Los errores blancos y un colosal Diego Costa premian al Atlético

El Atlético de Madrid, campeón de la Supercopa de Europa después de vencer 2-4 al Real Madrid en un duelo marcado por instantes y fallos rivales que decantaron la victoria colchonera, junto al poderío arriba del hombre más destacado del encuentro: el delantero hispano-brasileño, que logró un doblete, pero estuvo en todo.

Los errores blancos y un colosal Diego Costa premian al Atlético
Diego Costa señala a alguien en su celebración de uno de sus goles I Foto: UEFA
Real Madrid
2 4
Atlético de Madrid
Real Madrid: Navas; Ramos, Varane, Carvajal, Marcelo; Casemiro (Ceballos), Kroos (Mayoral), Isco (Lucas Vázquez); Asensio (Modric), Bale y Benzema.
Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Lucas; Rodrigo (Vitolo), Koke, Saúl, Lemar (Thomas); Diego Costa y Griezmann (Correa)
MARCADOR: 0-1, min. 1, Diego Costa. 1-1, min. 26, Karim Benzema. 2-1, min. 63, Sergio Ramos (p). 2-2, min. 79, Diego Costa. 2-3, min. 98, Saúl. 2-4, min. 104, Koke.
ÁRBITRO: Szymon Marciniak (polaco) amonestó a Asensio, Marcelo, Ceballos, Sergio Ramos por el Real Madrid y a Correa, Diego Costa, Vitolo por el Atlético de Madrid.
INCIDENCIAS: Partido de Supercopa de Europa 2018 disputado en el estadio A. Le Coq Arena de Tallín (Estonia) ante unos 12.000 espectadores.

Magnífico ambiente festivo, de fútbol, de Supercopa de Europa en Tallín. La capital de Estonia, característica por mantener un bonito aspecto medieval en sus calles, acogía un interesante duelo entre Real Madrid y Atlético. Un estadio pequeño pero de encanto particular esperaba el espectáculo, repleto de lugareños estonios junto a los aficionados de ambos equipos.

Así comenzaba otra edición veraniega del título europeo, con el conjunto madridista en busca de su quinto trofeo frente a unos colchoneros harto conocidos, pero con varias novedades traídas del mercado. Rodrigo y Lemar, titulares ante la única sorpresa blanca de Modric partiendo de suplente. Apostaba Lopetegui por una 4-3-3 con Isco en el medio y Asensio acompañando a la 'BB'. 

Con todo preparado, ambos onces esperaban el fin de la ceremonia inaugural: unos bailes estonios que recordaban a las sardanas españolas decoraban todo el verde, antes del posterior coro de niños cantando al unísono. Acogedor inicio para que comenzase a rodar el balón, aunque algunos ya tenían ganas de saltar a darlo todo. 

Sorprendente gol de Diego Costa y un pletórico Benzema

Ese alguno era el delantero de Lagarto, que jugaba en punta con el campeón del mundo Griezmann como socio. A los 49 segundos, un balón largo para Diego Costa fue suficiente para abrir el marcador de manera tan temprana como inesperada. La zaga blanca se vio superada por un auto-pase con la cabeza y un fuerte disparo casi sin ángulo del hispano-brasileño. 

Un golazo que pilló desprevenido al Real Madrid, pero le sirvió también para apretar al instante siguiente. Con esa ventaja, los colchoneros se quedaron atrás, pero sin abusar, mientras los talentos blancos movían el esférico. Isco, Asensio y Bale comenzaban a encontrarse junto a un Benzema pletórico en todo. 

Tanto que en el minuto 26 cabeceó a la red un fantástico balón del expreso de Cardiff. Velocidad punta del galés, centro ideal para que la buscase y remate perfecto. La guinda a una primera media hora del francés muy buena, aunque siguió así hasta el pitido final. En resumen, otro Benzema en la conexión entre la doble 'B'. 

Con posesiones a veces repartidas entre ambos conjuntos, aunque el mayor porcentaje era madridista, el guion fue el esperado: un Atlético esperando y un Madrid dominador. Por supuesto, no faltaban los duelos Sergio Ramos-Diego Costa. Choque tremendo de cabezas que se saldó con saludo entre ambos. Fair Play ante todo. 

Una mano y otro error incomprensible de Marcelo

De lado a lado, la pelota circulaba hasta que aparecían los genios. Otra internada personal, pero de Asensio, por el otro lado, le sirvió para plantarse en el área y disparar ajustado al palo. Por muy poco no se marca otro golazo europeo el mallorquín, que también estaba de dulce.

Mientras tanto, la primera polémica llegaba con una falta no pitada a Isco en el borde del área. El colegiado polaco sí amonestaba al propio Asensio tras cortar una contra posterior. Poco más sucedía hasta el descanso y tras ese refresco, el equipo de Simeone cambiaba su idea de juego para tratar de ofrecer más con el balón.

Así, dominio colchonero en los primeros quince minutos, pero para contrarrestar eso, el técnico blanco metía a Modric y modificaba el esquema con otro centrocampista más. Se marchaba también Griezmann por Correa. Apenas había aparecido el francés. 

Sin embargo, la que sí acudió al rescate blanco fue la suerte. Mano de Juanfran en un corner, penalti claro y gol de Ramos tras engañar a Oblak en el disparo raso. Remontada madridista. Al Atlético le tocaba reaccionar y vaya si lo hizo. Entró Vitolo por Rodri, pero el partido estaba siendo de un Diego Costa estelar.

En un error monumental de Marcelo (otro más para su repertorio), la jugada de Correa y asistencia en pocos metros permitió el doblete del delantero para la igualada. Lo celebraba con rabia. Con el 2-2 poco más acaeció hasta la prórroga, que parecían firmarla ambos equipos. No arriesgaban, aunque el Real Madrid siempre busca su gol en el último minuto. Así lo intentó Marcelo, pero su vuelo para enganchar una volea dentro del área le salió rana. 

Los detalles y los errores decantan la balanza para el Atlético

El inicio del tiempo extra fue de abrumador control madridista con repetidas ofensivas ante un replegado conjunto colchonero. Pero en el fútbol los detalles e instantes mandan y otro error defensivo facilitó el tanto rojiblanco. Volea fabulosa de Saúl después de que Varane perdiese una pelota dentro de su área. 

Cruel desenlace para un Real Madrid que veía luego cómo Koke anotaba el cuarto tras una gran jugada de Diego Costa, sin duda, el mejor. Marcelo seguía a lo suyo (sin estar en su lateral) y las consecuencias eran en forma de goles. Entró Borja Mayoral, pero ya estaba todo el pescado vendido a favor del Atlético de Madrid. Campeón de la Supercopa de Europa por detalles, errores y un coloso delantero.