El calvario de Aitor Ramos

Las continuas lesiones están marcando la temporada del delantero de Bermeo.

El calvario de Aitor Ramos
Aitor Ramos controla un balón. | FOTO: Eder Fernández

Volvió Aitor Ramos a una convocatoria en el derbi ante el Amorebieta tras superar la tercera lesión de la temporada. Aunque inició el partido en el banquillo, Bolo decidió darle entrada tras el descanso en detrimento de Javier Ontiveros. Y cayó de pie. Tan solo llevaba diez minutos sobre el verde de Gobela cuando un disparo suyo desde el interior del área se introdujo, no sin antes lamer la cepa del poste, en el fondo de las mallas de la portería defendida por Zabal.

Pintaba una tarde gloriosa para Ramos en su vuelta a los terrenos de juego, pero pronto se iba a truncar. En el minuto 68, tras un fuerte golpe en las costillas, se tuvo que retirar lesionado. 

Lesión tras lesión

A pesar de que no está totalmente descartado para el partido del próximo fin de semana frente al Burgos, es seria duda. En caso de no recuperarse a tiempo, sería el decimosexto partido que se pierda por lesión este curso.

Tras perderse los cinco primeros partidos de liga, volvió al equipo y sumó cinco consecutivos jugando, pero se volvió a lesionar y encadenó seis en la enfermería. En su penúltima reaparición, pudo disputar otros cinco encuentros antes de volver a caer lesionado.

El más efectivo

El Arenas está achancando la falta de gol de sus delanteros esta temporada. Josu Santamaría se marchó en el mercado invernal sin haberse estrenado como goleador, y tanto Dani López como Ontiveros suman tres goles en sus respectivos casilleros. Ramos, habiendo disputado menos de la mitad de minutos que Dani López, ha anotado cuatro.

Un dato cuanto menos llamativo, ya que el de Bermeo acumula solo 639 minutos repartidos en 11 partidos, de los que no ha completado ninguno. O lo que es lo mismo, marca un gol cada 160 minutos.

Ramos se crió en la cantera del Athletic y, tras pasar por Écija, Barakaldo y Laudio, llegó al Arenas en julio de 2012, donde ya es uno de los capitanes del conjunto rojinegro. Desde entonces, se ha convertido una pieza importante para el club tanto dentro como fuera del campo, donde espera volver lo antes posible para seguir ayudando al equipo.