, esos 38 goles en contra en la liga inglesa le hacen ser el quinto equipo menos goleado, por detrás de Chelsea, Southampton, Arsenal y Manchester United. No obstante, su diferencia de goles es la mayor, ya que los 83 goles a favor superan en 45 a los 38 en contra.

Gol de Luis Suárez en el Etihad Stadium (Foto: Eurosport)

Puntuaciones

A lo largo de la temporada, muchos han sido los jugadores utilizados por Manuel Pellegrini. El rendimiento entre ellos ha sido muy distinto, por lo que se hace imprescindible detallar la actuación de cada uno de ellos en la temporada 2014/2015.

Porteros

‘Willy’ Caballero

5 | El guardameta argentino no recuerda al que dejó su sello en el Málaga CF. En la Costa del Sol era uno de los emblemas de un equipo triunfante, pero su llegada al Manchester City ha frenado su progresión. Competir junto a Joe Hart no debe de ser fácil, pues es el portero titular con Inglaterra, tiene una gran reputación en Manchester y viene siendo titular desde hace un gran número de años.

Aún así, ‘Willy’ Caballero ha disputado dos encuentros en Premier, ambas copas y la Community Shield de principios de temporada. En estos siete partidos ha encajado 12 tantos, por lo que su media se eleva hasta 1,71 goles por encuentro. Solo un partido acabó imbatido, ante el Sheffield Wednesday en Capital One. Para la próxima temporada espera más minutos porque, a sus 33 años, su carrera va llegando a su fin.

Joe Hart

7 | El guardameta inglés es el jugador que ha disputado más minutos en Premier. Es un fijo para Manuel Pellegrini y, salvo dos encuentros, ha disputado toda la Premier League. Al igual que ha sucedido el resto de temporadas, ha sido cuestionado en más de una ocasión, pero grandes paradas han convertido esos murmullos en aplausos. Ante el FC Barcelona, en los octavos de final de la UEFA Champions League, realizó, posiblemente, el mejor partido, llegando a salir ovacionado del Camp Nou. Al final de la temporada, fue galardonado con su cuarto Golden Glove, superando a Fabianski y Mignolet.

Para la temporada 2015/2016 se espera que siga siendo el mismo: el portero titular de un equipo que necesita más de lo deseado las intervenciones de su guardameta. A pesar de esto, demuestra estar preparado para el reto.

Richard Wright

S.C. | El veterano portero inglés no ha tenido la posibilidad de disputar minutos con el Manchester City durante esta temporada. De hecho, desde su llegada hace tres años a Manchester, solo se ha sentado dos veces en el banquillo citizen, por lo que su aportación al equipo es muy pobre. A sus 37 años tiene muy complicado cubrir la portería de un equipo que necesita tanta experiencia como juventud y agilidad.

Estos son los tres guardametas con los que cuenta Manuel Pellegrini. La diferencia entre ellos es brutal y, quizá un recambio de garantías para Joe Hart vaya siendo necesario. Ante una posible lesión o sanción del inglés, Caballero no ha demostrado poder estar a la altura, por lo que de ocurrir una desgracia de este tipo, el Manchester City estaría en peligro.

Defensas

Eliaquim Mangala

6 | A sus 24 años ha disputado 31 encuentros con el Manchester City, 30 de ellos como titular. Más de 2000 minutos en su primera temporada en Inglaterra no están nada mal, pero cuando le trajeron del Oporto, se esperaban mucho más del que puede ser uno de los mejores centrales de Francia. Sus 187 centímetros son claves en las jugadas a balón parado o en los centros laterales, y su portento físico ha sido importante a lo largo de la temporada. Aún así, se espera que la próxima temporada sea la de su explosión.

Dedryck Boyata

S.C. | Los 381 minutos que ha jugado este año no son suficientes como para valorar su calidad en el terreno de juego. A menudo se le ha visto en el banquillo, para ser un posible recambio ante algún imprevisto defensivo, pero pocas veces ha terminado jugando. El belga de 24 años promete mucho, pero la entidad inglesa lo ha vendido al Celtic de Glasgow recientemente.

Gael Clichy

6 | Su cuarta temporada en el Manchester City ha ido de más a menos. Nunca ha sido titular indiscutible para Manuel Pellegrini, pero sí que confiaba más en él a principios de curso. En Premier ha jugado 23 encuentros, todos ellos como titular, donde ha dado tres asistencias y ha marcado un gol. Su competencia con Kolarov es alta y, desde la pretemporada, deberá ganarse el puesto.

