La segunda plaza cuesta sudores sevillistas
Papu Gómez luchando por un balón // Sevilla FC

Sonaba el pitido inicial en el Sánchez Pizjuán, en un encuentro crucial para ambos conjuntos. Los sevillistas, tras quedar eliminados en la Champions League, buscan mantenerse en su segundo puesto. Por otro lado, los colchoneros, queriendo levantar cabeza después de perder el gran derbi madrileño. En conclusión, un partido de talla mundial.

  • Una primera parte muy igualada


El Sevilla comenzaba presionando en campo rojiblanco con mucha intensidad. Los futbolistas de Lopetegui no querían perder ni un balón. Mientras que los colchoneros tenían muchos problemas para sacar el balón. Desde minuto 1 se veía a Simeone darle indicaciones a sus jugadores desde el banquillo.

Solo fueron 6 minutos los que le bastaron a los andaluces para ponerse delante en el marcador. Rakitic sacó su diestra a relucir y disparó a la escuadra de una forma potente. A pesar del tempranero gol, los rojiblancos seguían teniendo la batuta del partido y no bajaron en ningún momento el ritmo. El Atlético no encontraba la forma de llegar al terreno rival y Luis Suárez no conseguía aparecer. El único que lo intentaba era Correa, que logró disparar a portería en los primeros minutos del partido.

Tras estos minutos de bloqueo colchonero, los de Simeone tiraron de orgullo y se hicieron con el empate en el minuto 33. Aprovechando una falta a balón parado, Lemar realizó un gran córner que Felipe consiguió rematar a la perfección. Un duro palo para los sevillanos, que mantenían la sintonía del encuentro.

En el último tramo, los colchoneros perdieron a uno de sus jugadores más importantes: Marcos Llorente. Fue sustituido por Rodrigo de Paul. El Sevilla tuvo la última ocasión. Rakitic sacaba la falta al segundo palo y ahí aparecía Delaney, pero su golpe de volea no fue lo bastante bueno. Y así acabaron los primeros 45 minutos, ambos conjuntos concentrados y bien metidos en el juego. El empate fue justo para los dos.

  • Ocampos, decisivo en los últimos 45 minutos

En el comienzo de la segunda parte, pasó todo lo contrario que la anterior. Ahora el que presionaba más era el Atlético. Diego Carlos se mostraba providencial a la hora de robar un balón que Carrasco se disponía a disparar. Ocurrida esta acción, Trippier lo intentaba desde el lado izquierdo del área, pero Bono consiguió atraparlo.

Sendos técnicos empezaban a realizar cambios en sus respectivos banquillos. Lopetegui apostaba por la entrada de Acuña y Rafa Mir, sustituyendo así a Jordán e Iván Romero. Mientras tanto, Simeone cambiaba a Luis Suárez por Cunha. Buena decisión técnica por parte del argentino, que tras el nefasto partido del uruguayo buscaba frescura en la delantera.

La tensión en el ambiente del Ramón Sánchez Pizjuán iba creciendo a los largos de los minutos. Muchos parones, faltas, choques entre los jugadores. Pero el Atlético tenía bien controlado el partido. Lemar se convirtió en la estrella del ataque colchonero y creó más de una ocasión. El Sevilla se defendía como podía, y a pesar del asedio madrileño, tiró unas cuantas veces a portería. Ocampos aprovechaba cualquier pérdida de balón de los atléticos para disparar a puerta. El argentino, como siempre, revolucionando el partido.

Cuando el partido entró en su fase decisiva, los futbolistas comenzaron a aumentar sus ataques. El conjunto andaluz rompió su barrera defensiva para atacar más por los laterales y el equipo madrileño aprovechaba todos los centros posibles que pudiesen llegar al área. Hubo varias ocasiones por parte de los dos, pero finalmente los sevillistas se alzarían con la victoria. En el minuto 88, los andaluces realizaron un gran saque de esquina, y Ocampos, una vez más, recogiendo un rechace del larguero, consigue batir a Oblak y lograr los tres puntos. Este es el camino.

VAVEL Logo