Un partido para decidir quién manda en la capital
Mosaico desplegado en el Bernabéu antes de un derbi/ Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Un nuevo derbi ya se vislumbra al horizonte del cielo de Madrid. El domingo a las 16:15 horas la capital detendrá su actividad durante dos horas para contemplar una de las rivalidades locales que más impacto ha generado en los últimos años. Un Madrid – Atlético es historia del fútbol español. Dos equipos que han deparado algunos de los encuentros más importantes que se recuerdan. La emoción, la pasión y la intensidad con la que se vive este partido no soporta comparación posible con ningún otro derbi actual del balompié europeo. No existe una ciudad que reúna a dos conjuntos de esta calidad y con estas aspiraciones.

No hace mucho, parecía que la rivalidad descendía a medida que pasaban los años. Una temporada tras otra y el Atleti era totalmente incapaz de vencer a al Madrid. 13 años de pesadillas tuvieron que soportar los colchoneros. Ver una camiseta blanca en frente parecía provocar pavor en los jugadores rojiblancos que, aunque llegaran por delante en la clasificación, no tenían manera de ganar el partido clave. Y justo en ese momento en el que todo parecía imposible, llegó el Cholo, erigido en el salvador atlético.

Foto: Daniel Nieto (Vavel)

El Cholo Simeone , salvador rojiblanco

Desde la llegada del argentino, el derbi ha alcanzado unas dimensiones que han superado las expectativas de todo aficionado al fútbol y que ha convertido este encuentro en uno de los más complicados para ambos equipos.  El Atlético ya no es ese hermano pequeño que mira desde abajo al mayor con rabia y con algo de admiración por sus gestas. Ahora se permite mirarle cara a cara, retarle sin temor y discutirle el reinado de la capital. Una capital de España que se ha convertido en las últimas temporadas en capital de Europa. Dos finales de Champions atestiguan este hecho.

En las temporadas anteriores, solo ha habido un equipo que podía poner en aprietos al rey del viejo continente, el Atleti del Cholo. Quedó demostrado en cada enfrentamiento. La primera de las finales quedará para la historia del fútbol. Un solo minuto les faltó a los rojiblancos para que la Orejona estuviera dispuesta para los visitantes de la sala de trofeos de su estadio. Un solo cabezazo le bastó al Madrid para evitarlo y recuperar su legado europeo. Dos años más tarde, el destino les volvió a cruzar en otra final, aunque el año anterior el Madrid también le eliminó de los cuartos de final de Champions. Otra vez la emoción hasta el final y otra vez el mismo vencedor. Nadie podía parar al Real Madrid, pero el Atleti fue capaz de llevarlo hasta la extenuación. Un minuto y unos penaltis fueron los encargados de aupar al conjunto blanco. Un destino duro, quizás demasiado cruel para los vecinos madrileños.

En Europa manda uno, en España reina la igualdad

Sin embargo, aunque la corona europea haya sido imposible de arrebatar al Real Madrid, en las otras competiciones sí que ha conseguido cambiar algo las tornas. Ahora el equipo madridista no llega al derbi pensando en los seis puntos asegurados que tiene al final de temporada. En liga, el Atlético resulta un verdadero quebradero de cabeza cada vez que tiene en frente al Madrid. Para la historia de los aficionados rojiblancos quedará esa goleada por 4-0 que le endosó su equipo al Real Madrid y que sirvió para complacer tantos años de sufrimiento. En Copa, ganarle una final a tu máximo rival y, por si fuera poco, en su propio estadio, fue un éxtasis total de euforia. Dicho partido fue el que puso inicio a esta era de derbis de emoción e igualdad. Se podría decir que, contando solo los últimos años, cuando de competiciones europeas se trata, el Madrid impone su ley y la corona de rey de Europa pesa mucho para su rival. Pero cuando se trata de competiciones domésticas, las fuerzas se igualan mucho más.

La historia favorece al Madrid

Aún así, ni siquiera la llegada del técnico argentina ha sido capaz de darle la vuelta a los datos históricos. Ha maquillado la historia, pero es imposible darle la vuelta. 269 veces se han visto las caras ambos equipos y la cantidad de triunfos de uno y de otro denota quien ha sido el gigante de la ciudad. Son 138 las veces que la felicidad se ha teñido de blanco en la capital por tan solo 62 ocasiones de rojiblanco. El resto, 63 empates de los cuales muchos de ellos han tenido lugar en esta década. En el apartado de los goles, las estadísticas tampoco mejoran mucho para los colchoneros. 462 tantos a favor de los blancos y 332 del Atleti. Una diferencia de más de 130 goles favorables al Real Madrid que podría ser fiel reflejo de la superioridad que ha demostrado a lo largo de la historia.

Un segundo puesto que decidirá quien manda en la capital

Precisamente, goles es lo que no tuvo el último partido que enfrentó a ambos en la primera vuelta. Un 0-0 que deja totalmente abierto la posibilidad de que cualquiera de los dos gane el golaveraje al contrincante. Y es algo que puede ser de vital importancia a final de temporada en la particular lucha que mantienen por la segunda plaza. Porque, desgraciadamente para ellos, ninguno ha realizado una temporada de ensueño en liga y sus aspiraciones van a quedar relegadas a ser segundos. El mérito atlético ha sido llegar a esta parte final de temporada con algo de esperanza de luchar la liga. Esperanzas que se disiparon casi por completo con la derrota en el Camp Nou. Además, esa pérdida motivó también la llegada de un Real Madrid que hasta no hace mucho parecía imposible que luchara por esta segunda posición y que su pelea estaría encaminada a conformarse con la cuarta o tercera plaza. Pero el equipo blanco siempre consigue lo imposible y ahora tiene a tiro al Atlético.

Pugna por el balón en el último derbi de Champions/ Foto: Daniel NIeto (Vavel

El domingo, la oportunidad perfecta para dirimir quien será el que mande en la capital esta temporada. La lucha está en quedar uno por encima del otro. La segunda plaza que permitiría afirmar a cualquiera de los dos cual ha sido el mejor equipo de la capital durante esta temporada extraña en la que ninguno ha peleado por el título. Una posición, una capital, dos equipos. El domingo, un nuevo capítulo de una de las rivalidades más fervientes del fútbol europeo. Un nuevo derbi ya se vislumbra.

VAVEL Logo