La estrella que dejó de brillar
Özil no fue parte de la convocatoria en ningún juego de la temporada. Foto: Premier League.

El arribo de Mesut Özil al Emirates Stadium generó euforia y entusiasmo. No sólo porque se trataba de un jugador en el pico de su carrera, del número 10, del mago que brillaba en Real Madrid y en la Selección de Alemania, sino también porque fue una sorpresa en el Deadline day, el día final del mercado de fichajes de verano, cuando se suelen desatar movimientos de último momento destacados.

Para la temporada 2013/14 Arsenal incorporó a un futbolista de clase mundial, sumó una jerarquía necesaria para dar el salto necesario y soñar en grande. La ilusión creció y todas las fichas estuvieron puestas en el conductor alemán.

Si bien su presencia no alcanzó para conseguir la ansiada Premier League, pues un triunfo de esta magnitud requiere un esfuerzo colectivo, sí ha podido deslumbrar, emocionar y alegrar a la afición gunner a lo largo de siete años. Una zurda mágica que produjo goles memorables y asistencias sorprendentes, el manejo del balón con una calidad envidiable y la templanza para resolver en el césped, marcaron los mejores días de Özil como el protagonista de un gigante inglés.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

También, por supuesto, han habido momentos de decepción, derrotas dolorosas, y actuaciones cuestionadas junto a un descenso de nivel que condujeron a la situación actual

El volante formado en Schalke 04 empezó su historia en Arsenal a cambio de 47 millones de euros que desde Londres depositaron al Merengue. La fuerte inversión tuvo una recompensa de siete temporadas con sus servicios. Fueron 254 juegos, 44 goles y 77 asistencias del talentoso futbolista desde aquella decisión de Arséne Wenger por incorporarlo, hasta el oscuro presente.

Foto: Premier League
Foto: Premier League

Con el legendario entrenador francés, Özil alcanzó el mejor nivel  en su larga etapa en el club. En esos años logró ganarse el cariño en las gradas. Aunque su impacto no fue inmediato, no tardó demasiado en desplegar la "magia" de su pie izquierdo. La capacidad para convertir y, especialmente, proveer pases de gol, maravillaron en la liga de Inglaterra y llevó a que, tiempo después, se adueñara de la dorsal 10 en Londres, como ya lo había hecho en su selección y en Madrid.

Fue una pieza fundamental en el once inicial de Arsenal con Wenger. Tras la salida de Le Professeur, la realidad de Özil sufrió cambios. Bajo el mando de Unai Emery, comenzó a perder terreno, que tenía casi asegurado anteriormente. Su nivel, como el del equipo, no fue regular. Aún así, mantuvo chispazos de talento y, salvo por la frustración en la final de Europa League, el fin de campeonato no fue malo, con un 5º lugar. 

Pero en una de las peores temporadas de los Gunners en los últimos años, el rendimiento del volante decayó y empezó a perder más lugar en la alineación titular. Hubo otro cambio de timón: se marchó Emery ante los pobres resultados, y llegó Mikel Arteta, que dio un giro notable al ambiente pesimista en el Emirates. El ex ayudante de Guardiola, poco a poco, dejó de considerar a Özil para sus planes. 

Foto: Getty Images.
Foto: Premier League.

Luego de la reanudación de la actividad tras la interrupción por la pandemia, el alemán no volvió a participar con el equipo en un partido oficial. Su última vez en el campo fue en marzo, ante West Ham, justamente en el cotejo previo a la pausa.  

Aunque sigue ligado con el club por su contrato (con un salario desorbitante), no sumó minutos en la vuelta del fútbol el curso pasado, ni formó parte de una convocatoria en esta temporada. Ni siquiera estuvo en la lista de la primera ronda de Carabao Cup, cuando Arteta dispuso un once alternativo. Ello indica mucho acerca de sus posibilidades. No fue incluido en el plantel para Europa League, donde suelen aparecer suplentes, y ahora tampoco será presentado para la plantilla de la Premier League, de 25 futbolistas. Su futuro en Arsenal parece terminado

El club intentó buscarle una salida, pero su elevado sueldo no hizo posible que otros interesados pudieran garantizar una paga similar para el jugador. La gran pregunta es si finalmente podrá aparecer algún próximo destino para el volante de 32 años, o si se quedará a cumplir su contrato hasta junio de 2021, sin jugar ni un minuto pero con el sueldo más elevado del plantel. ¿Y si vuelve al equipo? Esa opción, por lo visto, parece quedar descartada. 

El tiempo de Özil en Arsenal parece haber terminado. Foto: Premier League
El tiempo de Özil en Arsenal parece haber terminado. Foto: Premier League

El fin de ciclo de Özil en Arsenal no coincide con los buenos momentos compartidos en tantos años, empaña la buena carrera de un talentoso jugador que brilló en clubes de importante magnitud y en la Selección Alemana, con la que alzó la Copa del Mundo. Termina con una situación que produce polémica: el salario más oneroso que paga el club es para alguien que ya no es lo que fue, una estrella apagada, en horas bajas, que ni siquiera se sienta en el banco de suplentes. Mesut Özil pasó de la cima y del protagonismo en los Gunners, al ostracismo.

 

 

 

VAVEL Logo