El Málaga intentará hacer caer a quien levantó
Koné, Ontiveros y Roberto Torres conversan con el colegiado

El Málaga intentará hacer caer a quien levantó

En la primera vuelta, el Osasuna se enfrentó a los de Muñiz con 12 puntos menos. La visita malaguista se saldó con una remontada de los pamplonicas y dos expulsados en la escuadra malacitana.

davidca
David Caravaca

En la primera vuelta, todo era diferente. El Málaga se disponía a viajar a Pamplona para enfrentarse a un Osasuna que estaba bastante por debajo de los de Muñiz. Les separaban doce puntos, y se presumía una victoria malaguista, pero no fue así.

Y es que la polémica fue la protagonista del encuentro. Los de Muñiz comenzaron ganando el partido en el 21. El Málaga consiguió mantener el resultado hasta los últimos 20 minutos del encuentro. Faltando alrededor de un cuarto de hora para el final, el árbitro expulsó a Leschuk y se desató la polémica.

Gustavo Blanco fue expulsado por segunda amarilla. La decisión del colegiado fue rigurosa. Los jugadores malaguistas discutieron con el árbitro por no considerarla una decisión justa, y los ánimos se calentaron. En este contexto de tensión, el Osasuna empató el partido.

Lo acalorada que estaba la plantilla malaguista tuvo su consecuencia en la siguiente jugada: N'Diaye fue expulsado. Con 9 jugadores en el terreno de juego, los nervios se hicieron aún más notables. Incluso Xisco, del Osasuna, fue expulsado también por protestas.

El encuentro se resolvió con la victoria del Osasuna que certificó el tanto de Roberto Torres en el minuto 83. Se trató de un partido, a priori tranquilo, que acabó siendo polémico y sirvió como detonante para que las dudas en el Málaga se proliferaran.

Luego, más polémica

Lo que encendió del todo la tensión fue la decisión del Comité de Competición. El órgano de la RFEF le retiró la última tarjeta amarilla a Leschuk, dejando en evidencia que la decisión del árbitro fue equivocada. A N'Diaye sí le endosó un partido de sanción.

Esta decisión alentó la polémica, pues la expulsión de Blanco fue el descencadenante de los locos últimos minutos del partido, que hicieron que el Osasuna se alzara con la victoria. La afición se indignó y los dos equipos siguieron adelante.

Nuevo enfrentamiento

El Málaga y el Osasuna vuelven a enfrentarse el lunes a las 9 de la noche, en La Rosaleda. En esta ocasión, la tesitura es completamente diferente. Ahora, es el Osasuna el que domina la clasificación, y aunque su ventaja no es demasiado amplia, están por encima de los de Muñiz.

Los 4 puntos que les separan indican que la entidad de Martiricos debe vencer para ponerle las cosas difíciles a los de Arrasate. Los equipos de la zona alta de la tabla están muy apretados y toda presión a los líderes se antoja vital para conseguir el ascenso.

Oportunidad de oro para el Osasuna

No sabemos si en esta ocasión habrá polémica, pero lo que conocemos con certeza es que si los pamplonicas consiguen los tres puntos, se alejarán mucho del Málaga y se afianzarán en el liderato. Serían 7 puntos los que les separarían de los de Martiricos.

En las primeras jornadas, fue el Málaga el que dominó la tabla. Los de Muñiz no pudieron sostenerse en el liderato y sumar una ventaja suficiente para quedar en lo alto de la clasificación. Los de Pamplona tienen, el lunes, esta oportunidad.

La afición será clave

Los malaguistas ya respondieron con efectividad la llamada de Muñiz acudiendo en masa al encuentro ante el Córdoba. En esta ocasión, si los aficionados quieren "venganza" por el primer resultado con polémica, el club ha sacado entradas a 5 euros, disponibles en varias facultades.

De este modo, el club sigue la doctrina de su entrenador: realizar un llamamiento constante a la afición para lo que queda de temporada. Además, el horario no motiva a la movilización. Con la oferta, la entidad de Martiricos intenta paliar este aspecto.

VAVEL Logo