Rápido, sencillo y a Lisboa
atléticodemadrid

Ambiente de gala en el Metropolitano, como el de las grandes noches europeas del viejo Vicente Calderón, para albergar el primer asalto del Derbi Ibérico entre el Atlético de Madrid y el Sporting de Portugal de la ida de los cuartos de final de la Europa League. 

Más de 3.000 portugueses ocupaban la zona alta del estadio para llevar en alas a los suyos. El resto de la grada, rojiblanca a más no poder. Entre ellos, Paulo Futre que, en los prolegómenos, fue homenajeado y recibió el honor de ser el embajador de la eliminatoria. 

Pese a que no era el objetivo a principios de temporada ni, quizás, cuando fueron apeados de la Champions, para el Atlético ahora la Europa League es primordial y con ese objetivo se presentaron en el césped. Ambos conjuntos comenzaban los primeros 90 minutos, de los 180 de la eliminatoria, para asegurarse ser uno de los cuatro equipos que esté en semifinales

Los primeros 45 minutos fueron de absoluto dominio colchonero que, aprovechándose de los errores defensivos rivales, sirvieron para que Koke inaugurara el marcador y Griezmann lo aumentara. En la segunda mitad se siguió el mismo patrón, eso sí, con más tranquilidad. 

Solo 22 segundos fueron suficientes

22 segundos. Eso fue lo que necesitó Koke para ser el primer protagonista de la noche. El vallecano aprovechaba un robo de Diego Costa y ponía el primero en el marcador. Gracias a ello, el Metropolitano estallaba en alegría. una alegría que podía haberse aumentado solo un minuto después con un cabezazo del 'Faraón', Godín. 

El Atlético era un auténtico vendaval en ataque pero necesitaba algo de tranquilidad. En ese punto fue cuando echó el freno y dejó que el Sporting jugase. Gelson Martins fue el encargado de la aparición de los portugueses.  

Ya se avecinaba en la previa que el extremo y Lucas Hernández tendrían sus mas y sus menos. No era un simple aviso pues Gelson fue un auténtico dolor de cabeza para el francés. En el minuto 31, Gelson tuvo un mano a mano clarísimo. Pero lo que no sabía, o sí, era que delante se encontraría con Jan Oblak quien le amargaría la oportunidad del empate con su parada

Acto seguido, corría el minuto 40, Mathieu, como ya hiciera Coates al comienzo, se liaba con la pelota y dejaba a Antoine Griezmann a solas contra Rui Patricio. El galo se tomó la venganza de la pasada Eurocopa y puso el segundo para los suyos. 

Buscó la sentencia pero no llegó 

Tras el paso por vestuarios, la segunda mitad comenzaba siendo un calco de la primera. De nuevo Coates erraba y Diego Costa, que andaba por ahí, se quedó completamente solo ante Rui Patricio, quería marcarse la jugada del día, telegrafió tanto su regate que el portero portugués le adivinó las intenciones. El delantero no pudo poner la sentencia. 

Una noche de pesadilla para Coates

Solo tres minutos para asistir a un nuevo capítulo de los errores de Coates. El uruguayo volvía a hacer de las suyas y el hispano brasileño tampoco lo aprovechó. Tras esa acción, Simeone sacó a Correa y dio entrada a Gameiro. 

El partido se puso feo

Llegados a este punto, el conjunto de Jorge Jesús, que ya se veía fuera, empezó a 'faltear' sin motivo. Primero, con una horrible patada de Coentrao a Griezmann sin balón. Después, una entrada de Piccini que dejó a Diego Costa tirado en el suelo durante un minuto y que puso el miedo en el cuerpo de la parroquia colchonera. Lucas Hernández también tuvo la suya con uan durísima entrada de Dost que bien pudo costarle la roja, aunque vio la amarilla. 

Pero el fútbol continuaba. El Atlético tenía que dar un golpe en la mesa para dejar totalmente resuelta la eliminatoria. Pero eso no llegó. Y casi lo paga. En el minuto 92, Brian Ruiz conectaba un derechazo que se metía en la portería local. Por allí, apareció el mejor portero del mundo, Jan Oblak, para salvar al Atlético y evitar que los lisboetas sacaran petróleo a domicilio. 

Coates y Mathieu, rojiblancos por un día

Si Koke fue el protagonista del Atleti, no lo fueron menos Coates y Mathieu. Ambos defensas perjudicaron a su equipo con dos errores imperdonables que propiciaron los dos goles colchoneros y que pudieron ser más si Diego Costa no hubiera fallado en el mano a mano con Rui Patricio. Así, los dos futbolistas dieron alas al Atlético en la eliminatoria. 

Con el 2 - 0 el Atlético consigue una gran ventaja para la vuelta. Viajará a Lisboa más favorito aún. Además contará con la ayuda de que no tendrá enfrente a Dost que, al ver la amarilla, no podrá disputar el partido. 

 

VAVEL Logo