Bacary Sagna

4 | Mucho se dudaba sobre si su salida del Arsenal era acertada o no. A día de hoy, se puede decir que fue un fracaso. En el equipo de Manchester no ha tenido prácticamente minutos, y cada vez que ha salido al terreno de juego ha demostrado esa inactividad. Pablo Zabaleta le tiene completamente ganada la partida, y de seguir así, se augura una nueva temporada en el banquillo del francés.

Martín Demichelis

7 | Segunda temporada del argentino en Inglaterra y segunda en la que rinde a un gran nivel. De los cuatro centrales con los que cuenta el chileno, es el que más en forma está. Su nervio, carácter y pasión por el fútbol le permiten salir al corte con gran contundencia. Ha sumado 40 partidos, 36 de ellos como titular, y solo ha visto seis amarillas. Nunca ha terminado expulsado, lo que demuestra que su nivel defensivo ha sido alto. Su principal problema es la edad. Ya tiene 34 primaveras y eso se puede convertir en un hándicap, más aún cuando por detrás llegan grandes defensores jóvenes.

Aleksandar Kolarov

6 | Ya son cinco las temporadas que lleva en el Manchester City, y con el paso de los años va perdiendo importancia en el equipo. Al igual que Clichy, debe estar a su mejor nivel para ser el lateral izquierdo titular para Manuel Pellegrini, aunque, a diferencia del francés, el serbio empezó la temporada en el banquillo y ha terminado como titular. En total, ha acumulado 30 partidos en los que ha anotado dos goles y ha dado tres asistencias.

Vincent Kompany

6 | Desde su llegada al Manchester City, esta es la temporada que menos partidos ha jugado en Premier. Esta es una de las consecuencias de los tantos rumores que se han generado en torno al belga a lo largo de la temporada 2014/2015. Muchos pensaban que no estaba a su mejor nivel, otros le han sentenciado por algunos fallos puntuales y muy pocos han revisado el catálogo de errores que también han cometido algunos compañeros suyos. En definitiva, se ha especulado más de la cuenta en la séptima temporada del zaguero en Manchester.

Pablo Zabaleta

8 | Tras Joe Hart y David Silva, el lateral argentino es el jugador que más minutos acumula. Pasan y pasan los años, pero Zabaleta sigue recorriendo la banda derecha del Etihad Stadium. Este curso ha aparecido 36 veces en el campo, 35 como titular, y ha disputado más de 3000 minutos. Ha anotado dos goles y, junto a Mangala, ha sido el único jugador que ha salido expulsado del terreno de juego al ver la segunda amarilla ante el Chelsea.

Gol de Zabaleta ante el Sunderland (Foto: Daily Mail)

En definitiva, la línea defensiva del Manchester City, ha combinado juventud y veteranía para cerrar una temporada 2014/2015 aceptable. Su nivel de contundencia no ha sido como el de otros años, pero, aún así, cuenta con grandes centrales de presente y futuro que van a dar mucho que hablar en los próximos años.

Centrocampistas

Fernando Luiz Roza ‘Fernandinho’

6 | El centrocampista brasileño siempre será recordado como aquel jugador con gran movilidad que jugaba en el Shakhtar Donetsk. Desde su llegada al Manchester City, y con la táctica de Pellegrini, nunca ha recordado al que fichó por el club inglés en 2013. Aún así, ha disputado 44 encuentros, por lo que es uno de los jugadores con más minutos de la plantilla. Su exigencia en el centro del campo no le permite subir al área contraria, aunque en tres ocasiones ha visto puerta. En función de la pareja que tenga en el centro del campo, su rol cambia, siendo más defensivo con Yayá Touré y más ofensivo con su compatriota Fernando.

Fernandinho y Fernando en un partido del Manchester City (Foto: Daily Mail)

Fernando Francisco Reges

5 | En su primera temporada con los citizens ha dejado luces y sombras. Se ha mostrado seguro al corte, pero en ocasiones no ha cubierto bien la espalda del compañero, concediendo goles al rival. Su oportunidad llegó con la salida de Touré a la Copa de África pero, tras la vuelta del costamarfileño, su importancia en el equipo descendió. Aún así, ha disputado 33 partidos, en los que ha sumado más de 2500 minutos. En función de lo que suceda con Yaya Touré en el mercado de verano, su papel en el equipo puede cambiar.

