Viejos fantasmas no tan lejanos
Areola fue el principal protagonista en el partido de ida ante el Levante. Imagen: María José Segovia (VAVEL)

El 4 de octubre de 2015, el Submarino naufragaba por primera vez en la temporada, y lo hacía muy cerca de su propia casa. A piori, el encuentro parecía propicio para celebrar el histórico liderato conseguido una jornada antes frente al Atlético de Madrid, ya que el feudo que visitaban los amarillos estaba defendido por un Levante que aún no conocía la victoria en Liga. El primer clasificado se enfrentaba al penúltimo, salvado de la posición de colista solo gracias a la diferencia de goles.

Marcelino salió al campo con un once en el que había ausencias importantes. El lateral izquierdo lo ocupaba un Jokic inédito hasta ese partido, Samu García formaba pareja con Soldado en la delantera y, además, Bruno y Jonathan vieron el saque inicial desde el banquillo. El partido no tardó en dar muestras de que en el fútbol no hay nada escrito y los locales empezaron a arrinconar al líder de una Liga que ellos prácticamente cerraban.

En el minuto 36, Bojan Jokic cometía un grave error al derribar a un rival sabiendo que ya tenía una tarjeta amarilla. El esloveno se marchaba expulsado al túnel de vestuarios sin siquiera disputar medio partido y dejaba a su equipo con 10. Desde ese momento, el partido se puede resumir en una serie de intentos granotas por conseguir el gol desbaratados continuamente por un excelente Areola.

En la ida, el Villarreal se quedó con 10 en el minuto 36 por la expulsión de Jokic

Cuando parecía que el Villarreal iba a salvar un punto en su visita al Ciudad de Valencia gracias -casi únicamente- a su guardameta, Deyverson consiguió rematar un buen centro de Ghilas y puso un merecido 1-0 en el luminoso. Era el minuto 82 y ya no quedaba ni rastro de la fiesta que los groguets presuponían que iba a ser el partido, solo había por delante 8 minutos de sufrimiento, que pudieron ser peores si el propio Ghilas, asistente en el primer tanto, hubiese logrado superar a Areola en un mano a mano en los últimos suspiros del encuentro.

La victoria se quedaba en casa, acabando con una malísima racha; sin embargo, otra empezaba a unos pocos kilómetros, en El Madrigal. El conjunto amarillo arrastró una crisis que le llevó a sumar solo 5 puntos en 7 jornadas (21 puntos posibles), agravada por una muy desafortunada acumulación de lesiones.

Curiosamente, el Levante se encuentra en la misma situación que en aquel partido, penúltimo y empatado a puntos con el colista

Este domingo, casi 5 meses después de aquel despropósito, el Levante se encuentra exactamente en la misma posición, es penúltimo empatado a puntos con el colista. En cambio, el Villarreal ha caído tres posiciones en la tabla, hasta un cuarto puesto que para nada es una decepción, más bien todo lo contrario. Además, la enorme exigencia física del duelo europeo del jueves ante el Nápoles significará, muy probablemente, un once titular del Submarino con bastantes ausencias importantes. No obstante, el club castellonense cuenta con una plantilla amplia, que permite que Marcelino pueda realizar sus conocidas rotaciones sin que el nivel de juego se vea afectado; buena muestra de ello es la racha liguera de 12 partidos sin conocer la derrota, en los que las alineaciones han variado notablemente.

VAVEL Logo