Estreno de oro en la categoría de bronce
Foto: Alberto Molina - Atlético de Madrid.

El fútbol, en ocasiones, es tan sencillo de explicar que Abraham García, el técnico de la Gimnástica Segoviana, resumió en contadas palabras la clave por la que el Atlético de Madrid B se llevó los tres primeros puntos. “Ellos corren como conejos”, acertó a decir en rueda de prensa, instantes después de que el filial rojiblanco asestara tres certeros golpes a base de galopadas. El marcador se decantó a favor de los locales, primero, con una carrera desbocada de Sergi González por el flanco izquierdo y, pocos minutos después, con una internada por dentro de Rafa Muñoz. La estocada, penalti mediante a favor de la ‘Sego’, llegó con Arona Sané.

Sería injusto reducir la victoria del Atlético de Madrid B a tres espontáneas carreras. Los de Óscar Fernández, que estrenaban categoría tras pasar los dos últimos años en Tercera División, arrancaron el curso liguero con el pie derecho, demostrando que van a ser un filial que va a dar mucha guerra pese a todos los inconvenientes que tienen a sus espaldas. No es menos cierto que necesitó los segundos cuarenta y cinco minutos para certificar estas sensaciones, pues en la primera parte tuvo que sacudirse los miedos. El filial fue impreciso, fallón en el pase cada vez que alcanzaba los tres cuartos de campo y desatinado de cara a portería, pero con una actitud indiscutible, mordiendo a su rival para recuperar el balón tras la pérdida y asumiendo el protagonismo del encuentro.

Los escasos argumentos de la Segoviana se fundamentaron en el portentoso físico de Ayrton, que dio la mañana a un Montoro que era incapaz de fajarse con él. El ‘9’ ganó todos los balones divididos, sin embargo toda la claridad que tenía en las disputas no las encontraba a la hora de posicionarse para el disparo. Otro destacado fue el pie de Fernan, que ostenta una calidad innegable, pero su implicación en el juego duró poco más de 20 minutos, lo que necesitó el Atlético B para meterse de lleno en el partido. Pudo decantarlo hasta en dos ocasiones. De las botas de Ferni pudo llegar el primer tanto pero su mano a mano se estrelló contra el pecho de Facundo. Montoro, tratando de desquitarse de las malas sensaciones con Ayrton, pudo dejar un buen sabor de boca antes de enfilar los vestuarios al perforar las redes con un académico testarazo pero su salto, apoyándose en la espalda de un contrincante, obtuvo castigo.

Al Atlético B le sobra gasolina

La charla de Óscar Fernández al descanso surtió más efecto que la de Abraham García, pues todo el orden que había demostrado la ‘Sego’ se desmontó en cuestión de quince minutos. El conjunto segoviano se descompuso, perdió el sitio y dejó correr a su rival. El envite lo aprovechó el cuadro madrileño a las primeras de cambio. Un espacio a la espalda del lateral izquierdo fue visto por Roberto Olabe, conectando con un Sergi que pisó línea de fondo para poner un centro medido a la cabeza de Alberto Ródenas. El delantero procedente del Juvenil, que ganó la partida a un Zaka que se quedó en la grada por decisión técnica, fue el encargado de abrir el contador del filial en su regreso a Segunda B.  

El tanto zarandeó más de la cuenta al equipo dirigido por Abraham García. Acusando el desgaste físico y la temperatura, sus jugadores llegaban un segundo tarde a los balones, un segundo tarde a las disputas y dos segundos tardes a ocupar los espacios que dejaban. Tal era la ligereza con la que defendía que Rafa Muñoz, capitán por tercera temporada consecutiva en el filial, fue ganando metros sin que nadie le entrada. Se vio tan solo, sin oposición alguna de un rival, que cuando quiso darse cuenta había ganado los suficientes metros para tirar una pared con ‘Ferni’, que se la devolvió de tacón, y sortear la salida de Facundo para alojar el balón dentro de la portería. 

El encuentro tan solo se igualó con la bajada de tensión del Atlético de Madrid B. La ‘Sego’ aprovechó esa concesión para pelear con dignidad los minutos finales, metiéndose de lleno tras aprovechar un absurdo agarrón dentro del área de un defensor colchonero. Dani Calleja, desde los once metros, recortó distancias pero las diferencias eran tan abismales que el cuadro dirigido por Óscar Fernández tan solo precisó de contemporizar, mover el balón y aguardar a que su rival fuera a la desesperada a por el empate. Con esta premisa, Arona Sané dio la puntilla al deshacerse en carrera de Alex Alonso y cruzar su disparo al palo largo parar certificar los tres primeros puntos.

Puntuaciones VAVEL

3

Rafa Muñoz

2

Sergi González

1

Olabe

VAVEL Logo