Análisis post: el Atleti en Champions, el Madrid en París
Ancelotti abrazando a Casemiro tras sustituirle I Imagen: Getty Images

El Real Madrid llegó al derbi con la mente puesta en París, en el Liverpool; mientras que el Atleti no tenía otra cosa entre ceja y ceja que certificar su clasificación para la Champions.

Los planteamientos del choque

Comenzando por el conjunto local, el Cholo alineó un 1-4-4-2 formado por: Oblak bajo palos; Vrsaljko, Savic, Giménez y Reinildo en la línea defensiva; Koke y Kondogbia en la sala de máquinas, acompañados por Llorente y Carrasco que partieron desde las alas; y, en ataque, los dos puntas fueron Correa y Cunha.

Diego Pablo Simeone decidió dejar en la bancada a futbolistas de la talla de Griezmann, Luis Suárez o Rodrigo De Paul, a causa del gran estado de forma de otros como Cunha, Carrasco o Kondogbia. La apuesta del técnico argentino fue acertada y logró hacerse con el dominio de la medular en la primera parte y, desde ahí, ser superior y controlar el juego. No obstante, en la segunda parte, las piernas fueron pesando en los colchoneros y el partido se convirtió en un ida y vuelta sin un dominador claro.

Por su parte, Carlo Ancelotti salió al verde del Wanda para conceder minutos a los menos habituales y darles la oportunidad de demostrar su valía. Por tanto, los once elegidos fueron: Lunin en portería; Lucas Vázquez en el lateral derecho, Militao y Vallejo como pareja de centrales, y Nacho en el lateral izquierdo; en la medular, Casemiro, Kroos y Camavinga fueron los titulares; y, por último, el tridente ofensivo lo formaron Rodrygo, Jovic y Asensio.

Alineación <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol/2022/05/08/real-madrid/1111012-unfuturo-en-buenas-manos.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol/2022/05/08/real-madrid/1111012-unfuturo-en-buenas-manos.html'>Real Madrid</a></strong> I Imagen: Getty Images
Alineación Real Madrid I Imagen: Getty Images

Solo hacía falta observar el banquillo madridista compuesto por Courtois, Carvajal, Modric, Benzema y Vinicius, entre otros, para tomar consciencia de que aquel encuentro para el campeón de liga era tan solo un trámite. El único objetivo del Real Madrid en el día de ayer era dar una buena imagen y, sobre todo, no salir con ningún lesionado del feudo colchonero.

Análisis del encuentro

En cuanto a lo futbolístico, el Atleti dominó y se mostró notablemente superior durante la primera parte. Los rojiblancos supieron entender cada compás del choque y llevaron el partido a su terreno para imponer su planteamiento en el derbi. Al filo del término de la primera parte Carrasco transformó un polémico penalti para abrir la lata y marcar el único gol del partido.

Los jugadores del Real Madrid evidenciaron la poca conexión que existe entre futbolistas que apenas han jugado juntos. Además, los pocos titulares habituales que partieron de inicio se mostraron faltos de intensidad y ganas, dado que su principal objetivo era no acabar tocados en aquel partido sin trascendencia alguna. Asimismo, cabe destacar la actitud de Jovic en los minutos que disputó. El serbio tenía, en la noche del domingo, una oportunidad de oro para dar un golpe encima de la mesa y reivindicarse. Sin embargo, el delantero madridista se mostró absolutamente desidioso, se dedicó única y exclusivamente a caminar sobre el césped del Wanda Metropolitano. Habiendo visto la actitud del ex de Eintrach, se entiende a la perfección la decisión inicial de Ancelotti de optar por Mariano en su lugar.

Tras una primera parte marcada por el dejarse llevar del Real Madrid y la intensidad que el Atlético de Madrid trató de imprimir al juego, en los segundos 45 minutos el partido se rompió en favor del espectáculo. Aunque pueda resultar paradójico, a pesar del dominio mostrado por el conjunto colchonero en la primera mitad, fue en la segunda cuando el Atleti gozó de más ocasiones. Griezmann y, sobre todo, Carrasco con un disparo a la cepa del poste tuvieron las más claras para haber sentenciado el partido y abultado el marcador.

En el lado opuesto, Carlo Ancelotti fue dando entrada progresivamente a las estrellas que tenía en el banquillo. Valverde, Vinicius y Modric disputaron los últimos compases del partido con la finalidad de que no perdieran el ritmo de competición y para intentar sorprender con un gol que hundiera al máximo rival. A pesar del ingreso al partido de los más habituales, el conjunto blanco tampoco encontró ocasiones muy claras para hostigar la meta de Oblak. Así pues, se llegó a la finalización del encuentro con el objetivo de ambos equipos cumplido. El Atlético de Madrid logró llevarse los tres puntos para certificar su cuarta plaza soñada para poder competir en Champions la temporada que viene, y el Real Madrid salió del Wanda sin lesionados y con todos los futbolistas disponibles para los próximos compromisos con vistas a la gran final de París.

