FC Barcelona vs Real Sociedad (4-2): Exhibición azulgrana y thriller en el Camp Nou
Gerard Piqué celebrando el gol ante la Real Sociedad. | Foto: FC Barcelona

El FC Barcelona arrancaba su andadura en liga ante su afición. Después de más de un año el público pudo asistir al Camp Nou, motivación extra para los hombres de Ronald Koeman. La Real Sociedad era el conjunto a batir, el rival para empezar a remontar el vuelo tras la traumática salida de Leo Messi del club. 

Por su parte el equipo vasco llegaba al Camp Noucon la seguridad de ser uno de los equipos más a tener en cuenta de LaLiga Santander. El combinado dirigido por Imanol Aguacil se consagró la anterior campaña como campeón de la Copa del Rey 2020 y acabó en sexta posición en la clasificación liguera. 

El FC Barcelona arrancó de inicio con dos de los fichajes que más expectación han despertado entre la afición culé, Memphis Depay y Eric García estaban en el once inicial. El león de Países Bajos era uno de los grandes alicientes del duelo, ya que, con la salida del astro argentino gran parte del ataque azulgrana debía pasar por sus botas, junto con las de Griezmann. 

Monopolio azulgrana

El equipo de Ronald Koeman salió como un tiro al verde, tan solo en el primer minuto del encuentro el conjunto culé gozó de dos grandes oportunidades, en las botas de Braithwaite y Griezmann. La oportunidad del danés la desbarató con una buena intervención Remiro, mientras que el disparo de Griezmann se marchó desviado por encima de la portería de la Real Sociedad.

El FC Barcelona siguió monopolizando la posesión de balón y las ocasiones en el primer tramo de la primera mitad, mientras que la Real Sociedad vivía instalada en su propio campo, superada en todo momento por el equipo culé. El combinado barcelonista, comandado en defensa por un gran Gerard Piqué, lograba llegar antes a todas las disputas del encuentro. Griezmann capitalizaba las ocasiones del conjunto culé, mientras que Depay daba síntomas de entenderse a la perfección con el francés. 

Piqué enciende al Camp Nou

Fruto de la insistencia azulgrana llegaría la falta lateral que provocó el delirio en el Camp Nou. Memphis Depay fue el encargado de botar la falta lateral cometida por el conjunto txuri urdin, lo hizo con una maestría impecable, habilitando a uno de los capitanes sin brazalete del conjunto barcelonista, Gerard Piqué. El central azulgrana cabeceó el esférico al interior de la red con una frialdad pasmosa para poner el 1-0 en el marcador, provocando los cánticos ensordecedores de la hinchada culé coreando su nombre. 

El duelo se convirtió en un monopolio azulgrana, que no daba opción alguna a la Real Sociedad de crear peligro, mientras dormían el partido y seguían acumulando ocasiones de peligro. Memphis estaba siendo uno de los hombres clave para que el equipo de Koeman encadenara varias ocasiones de gol, mientras Remiro se encargó de desbaratar el 2-0 en el marcador por el momento. 

Braithwaite responde con goles

La primera mitad tocaba a su fin con el guion de partido inamovible, el Barça buscando ampliar la ventaja en el marcador mientras que la Real Sociedad se sostenía sobre el alambre a duras penas. Defensivamente el FC Barcelona estaba demostrando una gran implicación de todos sus efectivos, destacando el goleador Piqué y Jordi Alba, recuperando multitud de balones durante toda la primera mitad. Sin embargo, no todo estaba dicho en los primeros 45 minutos del duelo. Braithwaite, con un gran testarazo, puso el 2-0 en el marcador para hacer justicia sobre el verde de un Camp Noumuy ilusionado. El danés pudo ampliar la ventaja en el marcador tras un gran centro medido de De Jong, de nuevo clave en la medular azulgrana.

La segunda mitad empezó con el mismo ritmo vertiginoso impuesto por el FC Barcelona, apenas 2 minutos tras la reanudación Griezmann envió el balón al fondo de la meta txuri urdin, sin embargo el colegiado Hernández Hernández anuló el tanto por fuera de juego previo de Frenkie De Jong. Tras la primera intentona culé llegó la segunda oleada con apenas segundos de diferencia, Jordi Alba envió el balón al palo izquierdo de la portería defendida por Remiro, con todo a favor para sentenciar el encuentro. 

Una vez finalizado el vendaval del Barça en el inicio del segundo periodo, la Real Sociedad se asomó sobre las inmediaciones de la meta azulgrana por mediación de Oyarzabal. El internacional con la selección española gozó empezó a capitalizar las ocasiones de ataque del equipo visitante, que pretendía despertar de la odisea que estaba viviendo en el coliseo culé.

A pesar de los intentos del combinado donostiarra por cambiarle la cara al partido, lo cierto es que el Barça no estaba por la labor, en especial Martin Braithwaite, que volvió a ver puerta consiguiendo un doblete en el estreno liguero del FC Barcelona. El 12 culé, colocado en la rampa de salida del combinado azulgrana, logró empalar el esférico tras un rechace en la salida de un córner y enviarlo al fondo de las mallas. Con 3-0 en el marcador y la superioridad aplastante del Barça el encuentro estaba listo para sentencia. 

La Real Sociedad despertó

El Barça siguió con su marcha triunfal hasta la recta final del duelo, sin importar el rival de entidad que tenía en frente. El combinado dirigido por Ronald Koeman no bajó el pie del acelerador y deleitaba con grandes combinaciones y ocasiones de gol a la afición presente en el Camp Nou, que no cesó de animar al equipo durante los 90 minutos del choque. En medio de toda la euforia culé, tras verse con los tres puntos en el bolsillo, la Real Sociedaddespertó del trance y decidió meterle picante a los últimos minutos del duelo con un gol de Julen Lobete.

Dicho y hecho, el combinado vasco despertó de una estocada y consiguió liberarse del claro dominio azulgrana anotando el 3-2 en apenas tres minutos. Oyarzabal con un lanzamiento de falta magistral, logró enviar el balón a la escuadra de la portería de Neto, tocaba sufrir en el Camp Nou contra todo pronóstico tras lo visto sobre el terreno de juego. El encuentro entró en una fase no apta para cardiacos, con la Real Sociedad volcada en ataque y el Barça intentando defenderse con uñas y dientes.

Con este escenario apareció de nuevo el hombre del partido, Martin Braithwaite, que con un gran movimiento asistió de manera perfecta a Sergi Roberto, para que este se encargara de poner el definitivo 4-2 en el marcador. El FC Barcelona se llevó los primeros tres puntos de la temporada en el debut liguero y delante de su afición por primera vez después de más de un año, en un encuentro que se volvió completamente loco en los últimos 10 minutos del mismo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VAVEL Logo