La contracrónica: "El fútbol le debe una al Málaga CF"
Foto: www.malagacf.com

Sueños rotos, frustración, decepción, tristeza... con la cabeza agachada. Esta era la foto de jugadores y aficionados tras finalizar el partido ante el Deportivo de La Coruña con un resultado de 0-1 ante el asombro de todo el mundo al ver que el Málaga CF fue el equipo que buscó la portería contraria durante el partido con un equipo visitante que se defendió de las acometidas del equipo local dado el resultado favorable de dos goles del partido de ida. 

Si bien es cierto que el equipo malaguista no marcó gol alguno en el partido y que la desastrosa segunda parte del equipo en Riazor donde en treinta minuto encajó tres goles condicionó totalmente la eliminatoria, habría que estudiar los hechos puntuales que se produjeron y que sentenciaron al equipo de Víctor Sánchez en este doble enfrentamiento: en el partido de ida, con empate a 2-2, Ontiveros lanzó de forma magistral una falta que fue al poste y, en la siguiente jugada, encajó el 3-2. En el partido de vuelta, Ontiveros se sacó otra vez un gran disparo que pegó en el palo en el minuto diez y, nuevamente, otro lanzamiento desde la frontal del área al palo en el minuto 44. En el minuto 82, la crueldad se ciñó sobre el meta marroquí Munir que, quizás pensando en sacar rápido el balón a su defensa para no perder tiempo, se "despreocupó" de atajar el disparo del jugador visitante e incomprensiblemente se metió el esférico en su propia portería.

Foto: www.malagacf.com
Foto: www.malagacf.com

 

 

 

 

 

 

 

Se acabó la temporada para el equipo malaguista, en la que se deberán analizar los errores que se han producido y cuál será el proyecto deportivo para la próxima temporada teniendo en cuenta que el club ya recibió este año la ayuda económica de dos años y, por lo tanto, desde el punto de vista económico se tendrá que confeccionar una plantilla muy distinta a la actual. Se avecinan cambios y tiempos difíciles en el club: no ascender de categoría, el juicio perdido por Al-Thani con BlueBay y las limitaciones económicas van a pesar como una losa... aunque bien es cierto que ayer se vio claro que la afición está con el equipo para los buenos momentos y también en los peores según pudo verse ayer en la previa del partido y en el postpartido.

El ejemplo que ayer dio la afición malaguista fue maravillosa, digno de elogio y contando con la admiración de todos los amantes al fútbol de este país. En primer lugar, el recibimiento del equipo al llegar en autobús al estadio fue apoteósico con cerca de 4.000 personas. Se tardó diez minutos en recorrer los últimos doscientos metros hasta llegar a La Rosaleda. Cánticos, bufandeo, emociones, color blanquiazul y... esperanza fue lo que se desprendió en estos momentos en uno de los recibimientos más especiales que jamás se recuerda en La Rosaleda. Durante el partido, en el campo hubo una presión continua por parte de la afición al equipo visitante arropando a los locales para que la remontada fuese posible.

Foto: www.laliga.es
Foto: www.laliga.es

Pero lo mejor llegó al final. Con la derrota y la eliminación del equipo local, los gestos de tristeza, lágrimas o mirada perdida inundaban al malaguismo. Jugadores como Adrián, Juankar o Mula rompían a llorar como niños al igual que Munir desde su fallo cometido en el 0-1. La afición animaba a los jugadores y mostraban su compromiso con sus cánticos dirigidos al Málaga CF. Pedían la salida al campo de Munir (estaba desconsolado en el vestuario) y toda la plantilla abrazados se colocaban delante de la Grada de Animación...y rompieron las emociones con más fuerza que nunca. Admiración, orgullo para todos....se había perdido un partido, una eliminatoria y un ascenso pero la conexión jugadores/afición/club quedaba reforzado.  "You´ll never walk alone", el himno de Liverpool, quedó plasmado ayer sobre el césped tras lo demostrado por la afición hacia el club.

Se perdió el ascenso esta temporada, pero lo que quedó claro ayer es que la afición agradeció el esfuerzo de los jugadores y de Víctor Sánchez por haber luchado hasta el final. "Ahora más que nunca, te quiero Málaga" fue el cántico y mensaje que quiso dejar claro la afición. Vendrán tiempos difíciles, pero así será más fácil salir a flote.

 

VAVEL Logo