Análisis post Alcoyano-Real Madrid: vergüenza histórica
Fuente: realmadrid.com

Ha vuelto a pasar. Y esta vez de manera aún más dolorosa. El Real Madrid ha caído en dieciseisavos de final de la Copa del Rey, un año más, y contra un equipo de Segunda B, la tercera categoría del fútbol español. Cuando un club semiprofesional elimina a todo un Real Madrid, no hay excusas que valgan, y menos aún en las condiciones en las que lo ha hecho. Ni acabar el partido con jugadores como Casemiro, Kroos, Benzema, Hazard o Asensio en el campo, ni jugar con un hombre más los últimos diez minutos de encuentro, han evitado que el Alcoyano marcase el 2-1 definitivo en el minuto 115. Y esto es algo que deja en evidencia a cada miembro del equipo.

·Zidane, sin respuestas

Cuando un equipo no está funcionando bien, el entrenador es el encargado de cambiar las cosas y mover al equipo. Sin embargo, Zidane solamente realizó un cambio en los primeros 90 minutos. Pese a que, claramente, el equipo no estaba funcionando y estaba atascado y sufriendo, el técnico se limitó a sustituir a Mariano por Benzema en el minuto 67. Lógicamente, la dinámica no cambió y el Alcoyano acabó empatando en el minuto 80.

Se echó en falta un entrenador con ideas, un entrenador con opciones y alternativas que diesen la vuelta al partido y beneficiasen a sus jugadores. Sin embargo, vimos al francés perdido, estático y sin respuestas ante la situación del equipo.

·Una defensa estática

Desde el portero hasta el último jugador, el Real Madrid concedió mucho al rival y lo acabó pagando caro. El propio Lunin fue el primero en cometer errores, en los despejes y en las salidas, que acababan en ocasiones de gol. En el resto de jugadores madridistas también se vio muy poca intensidad. A ilusión y ganas, está claro que el Alcoyano les pasó por encima.

El gol del empate llegó en un saque de esquina, en el que los locales arrastraron a todo el Real Madrid al primer palo, para peinar el centro hacia el segundo palo, y que José Solbes rematara a placer sin mucha resistencia de Vinicius, que estuvo poco atento a su marca.

Y, en el segundo gol, de poco le sirvió al equipo blanco ser un hombre más, tras la expulsión de Ramón López. Una una contra mal defendida, una vez más con mucha menos intensidad que el rival, acabó con un pase en profundidad a Ali Diakité, a quien Lucas Vázquez dejó solo, y que sirvió un centro en bandeja a Juanan, que se adelantó a la defensa y, una vez más, al portero, para empujar el balón a la red.

·Un ataque sin efectividad

El abuso de centros laterales volvió a ser uno de los principales métodos ofensivos del Real Madrid. Sin claridad jugando por dentro, sin grandes actuaciones individuales, y sumado a la gran actuación del guardameta rival, José Juan, el Madrid ha vuelto a verse sufrir mucho para lograr marcar. Lo hizo Militao aprovechando un centro de Marcelo, y nadie más tuvo el acierto suficiente como para anotar el segundo, ni siquiera cuando el Alcoyano se quedó con un jugador menos.

Queda clara la debilidad del equipo blanco en el aspecto ofensivo, que no parece que vaya a tener solución a corto plazo y que será uno de los principales problemas, como ya lo ha sido los últimos años, si no quieren acabar la temporada sin títulos.

VAVEL Logo