El Racing cumple en Aranda
Los dos equipos se saludan en el inicio del partido / Jorge Alvarado (VAVEL)

El Racing de Santander sigue la estela del Celta ‘B’. Los de Ángel Viadero cumplieron con creces en su visita a Aranda después de golear a un equipo virtualmente descendido y que, salvo alguna excepción, poca intensidad aportó a un partido que muy pronto se decantó a favor del bando visitante.

Y es que desde los primeros minutos el cuadro cántabro demostró sus tablas; y no solo dentro del campo, también fuera. Más de medio millar de aficionados verdiblancos se desplazaron a la capital de la Ribera del Duero y llevaron en volandas en todo momento a los suyos. Regresaron felices a Santander y no es para menos. No tardaron en ver llegar el primer tanto, obra de Santi Jara tras un rechace y una mala salida de Zabal. Habían pasado seis minutos, pero todavía quedaba mucho por ver. En el 14’ Abdón ampliaba distancias con un bonito disparo que se alojaba a media altura en la meta rival. Poco después Dani Aquino pudo poner el tercero, pero no resolvió el mano a mano.

La única respuesta local llegó rondando la media hora de partido, con una falta peligrosa en la que Rubén Arroyo hizo emplearse a fondo a Crespo. Aún así la superioridad del cuadro visitante era tan amplia que se esperaba más pronto que tarde el tercer gol. Éste se daría antes del descanso en un pase de la muerte aprovechado por Abdón tras una jugada de libro de Dani Aquino, que instantes antes había tenido también otra oportunidad desbaratada por el guardameta ribereño. Aún pudo llegar el cuarto antes del descanso; el encuentro estaba completamente sentenciado.

La segunda parte fue ligeramente diferente porque el Racing no quiso hacer mucho más daño a una Arandina apática. Emilio Ferreras decidió introducir tres cambios de golpe sin pensar en posibles lesiones o problemas venideros y su entrada no supuso mucho cambio. NDoye fue el más participativo, aunque no pudo evitar que el hombre del partido, Abdón Prats, hiciera hat-trick al remachar de cabeza un centro medido de Julen.

Todavía quedaba media hora por delante pero el resultado era demoledor. Los pupilos de Ángel Viadero rebajaron la intensidad aunque siguieron siendo dominadores del esférico y gozaron de varias oportunidades para ampliar el resultado. Algo que lograrían, y de penalti, en el 79’. Peña engañaba a Zabal y el 0-5 ni siquiera sorprendía ya a los aficionados locales. Carlos Portero, a falta de 5 minutos para el final recortaba distancias con un disparo pegado al palo derecho ante el que poco pudo hacer Crespo. El llamado gol del honor que poco cambió en un partido con historia verde y blanca, tanto dentro como fuera del campo.

VAVEL Logo