Frank Lampard

7 | Llegó al Manchester City en calidad de cedido, ya que la temporada en Estados Unidos, donde va a jugar tras su salida del Chelsea, no empezaba aún. Para no perder la forma física, llegó a un acuerdo con el Manchester City, por lo que acabó jugando con los citizens antes de incorporarse al New York City, club que tiene sus servicios. Su aportación al equipo de Pellegrini ha sido alta. Como siempre, su calidad ha dejado huella en el Etihad y será recordado por marcar su primer gol en Manchester ante el Chelsea, su equipo de toda la vida. Como estaba claro, no lo celebró y salió ovacionado por ambas aficiones. En total, ha disputado 38 encuentros, aunque solo 13 como titular.

Lampard fue despedido tras su último partido ante el Southampton (Foto: Manchester City)

James Milner

6 | Su importancia en el Manchester City se resume en un dato: es el jugador que más veces ha entrado desde el banquillo. En su quinta temporada con el equipo de Manchester ha disfrutado de 32 partidos de Premier, en los que ha sido titular en 18. Se ha desmarcado como un salvador, ya que ha anotado goles importantes que han evitado derrotas sonrojantes, como en el partido ante el Sheffield Wednesday en FA Cup. A sus 29 años tiene complicado hacerse con un hueco en el once inicial de Pellegrini, pero su buen final de temporada puede ayudar en el inicio de la siguiente.

Samir Nasri

5 | Quizás el francés es la gran decepción de la temporada. Junto a David Silva, es el jugador más sustituido, con un total de 15 veces. Sin embargo, la salida del canario frecuentemente tiene el descanso como objetivo, mientras que las sustituciones del galo son porque su nivel en el rectángulo verde no es el deseado. Las lesiones tampoco le han respetado, por lo que solo ha acumulado 33 partidos en la temporada. Su importancia en el equipo debe de ser más alta, ya que con su calidad puede ser el que desequilibre un encuentro. La temporada que viene debe de demostrarlo y ayudar así a sus compañeros.

Jesús Navas

7 | El que ha sido el máximo asistente del Manchester City, con ocho pases de gol, ha disputado 35 de los 38 encuentros de la Premier League. Tras Joe Hart, es el segundo que más partidos ha jugado, y sus intervenciones por banda derecha no han pasado desapercibidas. Al igual que el resto del equipo, no ha demostrado el mismo nivel que otras temporadas, pero su ayuda siempre ha estado ahí.

David Silva

9 | Posiblemente, junto a Agüero, ha sido el mejor jugador de la temporada para los citizens. Es el segundo que más minutos ha jugado en Premier, con un total de 2661 repartidos en 32 partidos, en los que ha salido siempre como titular. Bien es cierto que en 15 ocasiones no ha completado los 90 minutos, pero el tiempo que ha estado sobre el césped le ha servido para convertirse en fundamental. Además, es el jugador más amonestado, ya que ha visto un total de ocho amarillas.

David Silva conduce un balón (Foto: ESPN)

Sus doce goles le convierten en el segundo máximo realizador del equipo, por delante de arietes como Edin Dzeko y, además, ha dado siete asistencias. Muchos rumores en torno al canario surgen verano tras verano, pero todo apunta a que seguirán disfrutando de su magia en Manchester.

Yayá Touré

6 | El costamarfileño vuelve a ser la pieza clave del equipo del Etihad. Sin él, parecen perder la brújula de su juego. Aún así, la temporada de Yaya Touré ha estado lejos de las anteriores. Su marcha a la Copa de África en medio de la temporada fue un bache difícil de superar para los compañeros y el propio Manuel Pellegrini. Ahora, con todo terminado, muchos son los rumores que surgen sobre su marcha, aunque él ya ha dicho que se quiere quedar en Inglaterra.

Delanteros

Sergio Agüero

9 | El máximo goleador de la Premier ha impuesto su calidad en un equipo que no ha brillado. Es el delantero que más tiempo ha jugado y el quinto jugador más utilizado por Manuel Pellegrini. Sus 26 tantos han dejado atrás a Diego Costa y Harry Kane, por lo que el argentino ha sido la gran estrella del gol en esta temporada 2014/2015 que ya acaba. No solo ha hecho goles, sino que ha repartido ocho asistencias.

Sergio Agüero recibe el trofeo a máximo goleador de la Premier League (Foto: Manchester City)

En ocasiones ha jugado como segundo delantero, dejando la punta de ataque para Edin Dzeko, y ha bajado a recibir, mientras que otras veces ha sido el único punta y ha generado, con su movilidad, huecos que han aprovechado los jugadores de segunda línea. Estos buenos registros tienen un problema: le elevan a las libretas de fichajes de muchos equipos.

