Si se observa la clasificación, un 13º puesto en la clasificación no es para que tiren cohetes en Vigo, pero tampoco para llenarse de drama. El problema se encuentra más en el desarrollo de la misma. El simple hecho de llegar a la última jornada opositando al descenso define la campaña. Cabe preguntarse qué podría haber ocurrido si el Barça hubiera llegado jugándose el título de liga, en lugar de en plenas vacaciones en Ibiza. Ni Coudet, ni Carvalhal ni el mismo presidente Carlos Mouriño pueden sacar mucho pecho. En cualquier caso, no trataremos la responsabilidad de una temporada mejorable, sino el porqué en números.

La tendencia celtarra en las últimas temporadas no es precisamente alcista. De las últimas 7 únicamente en la 20-21 acabó entre los 10 primeros. El resto estuvo por debajo del 10º puesto o incluso coqueteando con la caída a los infiernos. Habría que preguntarse cuál es el puesto del Celta en nuestra competición pero su trayectoria es mejorable.

Evolución en puestos del Celta Fuente:@juanmaironman  ​
Evolución en puestos del Celta Fuente:@juanmaironman ​
  • Cuando la eficacia cae... problemas

El mayor de los problemas del Celta lo ha encontrado en las áreas. Su eficacia ha sido la peor de LaLiga. Los tiros a puerta recibidos son prácticamente idénticos (138 en la 21-22, 135 en la 22-23). Los realizados han tenido una importante mejora (de 143 a 168). Sin embargo, no todo es evitar tiros del rival y realizarlos. Y ahí es dónde ha fallado.

Su balance de gol en tiros a puerta realizados frente a los recibidos es de -13%. El peor de esta liga. En la pasada, estuvo en el 0,01. Fue el equipo cuyos rivales tuvieron más acierto, un 39% de los tiros fueron gol. 26% de acierto contra portería del oponente, únicamente Valladolid y Elche fueron peores (23%). En lo relativo a la propia, lo fácil es señalar a sus porteros y no siempre es acertado, o cuando menos justo. En muchas ocasiones la línea defensiva o incluso el resto del equipo han concedido tiros más sencillos.

​Eficacia en las áreas Fuente: @juanmaironman  ​
​Eficacia en las áreas Fuente: @juanmaironman ​

Queda claro que la irrupción de Gabri Veiga (11 goles y 4 asistencias) ha resultado determinante en la salvación celtista. No hay mejor muestra que su partido ante el Barça. Nadie podrá decir que fue un “héroe por accidente”. Se vio venir toda la temporada.

En este sentido, Iago Aspas no puede ser eterno. Los 36 años están cada vez más cerca y hay poca duda de que en las últimas temporadas ha sido el pilar principal del equipo. De otro lado, es inevitable pensar que sus mejores 50 partidos ya están disputados.

​ Participación en goles de <b><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/data/iago-aspas' href='https://www.vavel.com/es/data/iago-aspas'>Iago Aspas</a></b> Fuente: @juanmaironman  ​
​ Participación en goles de Iago Aspas Fuente: @juanmaironman ​

El Celta lo necesita, y él lo da todo, pero la edad y sus problemas físicos le han lastrado en demasía. Lo más lógico es que no pueda rendir a su mejor nivel. En sus últimas temporadas, entre goles y asistencias ha pasado de participar en un 49%, un 53% a un 35% de los goles celtarras en la presente. En realidad, si se piensa fríamente, siguen siendo grandes números, pero la dependencia de él ha sido excesivamente elevada de siempre.

De entre sus 30 goles en las dos últimas ligas, 24 han sido con la pierna izquierda. Sin duda, ha sido y es una de las zurdas más letales del fútbol español. Sea como fuere, aunque la dependencia celtista se ha diversificado con Veiga, 23 de los 43 goles en la 22-23 (54%).

 

  • El balón parado, un problema a solucionar

Otro de sus talones de Aquiles ha sido el balón parado, donde también ha sido el peor equipo de la liga en balance. Encajó 8 goles en córners y 1 derivado de una falta colgada. Por el contrario, solo pudo sumar 2 en córners –Aidoo y Seferovic ante el Betis y Valencia-. -7, justo por delante están Cádiz, Getafe y Valencia, con -6. En ese sentido, Rafa Benítez tendrá mucho trabajo, pero también pueda hacerles mejorar. Estos datos son excluidos los penaltis. En ellos, les fueron pitados 3 a favor y 8 en contra.

En otros aspectos numéricos, ha perdido 5% en posesión del balón (del 55,53% al 50,26%), lo cual es una cifra importante. Ha de vigilar los inicios de los partidos que en ocasiones han sido funestos. 11 goles encajó en los primeros 15 minutos por tan solo 2 en la 21-22. Esto hace que en 21 encuentros el rival se pusiese por delante, por 16 de la pasada campaña.

Su capacidad de reacción está en clara tela de juicio. En ninguno de los 37 consiguió voltear el marcador. No ocurre desde el 3-1 al Granada en la temporada 20-21. En resumen, en esos 37 encuentros, solo sumó 7 puntos derivados de 7 empates. En esta hubo 5, solo Valladolid (0) y Cádiz (1) fueron peores.

Sea como fuere, puede parecer que todos estos "pecados" del Celta son infranqueables en el futuro. Muy al contrario, es la base sobre la que mejorar. Y no es tan difícil cuando eres el peor de los 20 en algún aspecto.

 

 

 

VAVEL Logo