El Salzburgo frustra la continuación del Sevilla en Champions
Ulmer defendiendo la pelota de Montiel / @RedBullSalzburg (Twitter)

El Sevilla FC viajó al Red Bull Arena para enfrentarse al Salzburgo. No era un simple partido de Champions, era una final para los de Lopetegui. Si ganaba hoy, pasarían a octavos. Solo valía ganar, y el equipo era consciente de ello. El técnico vasco salió con un once de gala para salir victorioso de Austria y poder continuar a la siguiente ronda de la máxima competición europea. 

Los primeros minutos de partido, el Sevilla mantenía el control de la pelota. De todos modos no era suficiente para llegar a la portería de Philipp Köhn. La primera ocasión de los hispalenses llegó a los diez minutos en un saque de esquina. Diego Carlos remató un centro de Joan Jordán. El brasileño estuvo cerca, pero el cabezazo no acabó ni entre los tres palos. 

El Sevilla dominaba el partido, frente a un Salzburgo que no buscaba tener la pelota. Los austriacos intentaban de vez en cuando salir al recuperar la pelota, pero los zagueros hispalenses no estaban teniendo mucho trabajo. 

Rakitic intentó sorprender con un disparo cruzado. El croata se colocó la pelota escorado a la izquierda del campo e intentó cruzarla. El mediocentro sevillista buscó un gol por la escuadra con rosca, pero el disparo se marchó fuera de la portería de Köhn. 

El Salzburgo tuvo su primera ocasión en el 32’. Ulmer cedió la pelota a Luka Sucic. El croata controló en la frontal y golpeó sin pensarlo dos veces. El disparo se marchó cerca del palo izquierdo de la portería de Bounou. Poco después el Sevilla respondió. Los de Lopetegui tuvieron una llegada peligrosa en el arco contrario. Rakitic terminó la jugada con un golpeo desde la frontal, pero el disparo fue centrado y el portero suizo atrapó la pelota sin problema. 

A falta de cinco minutos, el Sevilla se quedó con las ganas de marcar. Iván Rakitic sacó una falta que centró al área. En el punto de penalti, Fernando Reges remató el pase del croata. El remato se marchó rozando la portería. En el caso de que hubiera acabado dentro, el tanto no subiría al marcador porque el brasileño estaba en posición adelantada.

El partido se marchó al descanso con un Sevilla bastante superior. Mucha posesión y más ocasiones, pero sin efectividad. El gol no llegaba. En el otro lado, estaba un Salburgo que cedía la posesión a los de Lopetegui. Además, tan solo tuvieron la ocasión de Sucic. 

Tras comenzar el segundo tiempo, los de Lopetegui estuvieron cerca, pero la suerte no estuvo de su lado. En una llegada por la derecha de Gonzalo Montiel, el argentino sacó un centro. Iván Rakitic remató el pase, pero más que un disparo fue una prolongación para Munir. El hispano-marroquí realizó un segundo cabezazo y estampó la pelota en el larguero

Jarro de agua fría para el Sevilla

Poco después, el equipo local dio un golpe en la mesa. En el minuto 50’, Adeyemi corría por la banda izquierda y centraba al área. Noah Okafor remataba de primeras completamente solo para abrir el marcador con el primer disparo a portería. El Salzburgo se ponía por delante con tan solo un golpeo entre los tres palos. Después del tanto, los austriacos se vinieron más arriba, llegando a tener posesiones más largas y finalizando jugadas. Mientras tanto el Sevilla lo siguió intentando. Ocampos escorado en la banda izquierda disparó a portería, pero el golpeo del argentino se marchó fuera de la portería.

En el 64’, el Sevilla tuvo otro contratiempo. Joan Jordán cortaba el contraataque del Salzburgo, el mediocentro atrapó a Adeyemi que salía velozmente. El colegiado le enseñó la tarjeta amarilla, pero el jugador catalán ya había visto la primera tarjeta en el 56’, lo que supuso la expulsión de Jordan. El Sevilla tendría que luchar contra viento y marea para intentar dar la vuelta a la situación. 

El Salzburgo intentó el segundo en el minuto 70. Bounou tuvo que detener un potente disparo desde una distancia bastante lejana. Benjamin Sesko intentó aprovechar un balón suelto y golpeó fuertemente a portería. El marroquí estuvo atento y blocó el disparo

El Sevilla por mucho que intentara acercarse a la portería de Köhn, no lograría tener grandes ocasiones. El Salzburg seguiría intentando ampliar la ventaja, pero las oportunidades del equipo austriaco las detenía Bounou. 

Finalmente, el Sevilla perdió ante el Salzburgo. Los de Lopetegui no lograron marcar en el primer tiempo, y en el segundo el tanto de Okafor les haría mucho daño; tanto, que no lograron apenas levantar cabeza. El club de Nervión tendrá que jugar la Europa League por quedar tercero en la fase de grupos debido a la derrota del Wolfsburgo ante el Lille. El Salzburgo que se llevó la victoria logró por primera vez en su historia clasificarse para la fase eliminatoria de la Champions League.  

 

VAVEL Logo