Pesadilla en El Alcoraz
Foto: Real Oviedo.

Se presumía un partido complicado para los de Fernando Hierro en su visita al Huesca de Anquela, que cosechaba uno de los mejores números de la categoría jugando como local. Lo que pocos esperaban era que la visita al El Alcoraz se convertiría en una pesadilla para el aficionado carbayón y se saldaría con una goleada para el conjunto menos goleado hasta el momento de la categoría.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Empezaba el partido como estaba previsto según lo visto en las últimas jornadas, con un Real Oviedo esperando atrás y dejándole el balón a un Huesca que lo intentaba en estos primeros compases del encuentro con balones en largo buscando la espalda de la zaga ovetense. Una zaga que hoy hizo aguas en el municipal oscense. Lo intentaba el Huesca sobre todo por la izquierda, donde destacaba el lateral Brezancic, ex del AZ Alkmaar con sus continuas incorporaciones.

Pasados los diez primeros minutos, el Real Oviedo gozó de alguna posesión más larga y llegó por primera vez al área con cierto peligro con una dejada de Michu a Toché, cuyo disparo fue bloqueado por la zaga local.

A partir de aquí, empezó a emerger la figura de Samu Sáiz, uno de los más destacados del encuentro y un constante dolor de cabeza para la zaga carbayona con su velocidad. Primero lo intentaría con un disparo que se iba muy lejos de la meta defendida por Juan Carlos, y unos minutos más tarde, era el ex bético Álvaro Vadillo el que de nuevo disparaba fuera tras una diagonal desde la banda hacia el centro.

Tras un disparo lejano de Susaeta que se marchaba arriba, llegó la primera de las muchas y peligrosas transiciones rápidas de los de Anquela en el día de hoy. Corría el minuto 26 y Samu Sáiz le pegaba mal, tras un buen pase atrás desde la banda derecha que bien pudo abrir el marcador.

Y a la media hora de juego, se produjo uno de los momentos claves del encuentro. Un error del central carbayón Óscar Gil, perdiendo el balón ante Samu Sáiz cerca del área, obligó al joven zaguero a derribar al habilidoso jugador local en la frontal del área, ganándose así la tarjeta amarilla, en una jugada que pudo tener mayor castigo para el central. La falta, botada por David Ferreiro, se coló por fuera de la barrera y sorprendió a Juan Carlos que no pudo evitar el 1-0.

Tan solo unos minutos más tarde, en un córner, llegaría el segundo gol para los locales, tras un doble paradón de Juan Carlos tras sendos cabezazos, pero que ya en el suelo no pudo hacer nada ante el tercer cabezazo consecutivo dentro del área que se colaba en su meta. El autor del gol, Melero, ya había rematado en primera instancia, lo que no deja en muy buen lugar a la zaga visitante, que cuajó su peor partido de la temporada.

Pero la cosa no quedó ahí para el Real Oviedo, que a punto estuvo de recibir el tercer gol en el 43, tras una pérdida de Torró que no se entendió con el hoy nefasto Óscar Gil, y solo Cristian Fernández evitó sobre la línea de gol el tanto de Borja Lázaro. Sin embargo, el propio ariete local conseguiría el tanto solo dos minutos después a puerta vacía, tras una asistencia de Samu Sáiz, aprovechándose de un nuevo error de Óscar Gil, que midió mal el salto a la hora de despejar. Así se llegaba al descanso en El Alcoraz.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

En el segundo tiempo, las cosas lejos de mejorar para el conjunto carbayón, fueron todavía a peor. Apenas se había reanudado el encuentro cuando, quién si no, Óscar Gil cometía una nueva falta cerca de la frontal que supondría su segunda cartulina amarilla y correspondiente expulsión. El jugador ni siquiera protestó la acción e incluso parecía aliviado al tener que abandonar el terreno de juego.

Tras esta expulsión, Hierro se vio obligado a dar entrada a Jon Erice en sustitución de un Miguel Linares que apenas pudo aparecer en el día de hoy y que se marchaba enfadado al banquillo. A partir de este momento, la segunda mitad tuvo poca historia. El Huesca controlaba el partido sin forzar la máquina ante un Real Oviedo inoperante en ataque, que bastante tenía con intentar no recibir más goles. Brezancic lo intentó con un zurdazo desde lejos que se fue arriba y solo dos minutos más tarde, Juan Carlos salvaba un mano a mano con Borja Lázaro tras una nueva rápida transición local.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

La entrada de Pereira y Ortiz no tuvo ningún efecto sobre lo que se estaba viendo en el césped, y ya en el 84, David Ferreiro anotaba su segundo tanto, tras ganarle la carrera al lateral José Fernández y ante la mirada de la zaga asturiana, que se limitó a contemplar como Juan Carlos no podía hacer nada por evitar el cuarto tanto local. Con el 4-0 se llegaba al final del encuentro, en el que el colegiado no prolongó ni un minuto.

Tras este severo correctivo, el Real Oviedo se mantiene con 20 puntos y recibe la próxima semana en el Tartiere nada más y nada menos que al líder destacado de la categoría, el Levante. Los pupilos de Hierro necesitarán una versión muy mejorada respecto a la del día de hoy si quieren sacar algo positivo y volver a la dinámica que les llevó a estar siete jornadas sin conocer la derrota.

Por su parte, el Huesca con esta victoria supera al cuadro asturiano en la clasificación, y se coloca con 21 puntos, provisionalmente en puestos de ascenso directo. Los de Anquela, que están cuajando una gran campaña, sobre todo en su feudo, viajarán la próxima jornada a Madrid, para enfrentarse al Rayo Vallecano, en lo que será la decimoquinta jornada de la Liga 123.

VAVEL Logo