Milagroso empate en Mestalla en la primera vuelta
Óscar Plano controla un balón en Mestalla // FUENTE: La Liga

Milagroso empate en Mestalla en la primera vuelta

Real Valladolid y Valencia CF empataron (1-1) en Mestalla en el duelo correspondiente a la primera vuelta en un choque que dominaron los locales.

franromanfraga
Francisco Román

El Real Valladolid sacó un meritorio y sufrido punto de su visita a Mestalla el pasado 12 de enero. Los blanquivioletas, que sufrieron para no irse de vacío de tierras valencianas, supieron sufrir y remar contracorriente en un partido claramente dominado por un Valencia que, en aquella 19ª jornada, necesitaba puntos como el comer para alcanzar los puestos europeos que divisaban a lo lejos. Por su parte, el Real Valladolid se encontraba fuera de los puestos de descenso, tan solo un punto por detrás del conjunto ché.

Para este duelo, que cerraba la primera vuelta, Sergio González dispuso el siguiente equipo titular: Jordi Masip; Javi Moyano, Kiko Olivas, Fernando Calero, Nacho Martínez; Keko Gontán, Anuar Tuhami, Rubén Alcaraz, Toni Villa; Óscar Plano, Enes Ünal. Por otro lado, el entonces cuestionado Marcelino García Toral alineó a: Neto; Cristiano Piccini, Ezequiel Garay, Gabriel Paulista, José Gayá; Carlos Soler, Daniel Wass, Dani Parejo, Denis Cheryshev; Rodrigo Moreno, Santi Mina.

La contienda celebrada en Mestalla arrancó con un guion que se prolongaría durante el resto del partido. El Valencia, volcado en ataque y con la intención de dominar el juego, tendría que ideárselas para romper el bloque defensivo pucelano, uno de los mejores de España en aquellas fechas. Ya en los primeros diez minutos el Valencia dispuso de dos claras ocasiones, obra de Soler y Rodrigo, que no lograron concretar. Antes de cumplirse la media hora el Valladolid ya había recibido un par de amonestaciones por una dura entrada de Plano sobre Parejo y un contragolpe detenido por Nacho.

Controlando el tempo del encuentro, el Valencia nunca perdería la paciencia. Forzando otra tarjeta amarilla, esta vez sobre Ünal, los valencianistas prolongarían su monopolio del balón, e incluso gozaron de una última ocasión antes de enfilar el túnel de vestuarios; Cheryshev, muy activo en la primera mitad, no lograría convertir un disparo cruzado tras rechazar en Calero. Con todo y con ello, llegaba el descanso con un resultado más satisfactorio para vallisoletanos que para valencianos.

Al poco de iniciarse el segundo tiempo, el Valencia vería recompensados todos sus esfuerzos cuando, seis minutos después de la reanudación, Ignacio Iglesias Villanueva señaló un penalti tras un derribo de Calero sobre Mina. En ese momento, Masip se erigiría como héroe visitante al detener la pena máxima ejecutada por Rodrigo, que lanzó un penalti desastroso. Por si fuera poco, Mina tendría ocasión de convertir el rechace, que el guardameta catalán se encargó, nuevamente, de repeler. Tras esa desafortunada acción, Marcelino decidió mover ficha, sustituyendo a Wass por Francis Coquelin.

Transcurrida la hora de partido, Sergio González realizaría sus dos primeros cambios, dando entrada a Antoñito por Keko y, ya en el 66', a Míchel por Anuar. Un par de minutos antes, Parejo había sido el primer futbolista del Valencia en ver la amarilla tras una entrada sobre Alcaraz. Finalmente, el dominio total y absoluto ejercido por el combinado ché sería capitalizado por el propio Dani Parejo, que se inventó un zapatazo a pase de Soler para estrenar el marcador en Mestalla y desatar el júbilo de la afición.

El gol del Valencia, que dejaba al Pucela contra las cuerdas a falta de veinte minutos, supuso un cambio radical en el planteamiento de ambos equipos. El juego se intensificó, y el físico pasaría a jugar un papel fundamental. Tras varias acciones en las que hombres como Alcaraz, Calero o Coquelin vieron la tarjeta amarilla, el Real Valladolid sacaría oro de una acción aislada, en la que Rubén Alcaraz convertiría de forma espectacular un lanzamiento de falta a 25 metros de la portería. El latigazo, que se alojó en la escuadra derecha de Neto, supuso el 1-1 definitivo que dejó a los pupilos de Marcelino claramente insatisfechos tras el contundente dominio ejercido durante los 90 minutos. Por su parte, los muchachos de Sergio González arañaron un punto valioso, con el que, viendo el desarrollo del juego, pocos contaban.

 

VAVEL Logo
    CHAT