Griezmann-dependencia
Foto: Dani Mullor - VAVEL.com

El Atlético de Madrid se enfrentará el próximo miércoles 25 de noviembre a una nueva prueba de fuego que tendrá lugar en el Vicente Calderón. Los colchoneros recibirán en casa a un Galatasaray al que sólo le vale la victoria para poder seguir soñando con Europa. Por su parte, al conjunto indio le sirve con un empate para obtener la clasificación pero ¿es así cómo debe pasar el Atlético de Madrid a la siguiente ronda?  o ¿debe Diego Pablo Simeone exigir a sus pupilos el primer puesto del grupo y no conformarse con un empate?

Antoine Griezmann será uno de los principales encargados de responder a todas las preguntas y de determinar si el Atlético de Madrid de este año está dispuesto a “dar la guerra” que está  claramente capacitado para dar y que viene dando los últimos cursos en las tres competiciones.

Muchos apuntan a que el Atlético de Madrid de esta temporada no acaba de encontrar el buen juego, ni el acierto de cara al gol; sin embargo, lo que expone el equipo colchonero, este año, es otra forma de ver el fútbol, otra estrategia: muy cerrada atrás, con un alto muro sustentado por un sólido Oblak que no deja huecos ni fisuras, pero con un equipo con más dificultad para sacar el balón y llegar con peligro al área rival.  Estrategia, que como todas, tiene sus ventajas y desventajas, aunque al equipo colchonero parece funcionarle muy bien, y así lo ha demostrado en Liga BBVA donde el fin de semana pasado se consolidó como segundo por delante del Real Madrid y a cuatro puntos del FC Barcelona.


Griezmann,  "el nueve" también en Europa

Por lo tanto, se espera del Atlético de Madrid que el próximo miércoles, con la afición a favor y la motivación de la Champions, los rojiblancos puedan firmar el pase a la siguiente ronda, guiados por un Antoine Griezmann que ha asumido el papel de nueve, sobre todo en la Liga de Campeones donde el francés anotó uno de los dos dobletes que ha firmado este curso, precisamente ante el Galatasaray.

El galo supo encaminar de una excelente manera la andadura de los rojiblancos en la presente temporada de la UEFA Champions League. Con una ferviente ambición el francés encabezó la primera victoria de la Liga de Campeones en este curso, desde entonces, en las tres jornadas sucesivas el “7” del Atlético de Madrid no ha vuelto a toparse con el gol en Europa y qué mejor ocasión para el reencuentro que la del próximo miércoles, para así firmar y asegurar el pase a octavos de los rojiblancos.

El curso pasado ya ayudó a la clasificación para la siguiente ronda de los colchoneros, anotando dos goles en la fase de grupos, uno ante el Olympiacos, que no sirvió a los rojiblancos para ganar, y otro ante el Mälmo , el tercero de un Atlético de Madrid que goleó por 0 a 5 en el Vicente Calderón a los suecos. El conjunto colchonero se clasificó como primero de grupo.

El galo tiene la llave de Europa

La progresión de Griezmann durante este curso está siendo imparable. El francés le ha sacado las castañas del fuego en más de una ocasión a Diego Pablo Simeone. El claro ejemplo fue ante el Sporting, hace dos jornadas en la Liga BBVA  el delantero colchonero salvó a los rojiblancos, sobre la campana, de un empate al que todo el Vicente Calderón ya se veía abocado.

 La pasada campaña el técnico indio ideó una transformación perfecta para el galo, lo arrancó de la banda izquierda y le inculcó la ambición goleadora de un auténtico nueve. El Atlético de Madrid necesitará el miércoles de su talento, de su magia y de su pasión. La Ribera del Manzanares necesita a Antoine Griezmann para encontrar la llave definitiva que le abra la puerta para seguir con su sueño europeo: estar en la final de Milán.

VAVEL Logo