Previa Leganés - Real Madrid:  a tiempo de salvar la temporada
Fotomontaje: Omar Elkan / VAVEL

Cuando no salen las cosas en un determinado ámbito de la vida, siempre hay que mirar hacia otro lado. Eso debe pensar Zidane. Viéndose a 19 puntos del Barcelona en Liga, es tiempo de reafirmarse en Butarque este jueves en la Copa del Rey. Tanto la plantilla como los medios de comunicación han dejado claro que los madridistas atraviesan un período de crisis que deben solucionar a la mayor brevedad.

Y no es para menos, ya que la presión que se ha ejercido sobre Zidane estas últimas semanas lo obliga a empezar a sacar buenos resultados. La búsqueda de culpables y los rumores de fichajes no han desestabilizado la mente del míster, puesto que no ha cambiado su forma de pensar y sigue afirmando que están por el buen camino. Aún así, deberán lograr la victoria en un derbi que muchos tachan como asequible, aunque ya nada sea fácil en tierras merengues.

En frente, un Leganés que viene de eliminar a un grande como el Villarreal y que recibe al Real Madrid con ganas de dar otra vez la sorpresa. Tras su caída en el Benito Villamarín la pasada jornada liguera, Garitano es sabedor del enorme reto que tiene ante sí y no va a tirar la competición antes de tiempo. Todo lo contrario, los aficionados pepineros apoyarán a su equipo como si de una final se tratase.

Hora de levantarse

En enero y solo vivos en dos torneos. Parece mentira, pero el Real Madrid no levanta cabeza y ha tirado la Liga en la primera vuelta con varios tropiezos fruto de su baja resistencia para terminar bien los noventa minutos. Con todo esto, queda ir a por todas tanto en Copa como en Champions y el Leganés será su próxima piedra en el camino hacia el trofeo copero. Zidane es consciente de que no puede permitirse más tropiezos dirigiendo al Real Madrid y no baraja otra opción que no sea la victoria.

Las segundas partes matan al Madrid

Así las cosas, es posible que los habituales titulares tengan minutos en Butarque para intentar no dejar abierta la eliminatoria y sentenciar lo antes posible. De hecho, en los entrenos previos al partido, solo faltaron Luca Zidane y Sergio Ramos por lesión, destacando la vuelta de Benzema, que parece recuperado del todo y es posible que disfrute de minutos el jueves.

Como aclaraba Zidane en la rueda de prensa post partido del pasado sábado, el Madrid no va a bajar los brazos e intentará dar solución a ese problema de puntería que acecha en el Bernabéu y que refleja el peor Madrid en años en cuanto a acierto se refiere. Si el Fuenlabrada y el Numancia consiguieron hacer daño a la zaga madridista, el Leganés puede dar otro palo a la plantilla si no se encuentra esa solución, algo que el técnico francés no debe permitir.

Oportunidad de oro

Con todo este revuelo, el Leganés intentará aprovecharse de ese mal tiempo por el que pasa el Real Madrid. No obstante, Garitano es consciente de la fuerza que el Real Madrid saca en tiempos de flaqueza y prepara una defensa sólida que buscará prolongar esa escasez de la delantera merengue. El conjunto pepinero va a por la sorpresa y sacará su mejor once con el objetivo principal de no encajar goles en su campo y sacar un resultado que deje abierta la vuelta.

Sin embargo, los de Garitano juegan con el calendario en su contra: disputaron su último duelo liguero hace dos días y el cansancio puede hacer mella en la plantilla del Leganés. Pero esta desventaja no será una excusa: Butarque ha visto cómo su equipo ha hecho historia metiéndose en cuartos de final de la Copa del Rey y desea alargar ese sueño apretando todo lo posible a un Real Madrid dubitativo y en crisis.

El pasado favorece al Madrid

Como suele ser habitual, los precedentes dan como favorito al conjunto blanco: cuatro han sido los partidos disputados entre estos dos conjuntos y todos han acabado con victoria madridista. Aun así, el Madrid ya lo pasó mal en Butarque en la temporada 2003/2004 en dieciseisavos de final de Copa del Rey, en una eliminatoria a partido único que finalizó 3-4 después de la prórroga y que estuvo cerca de mandar a casa a un equipo de célebres como Raúl y Beckham.

Hoy en día, la situación ha cambiado mucho con respecto a esa eliminatoria y el Real Madrid pasa por un mal momento de forma que el Leganés puede manejar a su favor si juega las cartas adecuadas. Butarque se llenará de pepineros arropando a su club e intentando poner entre las cuerdas a Zidane y los suyos. El conjunto blanco, por su parte, se intentará resarcir de esa crisis que ha llevado al cuarto puesto en liga a un Madrid que se veía revalidando título a principio de temporada.

Árbitro conocido para bien y para mal

José María Sánchez Martínez será el encargado de arbitrar el choque. El colegiado murciano, ya con experiencia tanto en Copa como en Liga, dirigió la victoria de la ida de octavos de final en la que el Leganés cosechó una victoria trascendental contra el Villarreal y, a su vez, arbitró la tremenda caída del Madrid por 0-3 en el clásico que tuvo lugar en el Santiago Bernabéu. Diferentes sensaciones caen sobre este colegiado que lleva mostradas 57 tarjetas amarillas y tres rojas en los catorce partidos que ha dirigido durante esta temporada.

Posibles onces

VAVEL Logo