La polémica envolvió el derbi

La controversia del derbi estaba más que servida, a causa de la negativa a hacer el pasillo por parte del Atlético de Madrid. Sin embargo, los colchoneros quisieron aumentar la polémica colocando una pancarta en uno de los balcones del Wanda que daba al exterior. El escrito decía: “entre la prensa y los de amarillo, 120 de años de pasillo”. El mensaje y la intención estaba clara, cargar contra los medios de comunicación y contra los árbitros. La pancarta refleja a la perfección la desesperación y envidia de un equipo que no solo ha tenido que observar como, durante esos 120 años, el Real Madrid levantaba 35 ligas, sino que también han sufrido en sus propias carnes como el club más laureado de la historia les derrotaba en dos finales de Champions. Sí, efectivamente, esa misma competición con la que todo colchonero sueña, o más bien tiene pesadilla; esa misma competición que saca una sonrisa a cualquier madridista al recordar que ya llevan trece en sus vitrinas y que el 28 de mayo irán a París a por la decimocuarta.

Quizás, el Atlético de Madrid y sus aficionados deberían haberle exigido a la mejor plantilla de su historia realizar una mejor temporada en LaLiga, en vez de negarle el pasillo al campeón. Quizás, la indignación rojiblanca debería haberse dirigido a la lamentable gestión de vestuario del entrenador mejor pagado del mundo. En definitiva, quizás deberían aplicarse ese refrán que enuncia la facilidad de las personas para ver la paja en el ojo ajeno y no en el suyo propio.

Pero, dejando lo extrafutbolístico de lado, el partido también estuvo marcado por la polémica arbitral. Paradójicamente, el mismo equipo que se había quejado de los árbitros antes de empezar el choque fue el más beneficiado en la noche del domingo. El colegiado, Soto Grado, decidió dar vía libre al juego brusco del Atlético de Madrid; mientras que sancionó con cartulinas amarillas las primeras faltas del conjunto blanco. Llamó poderosamente la atención ver como Savic le dio una patada innecesaria a Nacho a la altura de la rodilla y, tanto el árbitro de campo como el VAR, hicieron la vista gorda y dejaron impune al montenegrino. Del mismo modo, en la segunda parte Cunha propinó una patada a Vallejo en la cabeza, en la disputa de un balón dividido en el área, pero el colegiado, una vez más, ni siquiera amonestó al delantero brasileño. Dos expulsiones que, sin lugar a dudas, habrían cambiado por completo el devenir de un encuentro que debió haber tenido una lectura arbitral radicalmente distinta. Por último, cabe destacar que el penalti que dio la victoria al Atlético de Madrid tuvo mucho de polémica. Es cierto que Vallejo pisa a Cunha, pero el pisotón se produce cuando el ariete brasileño ya había perdido el equilibrio a causa del forcejeo previo con el zaguero madridista. Es imposible que un futbolista cayendo tenga oportunidad de disputar el balón, es imposible que alguien pueda ver penalti en una infracción que se produce involuntariamente mientras el futbolista está cayendo al suelo.

Jugadores del <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol/2022/05/06/real-madrid/1110759-la-intrahistoria-de-una-remontada-para-el-recuerdo.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol/2022/05/06/real-madrid/1110759-la-intrahistoria-de-una-remontada-para-el-recuerdo.html'>Real Madrid</a></strong> protestando a <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/futbol/2021/12/21/real-madrid/1096592-previa-athletic-vs-real-madrid-a-cerrar-el-ano-de-la-mejormanera-posible.html' href='https://www.vavel.com/es/futbol/2021/12/21/real-madrid/1096592-previa-athletic-vs-real-madrid-a-cerrar-el-ano-de-la-mejormanera-posible.html'>Soto Grado</a></strong> I Imagen: Getty Images
Jugadores del Real Madrid protestando a Soto Grado I Imagen: Getty Images

En fin, quizás el Atlético de Madrid debería revisar el partido y la pancarta, tomar consciencia de la humillación que ese escrito supone y disculparse con una entidad como el Real Madrid. El señorío no solo se demuestra en el campo, también en las oficinas y la afición; y, viendo lo visto en el día de ayer, el conjunto colchonero deja mucho que desear en estos ámbitos. Tal vez, todo proyecto futbolístico debería estar encabezado por unos valores; dejando de lado los futbolistas de 120 millones y los entrenadores mejores pagados del mundo. En conclusión, tal vez el éxito de los mejores clubs del mundo, Real Madrid y FC Barcelona, resida en la elegancia y los valores que transmiten y… en ese aspecto al Atlético de Madrid le queda mucho camino que recorrer.

VAVEL Logo