El Villarreal se mantiene a flote
Empate en La Cerámica / Foto: LaLiga

El Submarino consigue romper con la dinámica de derrotas y vuelve a sumar ante un Atlético de Madrid tocado que ya suma cinco empates consecutivos a domicilio. La Cerámica se ha convertido en uno de los peores escenarios para el conjunto colchonero que llevan sin ganar allí desde la temporada 2014/2015 en la que Fernando Torres anotó la victoria por la mínima en el feudo amarillo. Los de Calleja han vuelto a luchar, pero todavía les falta la puntería que les llevó a ser uno de los equipos más goleadores a principio de temporada. 

Javi Calleja no arriesgó con un cambio en el sistema de juego, confió en sus hombres habituales, pero con dos grandes cambios: Samu Chukwueze sustituyendo a Toko Ekambi y Manu Trigueros en el centro del campo ocupando el puesto de Santi Cazorla. El jugador asturiano lleva arrastrando un esguince en su tobillo izquierdo que ya le impidió jugar el derbi contra el Valencia la pasada jornada y que le ha obligado a permanecer alejado del grupo hasta la última sesión de entrenamiento. Por su parte, Simeone confió en el tradicional 4-4-2 con dos únicos cambios en la alineación colchonera. Ante la ausencia de Correa, por ciclo de tarjetas, el técnico reorganizó el once y apostó por Lodi y Arias en los extremos defensivos. 

Los amarillos y los rojiblancos saltaron al verde con el objetivo de ponerle fin a la racha negativa que llevan arrastrando ambos equipos. Unos primeros 45 minutos muy igualados en los que cualquiera de los dos conjuntos podría haber inaugurado el electrónico. Una primera parte con ocasiones y llegadas a portería a la que le faltó efectividad para matizar el primer tanto. Los de Calleja volvían a competir, se mostraron cómodos sobre su feudo, jugando a la carrera y protagonizando jugadas de peligro, pero faltó intensidad para pararle los pies a los rivales. Samu Chukwueze junto a Zambo Anguissa se convertían en los hombres del conjunto amarillo, obligando a Oblak a estar muy atento al partido. El buen juego de ambos llevó el empate a cero al descanso en La Cerámica

El segundo tiempo se retomó sin cambios. Los de Calleja salieron buscando el ataque y mantuvieron el buen ritmo de los primeros 45 minutos. Cerca estuvo Chukwueze de anotar la ventaja en el electrónico con una gran jugada individual que terminó sobrepasando la portería visitante. Ante el notable peligro generado por el Villarreal y el control del esférico, Simeone no tardó en responder y se dispuso a mover ficha antes de alcanzar el primer cuarto de hora. El técnico buscó la reacción del equipo, un cambio más ofensivo para dominar a los locales y fue Vitolo quien saltó sobre el feudo amarillo sustituyendo a Thomas. El tiempo corría sin novedades en el marcador, con un juego muy repartido y con la máxima igualdad sobre el verde. 

Javi Calleja no tardó en realizar los primeros y habituales cambios: Moi Gómez abandonó el partido por Toko Ekambi, mientras que, minutos más tarde, Iborra pedía el cambio por molestias y entraba Morlanes en su lugar. Los cambios no renovaron a los amarillos que mantuvieron el ritmo sin generar ocasiones claras, pero evitando que los ‘colchoneros’ rompieran con la igualdad. Simeone volvió a mover banquillo, primero con Trippier por Arias y, cinco minutos después, agotó los cambios rojiblancos con la entrada de Llorente por Herrera. Ontiveros se convertía en la última sustitución ‘grogueta’ dispuesto a demostrar el buen nivel en el que se encuentra y dispuesto a dejar los tres puntos en La Cerámica, pero la falta de acierto castigó de nuevo al Submarino.

El reparto de puntos mantiene a los ‘colchoneros’ en puestos europeos, pero pendientes del resto de partidos de la jornada que pueden adelantarles en la clasificación. Por su parte, el punto supone un pequeño respiro para al Villarreal que se queda a seis del descenso y que permite romper con la racha de tres derrotas consecutivas. Le faltó profundidad y efectividad a un Submarino que supo leer muy bien a un Atlético de Madrid tocado, pero complicado. Los de Calleja visitarán el Sánchez Pizjuán la próxima jornada en la que el empate ya sabrá a poco

VAVEL Logo