Julio Baptista, la bestia brasileña
Julio Baptista, la bestia brasileña | Montaje: Saniago Arxé Carbona (VAVEL)

Julio Baptista, también conocido como la Bestia y últimamente también como "Hulio", siempre será recordado en tierras malagueñas. Un jugador muy carismático y con una gran potencia física en el terreno de juego, que ha llegado a ser una estrella mundial tras su paso por equipos como el Real Madrid, Ársenal, Sevilla, Roma y por el Málaga de Champions League.

De niño a bestia

Julio Baptista nació un 1 de octubre de 1981 en la ciudad de São Paulo, en Brasil, donde comenzó desde muy pequeño con la pelota. Pasando por las categorías inferiores del São Paulo, llegó en 1999 al primer equipo paulista donde permaneció cuatro años hasta 2003. Por entonces de desempeñaba en el campo como mediocentro defensivo, hasta que, una vez llegado al Sevilla, Joaquín Caparrós lo adelantó en el terreno de juego para colocarle en una posición mucho más ofensiva. Aquí fue donde comenzó a destacar llegando a marcar 38 goles en dos temporadas en el equipo hispalense. Su gran rendimiento hizo que fuese poco a poco más conocido por Europa y que se le empezase a llamar la Bestia, debido a la gran potencia que poseía cuando se adentraba en el área rival.

En verano de 2005 se hace efectiva la compra del Real Madrid por la ficha del jugador, pagando unos 25 millones de euros al Sevilla FC. La primera temporada en la capital española fue muy irregular, sobre todo debido a las grandes expectativas que se puso en el jugador. En el verano posterior, llegó cedido al Arsenal con una opción a compra. Su paso por el club inglés tampoco dejó un buen sabor de boca, por lo cual el equipo del Emirates no ejerció la opción de compra y volvió al Real Madrid.

La Bestia celebrando un gol contra el FC Barcelona | Foto: Real Madrid
La Bestia celebrando un gol contra el FC Barcelona | Foto: Real Madrid

Su segundo año en el equipo blanco le sirvió para ganar LaLiga. Entre la afición madridista siempre será recordado por el golazo que le metió a Víctor Valdés contra Barcelona en el clásico, un gol muy importante para conseguir los tres puntos de ese partido en el Camp Nou que más tarde les servirían a los merengues para proclamarse campeones de liga. Ese mismo verano, la Roma se haría con los servicios del brasileño hasta principios de 2011, marcando 14 goles en 71 partidos disputados.

Llegada a la Costa del Sol

Julio Baptista llegó al Málaga en el mercado invernal de la temporada 2010-11, por el precio de cinco millones de euros, siendo así uno de los primeros grandes fichajes que hizo el jeque Al-Thani para el club blanquiazul.

En su primera media temporada en el equipo de Martiricos fue de los jugadores más importantes y con más peso en el vestuario. Su vuelta al ambiente andaluz le ayudó a volver a un rendimiento parecido al que dejó en Sevilla, consiguiendo un total de nueve goles en los 11 partidos que disputó. Sus goles y los de Rondón, junto a la defensa férrea formada por algunos jugadores como Demichelis, Weligton y Jesús Gámez, ayudó al Málaga a permanecer un año más en la élite del fútbol español. El equipo pasó de estar colistas con solamente 17 puntos en la jornada 21 a terminar la temporada en undécima posición con 46 puntos.

Época Champions

En la temporada siguiente, la 2011-12, el Málaga consiguió la clasificación a Europa. La llegada de jugadores estrellas como Santi Cazorla, Isco, Van Nistelrooy, Joaquín y muchos más, dio un salto de calidad en la plantilla malaguista. Baptista comenzó la temporada siendo una de las piezas clave del equipo dirigido por Manuel Pellegrini, pero llegó una época donde el futbolista estuvo plagado de lesiones, haciendo así que solo pudiese disputar cuatro partidos y marcar un solo tanto en esa temporada.

Pese a todo, el único tanto que marcó en la temporada 2011-12 es considerado uno de los mejores goles de la Bestia Baptista y uno de los mejores marcados en el estadio de La Rosaleda. Se trata de su golazo de chilena ante el Getafe, un tanto con mucha calidad y con una gran potencia, sumado a su gran importancia debido a que fue el cierre de una remontada en los últimos minutos del partido y que propició el final de un día donde el Málaga dormiría como líderes de Primera División por primera vez en su historia.

La temporada siguiente fue mucho más habitual en las alineaciones del técnico chileno, aunque aún así algunas de las secuelas de sus lesiones le hizo perderse bastantes partidos. Terminó disputando 14 partidos en Liga con cuatro goles en su haber y un total de cuatro partidos de los que disputó el conjunto costasoleño en Champions League. Fue clave en la remontada en La Rosaleda contra el Oporto por 2-0, donde pese a no haber marcado gol, contribuyó mucho en esa victoria. También disputó los dos partidos de Cuartos de Final de la máxima competición europea, incluyendo el trágico partido en Dortmund.

Baptista en un partido contra el Rayo Vallecano | Foto: VAVEL
Baptista en un partido contra el Rayo Vallecano | Foto: VAVEL

Su vida después del Málaga

En 2013, Julio Baptista y el Málaga llegaron a un acuerdo para la rescisión del contrato. Tras esto, volvió a su país natal donde jugó en el Cruzeiro disputando entre 2013 y 2016 un total de 36 partidos marcando 11 goles. En 2013 y 2014 consiguió la Serie A de Brasil. Por último, llegó a la MLS para formar parte del Orlando en 2016. Llegó a jugar 24 partidos y anotó seis goles en la liga estadounidense.

Actualmente no ha hecho oficial su retirada como futbolista pese a no permanecer a ningún equipo.

Trayectoria en la Selección Carioca

Baptista hizo su debut con la Selección de Brasil el 4 de junio de 2001 ante Japón. Desde entonces, ha sido internacional con la Canarinha en 45 ocasiones y ha anotado cinco goles.

Con su selección ha conseguido ganar la Copa América de Perú en 2004 y la de Venezuela en 2017, siendo en esta última donde logró un gol en la final contra Argentina. También consiguió la Copa Confederaciones en 2005 y 2009.

Por último, disputó el Mundial de Sudáfrica de 2010 con la selección brasileña.

Baptista contra Portugal en el Mundial de Sudáfrica en 2010 | Foto: FIFA
Baptista contra Portugal en el Mundial de Sudáfrica en 2010 | Foto: FIFA

La historia del "Hulio"

Una anécdota bastante curiosa y divertida fue la que protagonizó junto a su compañero Joaquín Sánchez en el Málaga. En una entrevista que hicieron en LaSexta, cuando le preguntan al gaditano sobre sus hobbies, este responde con el tenis. En este momento Baptista dijo: "no ha jugado al tenis en su vida y dice el tenis", mientras se reía. Entonces Joaquín le respondió: "No sé ni coger una raqueta, 'Hulio'", haciendo así que la palabra Hulio se convirtiese popular y viral hasta el día de hoy.

VAVEL Logo