Empate agridulce en San Mamés entre Athletic y Granada CF
Molina peleando un balón con Vencedor. Foto: Pepe Villoslada / Granada CF

El Granada CF rozó la victoria ante el Athletic Club en San Mamés pero, debido a una cadena de errores llegando al final,  ese deseo no se formalizó y se acabó dejando el marcador en tablas. Tomado como un partido vital para el devenir de Robert Moreno, el conjunto granadino no pasó del empate (2-2) en un choque austero y muy gris.

El encuentro comenzó muy igualado. El Athletic llevó la posesión en los minutos iniciales, aunque no finalizaba con jugadas de gran peligro. Mientras tanto, el Granada CF intentó optimizar sus virtudes con una doble punta formada por Suárez y Molina para poder 'profanar' la meta rival.

Escudero y Torrente eran una de las principales novedades en el conjunto nazarí. El lateral zurdo tuvo que encarar durante bastante tiempo a un muy activo Nico Williams, que daba ejemplo de la juventud y picardía que tiene. Por otro lado, Torrente le ganó la pugna a Abram en la vacante en la pareja de centrales tras la lesión de Víctor Díaz ante el Real Madrid. El canterano, que es una de las mayores promesas del Granada CF, debutó de esa manera en el once titular.

El Athletic Club se adelantó tempranamente en el marcador pese a que se esperaba un choque muy duro. Raúl García aprovechó un serio error de Montoro a la hora de ceder un balón desde atrás cuando quería salir jugando. Ganando la posesión, Muniain vio al atacante desmarcado en el punto de penalti y, con una formidable asistencia, se la cedió a García -que no quería desaprovechar esta oportunidad- para que batiera a un Maximiano que no pudo hacer nada (1-0).

Pese a que el Granada tenía la imperiosa necesidad de revertir esta situación, el equipo de Marcelino García se mantuvo firme en sus ideas y con la posesión en campo rival. Sin muchos ‘inputs’ que pudiesen dar un giro al encuentro, un impotente Granada esperaba oportunidades claras con las que pudiera poner las tablas de nuevo.

El plantel nazarí se veía con serios problemas para salir desde su área. El asedio de los leones era cada vez mayor y, con pocos mecanismos para cambiarlo, los locales se sentían más cómodos y serenos con el esférico, como Nico Williams, una de los futbolistas más queridos en San Mamés.

  • La eficacia de Machís, clave para revertir el partido

Cuando todo parecía ir a peor, el Granada dio un golpe en la mesa y mostró su valía y entrega constante. Cuando más se le estaba buscando, Darwin Machís, que volvía a la titularidad tras varias jornadas de ausencia, empató el choque gracias a una grandiosa individualidad donde bailó a Lekue y puso con un tiro cruzado el balón al palo contrario de Unai Simón (1-1). Un gol clave y necesario para el Granada CF.

El tanto le vino muy bien a los andaluces, que poco a poco fueron encontrando un compás grupal debido a la mejoría en la medular. Molina, tras una formidable combinación, tuvo el segundo gol granadino en sus botas, pero su finalización no fue lo suficientemente buena.

Sin embargo, el Athletic Club no se cansó y prosiguió con sus intentos, aunque sin tanta intensidad como antes. Los Nico Williams, Muniain o Raúl García, entre otros, estuvieron muy enérgicos y con ganas de 'sangre', pero el plantel de Robert Moreno -sancionado en este partido- aguantó.

Sin haber dado mucho tiempo para más, un gran contragolpe del Granada CF fue letal para poder remontar el partido. Un explosivo y determinante Machís robó en el centro del campo, llegó hasta la boca del área y, después de rebotar en Dani García, Molina tocó lo justo y necesario para introducir el balón dentro de la portería local (1-2). Sorpresivamente, en cuestión de minutos, los granadinos le dieron la vuelta al electrónico.

  • La plaga de lesiones que deja al Granada en paños menores

Los leones siguieron luchando para cambiar el resultado y, con una falta lateral, Sancet envió un testarazo que se fue llorando de la guardia de Maximiano. Germán, minutos después, cayó al suelo aquejado de unos fuertes dolores que conllevaron a un cambio forzado por Abram. El káiser granadino, lesionado, se tuvo que ir en la camilla y tuvo que abandonar el terreno en los minutos finales del primer acto del partido. La zaga defensiva del Granada se quedó en cuadro.