Wilfried Bony

5 | Su llegada tenía un objetivo claro: cubrir una posible mala racha anotadora de Sergio Agüero. Ni Edin Dzeko ni Jovetic se han destapado como grandes goleadores, por lo que el africano tenía esa como su principal meta. Desde su llegada en enero, solo ha hecho dos goles, por lo que se puede decir que el rendimiento no es el esperado. Ha pasado de ser la principal estrella del Swansea a ser uno más en el Manchester City y ese papel le puede costar asumirlo. La próxima temporada la tendrá completa para demostrar el porqué de su fichaje.

Edin Dzeko

6 | Pobre. Esa es la palabra que define la temporada del bosnio. Desde su llegada a Manchester, este ha sido el peor curso que ha disputado. En los 33 encuentros que ha jugado solo ha anotado seis tantos, por lo que no puede decir que haya ayudado al equipo. La llegada de Wilfried Bony hace peligrar su posición de delantero centro, sabiendo que Agüero es intocable, por lo que una posible salida puede ser su vía de escape.

Stevan Jovetic

5 | Su no inscripción en la UEFA Champions League montó el principal problema institucional de la temporada. En palabras textuales, dijo: “Pellegrini me ha hundido”, por lo que su relación con el chileno no es buena. En la grada, muchos se mostraron partidarios del montenegrino y no entendieron la actuación del entrenador. Aún así, ha jugado 26 encuentros en los que ha hecho cinco goles. Ya busca una salida.

Jovetic conduce un balón (Foto: Talksport)

José Ángel Pozo

S.C | La temporada del joven español de 19 años no se puede catalogar, pues ha disputado tan solo 163 minutos repartidos en cuatro encuentros. Aún así, en uno de ellos, el que disputó su equipo ante el Sheffield Wednesday en Capital One, anotó un tanto. Ahora queda seguir viendo su progresión y esperar su salto definitivo al fútbol de élite.

Entrenador

Manuel Pellegrini

5 | En ocasiones, el mundo del fútbol es demasiado injusto con los entrenadores. Muchos de ellos han sido cesados porque era más fácil echar a uno que a la plantilla entera, pero, en esta ocasión, el técnico chileno sí tiene algo de culpa. Su planteamiento, similar durante toda la temporada, no ha sido siempre bueno. En el partido de ida de los octavos de final de UEFA Champions League ante el FC Barcelona se notó.

Ante la baja por sanción de Yaya Touré, el técnico decidió alinear a Milner junto a Fernandinho, provocando un auténtico agujero en el centro del campo citizen. Sus respuestas ante situaciones difíciles en un partido no siempre han estado a la altura y, frecuentemente, han sido jugadores poco habituales los que han salido en su defensa anotando goles importantes.

Pellegrini, entrenador del Manchester City (Foto: Sky Sports)

En definitiva, la gestión de un gran grupo de jugadores no ha sido buena. Aún así, ha conseguido pasar una fase de grupos complicada y dejar al equipo en segunda posición. No obstante, el papel de la plantilla desde la Community Shield pasando por la FA Cup y terminando por la Capital One indica el poco interés que han generado las copas en un grupo de jugadores que parece interesarse exclusivamente por grandes partidos en los que, normalmente, tampoco dan la talla.

Ahora muchos hablan de una posible salida, aunque lo cierto es que el chileno parece que continuará una temporada más en Manchester. Si quiere cambiar la cara a este equipo, lo primero que debe de hacer es llenar el corazón de cada uno de sus jugadores de humildad, pasión y gusto por cualquier partido, porque al final, es su profesión y es a lo que se deben de dedicar. Cuando consiga eso, debería de reforzar algunas zonas, especialmente el centro del campo, donde Fernandinho, Fernando y Yaya Touré no han estado a la altura.

Finalmente, con el inicio del nuevo año, debe marcarse metas a conseguir empezando por un buen papel en Premier, que no es otro que recuperar el trono perdido, siguiendo por reforzar el interés en la FA Cup y en la Capital One y terminando por estallar definitivamente en la UEFA Champions League. Jugadores tiene para ello, y capacidades también. Solo la unión de ambas cualidades puede dar como resultado una temporada superior a la 2014/2015.

Este es el resumen de la temporada 2014/2015 del Manchester City. Una temporada con nubes y claros, con tormentas y días de verano. Una temporada que habrá servido de aprendizaje para muchos y que quedará en el olvido de otros. Pero, sin lugar a dudas, no se sabe si es una temporada que marca el principio del fin o el final del principio.

VAVEL Logo