Gemma Font, la
pieza clave del tablero 
Gemma Font en pretemporada con el Barça Femení. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Nutrida del fútbol más puro, Gemma Font apenas tardaba en descubrir que el porvenir le guardaba un privilegiado lugar bajo el arco. Siguiendo los pasos de su padre en la garita, la catalana hallaba el anhelado camino al sostén de La Masía. Refugiada en los brazos de la escuela catalana, la progresión espectacular de Gemma no retenía dudas. Fiel a un estilo tatuado a ultranza, la huella de la barcelonista emprendía la senda de un trayecto con una meta cada vez más cercana.

Eludiendo la soledad del arco en una de las posiciones más ingratas sobre el tapiz, Gemma Font siempre logró encontrar la manera de sobresalir con destellos de luz omnipresente. El fútbol, sustentado en un tablero de maniobras colectivas, se inclina por inercia a apartar la figura de una pieza tan trascendental como solitaria. Y ella, en este juego, es la reina. Sujetando la mirada a lo inesperado, la centinela azulgrana conseguía transitar por todas las categorías del fútbol formativo de la cantera hasta llamar a la puerta del Barça Femení la temporada 2018/2019. Sumergida en plena dinámica del primer equipo, la presencia de Gemma comenzaba a coger impulso el curso pasado, erguida como un auténtico puntal con el filial de Jordi Ventura y Miguel Llorente y asidua a las llamadas de Lluís Cortés en primera línea de batalla.

Gemma en pretemporada. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

El fruto a la perseverancia

Arrojando los sueños a la bandera de la humildad, Gemma nunca ha desestimado sus objetivos. De naturaleza tranquila, espantando el desasosiego que emerge siempre ante las acometidas de un rival, la cancerbera de Tagamanent despunta con un juego de pies refinado. La seña de identidad, tan singular en el manual del cualquier portero del Barça, encuentra en Gemma el vértice más preciso. Siempre atenta a cada jugada, el gran nivel de concentración sobre el tapiz le encumbra a consolidarse como una guardiana compacta a prueba de cualquier munición.

Gemma también comparte pasión con su hermana Meritxell Font, portera del Femení Juvenil

Intachable la pasada campaña con el filial, los guarismos amparan la calidad de un espíritu celeste sublime bajo los tres palos. A las órdenes de Jordi Ventura lograba disputar un total de 14 encuentros en el Grupo Norte del Reto Iberdrola, recogiendo el cuero del fondo de las mallas en tan sólo dieciséis ocasiones. Además, Lluís Cortés citaba a la canterana en otras catorce citas, convirtiéndose en una alternativa fiable a la consagrada portería del Barça Femení.

Dominando cualquier registro que se tercie, fortificando un muro ante el avasallamiento enemigo, su figura se acrecienta en el siempre temido uno contra uno. Además, la cancerbera ‘culé’ destapa unos reflejos felinos inusuales, apresando el esférico con su tela de araña sobre la superficie o alzando el vuelo delineando finos esbozos en el aire. Ahora, entreabierta la calzada en el horizonte, la marcha de Pamela Tajonar presume con vehemencia el progreso de Gemma Font, preparada para dar el salto al portal del Johan Cruyff.

El factor Gemma Font

En un equipo dónde no se contempla el sorteo al libre albedrío del esférico, la figura de Gemma encaja sin forcejeos en el esquema del Barça Femení. Aprendiendo al lado de Sandra Paños, la portera catalana aspira a seguir rasgando las posibilidades que le depare el mañana. El virtuoso juego de pies, la seguridad exhibida desde el área chica, y la  firme creencia en sí misma con sólo 20 años le permite sostener en sus guantes unos sueños cada vez más cercanos.

La facilidad para encontrar el mejor arranque de la jugada y esa manera de manifestarse desde atrás imprime al resto del escuadrón de una fe inquebrantable en la maniobra que elaboran. Esencial y pieza primordial, Gemma Font eleva su voz hacia una temporada que promete grandes aventuras. En su espejo reflectan las siluetas de Víctor Valdés y Laura Ràfols, dos extraordinarias leyendas de ‘Can Barça’ que algún día, sin lugar a dudas, compartirán sus bienaventuradas páginas con la de Tagamanent. Sin premuras, acumulando riquezas en el camino, el porvenir abre las puertas de par en par a una promesa cada vez más real. Es el momento de Gemma Font. Es la hora de seguir brillando.

VAVEL Logo