Entrenador nuevo, pólvora mojada
Foto: Mº José Segovia

Vuelve la competición liguera a El Madrigal, y así el Villarreal torna a defender su cuarta plaza en la clasificación, ante equipos como Celta, Sevilla o Athletic. Su rival será el Real Betis Balompie, que estrena entrenador en Liga tras la destitución de Pepe Mel. Juan Merino, hombre de la casa, será el encargado de levantar las ilusiones de la afición verdiblanca e impulsar al conjunto sevillano a posiciones más elevadas de la tabla. El debut del nuevo míster verdiblanco se produjo el pasado martes, con la abultada derrota del Betis frente al Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán (4-0), en el encuentro correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey. 

El nuevo entrenador del Real Betis, Juan Merino, cuenta con una interesante trayectoria como jugador y técnico. Canterano verdiblanco, Merino debutó con el primer equipo en febrero de 1991, en un Barça-Betis. Después de doce temporadas en el club andaluz, fichó por el Recreativo de Huelva, donde jugó durante cinco temporadas y se retiró como futbolista, en el año 2007. Debutó como primer entrenador en la temporada 2011/2012 con el Xerez, pero fue destituido en diciembre por malos resultados. En 2014, ficha por el Betis B, pero tras la destitución de Julio Velázquez, toma el banquillo del primer equipo en Segunda División y lo dirige durante cuatro encuentros (cuatro victorias), para después ceder su puesto a Pepe Mel. Merino volvió a entrenar al filial verdiblanco, hasta ahora. 

No será un partido facil para el Submarino, que deberá impregnar una fuerte intensidad a su juego tras la gran decepción en Copa ante el Athletic (0-1). Tampoco ayudará que el Betis tenga un nuevo técnico en el banquillo, pues los precedentes similares son negativos para el conjunto castellonense. En primer lugar, el Villarreal empató en el Estadio de Gran Canaria (0-0) ante la UD Las Palmas, en un partido soporífero y en el cual los locales estrenaban entrenador: Quique Setién. Más adelante, en el mes de diciembre, el Submarino Amarillo perdió en El Alcoraz frente a la SD Huesca (3-2), con el nuevo técnico Juan Antonio Anquela en el banquillo aragonés. 

Quique Setién (UD Las Palmas 0-0 Villarreal CF)

Tras el ascenso a Primera División, Paco Herrera continuó al frente del conjunto canario. Un mal inicio de temporada le costaría el puesto al técnico, concretamente, tras caer la UD Las Palmas en el Colisseum Alfonso Pérez frente al Getafe (4-0). Su sustituto fue Quique Setién, ex entrenador del CD Lugo. El cambio resultó positivo, pues el equipo canario cosechó un resultado positivo contra un rival de alta entidad como el Villarreal, y contribuyó a la mala racha del conjunto castellonense. 

Los locales comenzaron muy fuertes el partido y gozaron de claras oportunidades para adelantarse en el marcador. El Submarino se encontraba agazapado, esperando una contra letal que abatiera a los canarios. La segunda mitad fue insulsa, pues ni uno ni otro buscaron otro resultado que el definitivo 0-0, que servía a los locales y castigaba a los visitantes. El 'efecto Setién' valió el punto

Juan Antonio Anquela (SD Huesca 3-2 Villarreal CF)

La SD Huesca ascendió a Segunda División con Luis García Tevenet en el banquillo, ex jugador de Sevilla, Atlético y UD Las Palmas, entre otros. La directiva oscense confió en el técnico para afrontar el difícil objetivo de la permanencia en Liga Adelante. Sin embargo, tras la derrota del conjunto aragonés frente a la UE Llagostera (2-0), y con el equipo al borde de los puestos de descenso a Segunda División B, Tevenet fue destituido. Su sustituto fue un viejo conocido en Huesca: Juan Antonio Anquela, ex técnico de Numancia y Alcorcón. 

El entrenador andaluz debutó en el banquillo oscense en el encuentro correspondiente a la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, partido que enfrentaba a su equipo con uno de los 'gallos' de Primera División: el Villarreal. El conjunto aragonés plantó cara y se mostró superior a un equipo que jugaba competición europea, aprovechando las carencias defensivas del Submarino y sembrando de dudas a la afición amarilla, que veía como su equipo se veía inmerso en una mala dinámica de resultados. El resultado fue de 3-2, pero Mariano Barbosa evitó el desastre absoluto para los levantinos. Finalmente, el Submarino remontaría en la vuelta con un práctico 2-0, goles de Roberto Soldado y Manu Trigueros. 

VAVEL Logo