El acoso de los leones volvió a ser constante desde el inicio de la segunda parte. El Granada, con defensa de cinco en tareas de repliegue, actuando como central Maxime Gonalons, tuvo que esforzarse considerablemente para detener a unos jugadores muy feroces y con hambre.

Uno de los más rompedores en el Granada CF, Darwin Machís, tuvo que salir del campo aquejado de unas molestias musculares. El staff técnico de Moreno, con ciertas dudas, optaron por introducir a Neva por el de Tucupita que, muy dolorido y lamentándose de lo sucedido, abandonó el verde realizando una de las mejores actuaciones en lo que va de temporada.

Raúl García volvió a avisar con una volea desde más de 30 metros que finalizó en el larguero. Sin duda, el de Pamplona tuvo el empate. Los de Marcelino, que veían cómo pasaba el tiempo y no encontraban ocasiones considerables, metieron a Iñaki Williams y Zárraga en el juego para poder cambiar el guion del partido.

Los hermanos Williams, veloces y potentes en todo momento, tuvieron otro claro intento para igualar de nuevo el resultado. La respuesta a esta jugada fue una salida veloz de Rochina que, tras recibir un golpeo por detrás de su pie, se quejó de un fuerte dolor que encendió las alarmas en el servicio médico del Granada CF. Después de atenderle, el de Sagunto se fue en camilla y en su lugar entró Eteki, que volvía a jugar en LaLiga tras lesionarse contra el Barça.

Los nazaríes, pese a la lluvia de lesiones, siguieron con su juego, manteniendo su filosofía inicial y esperando oportunidades con las que pudieran aumentar la ventaja. Luis Suárez, en una de estas, tiró una parábola que estrelló en el larguero del meta internacional con la selección española, Unai Simón.

Maximiano, una vez más, salvó los muebles en el Granada CF con un formidable palmeó a mano cambiada que despejó el duro trallazo de Zárraga. Los leones, continuaban en su afán y no daban tregua.

  • El gol de las tablas y los minutos finales de infarto

Tanto persistir tuvo su recompensa. Una fugaz jugada de Williams, tras un pase frontal de Yeray, acabó con la entrada de este en el área, entrando el balón lentamente en el área chica. Abram despejó en la línea el gol, dicho despeje rebotó en Torrente, que estaba en el suelo tras resbalarse. Williams se adueñó de nuevo del esférico y lo mandó al palo, pero, tras tantas fatalidades, Muniain acabó empujando el balón y Maximiano, sin querer, metió el gol del empate (2-2).

Los minutos finales fueron de total infarto. Ambos equipos tiraron la casa por la ventana y lucharon cada balón divido como si fuera el último. El duelo fue un constante carrusel de emociones. Iñigo Martínez fue expulsado con roja directa por evitar un uno contra uno en el minuto final del partido tras cometer falta sobre Luis Suárez. Los locales rugían cada vez más y acechaban a su presa, pero no pudieron matarla.

Este empate permite al Granada CF sumar un punto que lo alza en la tabla y lo saca de los puestos de peligro. La próxima jornada le espera el Alavés, rival directo que mantendrá igualado un emocionante encuentro.

  • Ficha técnica

Athletic Club: Unai Simón, Lekue, Yeray, Iñigo Martínez, Balenziaga (Petxarroman 77’), Nico Williams, Dani García (Zarraga 59’), Vencedor, Muniain, Raúl García, Sancet (Iñaki Williams 59’).

Granada: Maximiano, Quini, Germán (Abram 44’), Torrente, Escudero, Montoro, Gonalons, Rochina (Eteki 64’), Machís (Neva 54’), Suárez, Molina.

Goles: 1-0 Raúl García, min 10; 1-1 Machís, min 25; 1-2 Molina, min 34; 2-2 Maximiano (P.P), min 76.

Árbitro: Adrián Cordero Vega (comité cántabro). Ha amonestado a Zárraga e Iñigo Martínez (roja directa) en el Athletic y a Montoro y Germán en el Granada.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 de LaLiga disputado en San Mamés (32.661 aficionados).

VAVEL Logo