La historia se repite
La historia se repite / Foto: La Liga

La historia se repite

Igual que en la primera vuelta, el Sevilla logró remontar al Villarreal en los últimos momentos del encuentro, cuando la victoria estaba prácticamente hecha.

anaminguet
Ana Minguet

La historia se repitió ayer en el Ramón Sánchez-Pijuán. El Sevilla, que llevaba todo el encuentro perdiendo, logró anotar dos goles que le otorgaron el empate y por lo tanto la repartición de puntos. Sin embargo, esta no era la primera vez que se daba esta remontada, ya que, en la primera vuelta de esta temporada, los blancos ya lograban remontar un resultado complicado, aunque eso sí, en esa ocasión consiguieron la victoria. 

La confianza juega malas pasadas

En el caso del primer encuentro, en un momento en el que el Sevilla pasaba por una mala racha y la afición ya no confiaba en él, logró remontar y sacar pecho en u partido muy intenso. Tras el segundo tanto de Submarino a pies de Bacca en la segunda parte, el partido parecía visto para sentencia. Sin embargo, el Sevilla, tan impredecible como siempre, logró reanimarse y sorprender a un confiado Villarreal que ya cantaba victoria. Fue en ese momento, mediante una falta lateral que los sevillistas pudieron estrenar el marcador.

Todavía quedaban esperanzas y a los pocos minutos, sin tiempo para el Submarino para recuperarse, el Mudo la ponía sutilmente al palo de Barbosa, que acababa en gol. Y como ya se ha visto en varias ocasiones, el Sevilla consiguió crecerse ante la adversidad, continuó luchando y anotó su tercer tanto en el minuto 78 por parte de Banega desde los once metros. Así, los sevillistas lograron un 2-3 que 25 minutos antes parecía imposible de lograr.

Por otro lado, en el partido de ayer, sucedió parecido. Mientras que el Villarreal tenía claro su juego, el Sevilla se mostraba cansado de los partidos anteriores, no conseguía estar cómodo en su campo y solo corría detrás del balón. Además, el Villarreal trató de explotar eso, mucha presión en mediocentro y balones de contragolpe para asegurar que el Sevilla continuase cansándose.

Desde el comienzo, la estrategia funcionó, de manera práctica el Villarreal consiguió anotar dos goles que le hacían pensar que los tres puntos ya estaban conseguidos. Y, probablemente, fue ese el mayor error del conjunto, que a falta de 30 minutos para el final, perdonó mucho. Lo que podría haber sido una victoria importantísima, tras goles de Nolito y Nzonzi terminó en empate.

Máxima intensidad 

Nuevo golpe para el Villarreal le avisa de que no puede continuar perdonando. Ya en dos ocasiones ante el Sevilla ha perdido puntos clave de cara a la clasificación, teniendo en cuenta que es un rival directo. Ahora solo queda mirar hacia el próximo encuentro ante el Leganés y trabajar al máximo hasta los últimos minutos de los partidos para evitar así remontadas en contra.

VAVEL Logo