El Real Madrid se presenta a la segunda jornada de LaLiga tras vencer al Athletic de Bilbao por 0-2 en su estreno liguero, y su siguiente cita tendrá lugar en el Power House Stadium para enfrentarse a la UD Almería, que no pudo gozar del privilegio de vencer en su primer partido, pues cayó derrotado ante el Rayo Vallecano por 0-2.

La pasada temporada fue dura para el club almeriense, que como recién ascendido, tuvo que pelear por la permanencia hasta la última jornada. La plantilla, dirigida por Rubí, tenía bastante menos calidad y acabó salvando la categoría en las últimas dos jornadas tras empatar frente al Real Valladolid y el Espanyol, logrando mantenerse en primera división por tan solo un punto con respecto al conjunto pucelano, que ya milita este año en LaLiga Hypermotion.

Las expectativas este año son mayores, y se espera que tras una temporada complicada, la UD Almería se asiente en la media tabla y escale algunas posiciones. Evidentemente el objetivo de Europa es precipitado. Para poder entrar en competiciones continentales y no descender la misma temporada, se necesita cierto tiempo para conseguir lo necesario; un buen apoyo económico, una gran masa social y un buen fondo de banquillo para dar el nivel requerido en todas las competiciones que se disputen.

La preparación veraniega del conjunto indálico

A pesar de que Rubi consiguió la permanencia in extremis, la directiva rojiblanca decidió que lo mejor tanto para el club como para el vilasarense era separar sus caminos, así que de esta manera, en junio se oficializó que Rubi no continuaría en la disciplina almeriense. El encargado de dirigir la disciplina indálica durante esta temporada será Vicente Moreno. La nueva apuesta de Turki Al-Sheikh llega procedente del Al-Shabab árabe, pero Moreno ya conoce el fútbol español, pues dirigió al Espanyol y al Mallorca antes de marcharse a Arabia Saudita. El técnico valenciano es fiel creyente de un juego de combinación y de la salida de balón, para lo que necesita una zaga y un medio del campo con suficiente calidad para poder tocar atrás sin miedo a la presión contraria. La dirección deportiva del Almería ha hecho un gran esfuerzo para poder entregar a Vicente Moreno la totalidad de los recursos solicitados por el míster, dentro de un marco lógico obviamente, y se ha reforzado con varias llegadas en todas las posiciones del campo, tal y como el natural de Masanasa pidió. La mayoría de las llegadas se ha financiado con la venta de El Bilal Touré por 28 millones de euros al Atalanta, siendo la segunda operación que más dinero ha abonado a las arcas del UD Almería tras la de Darwin Nuñez al Benfica.

En portería, se esperaba que Fernando mantuviese la titularidad tras una temporada de lujo en la que fue uno de los jugadores revelación del equipo andaluz, pero Moreno ha considerado que, para poder aspirar a más, se necesitan dos guardametas de garantías, por lo que hace un par de días se reveló que Luis Maximiano formará parte de las filas almerienses en calidad de cedido, con una opción de compra obligatoria a fin de año que ronda los 8 millones de euros. En la rueda de prensa, Vicente Moreno ha afirmado estar encantado de poder contar con tres grandes porteros (Luis Maximiano, Fernando y Mariño), y que incluso los porteros de la cantera tienen un gran nivel.

Édgar González | Foto: UD Almería
Édgar González | Foto: UD Almería

En la zaga, Vicente Moreno pidió salida de balón y seguridad, pues durante el término de la campaña pasada, la defensa dejó mucho que desear y era uno de los aspectos a reforzar de manera obligatoria. Édgar González del Real Betis fue el elegido para el centro de la defensa, aunque no hizo el mejor comienzo, cometiendo un penalti en su primer partido de liga con la elástica rojiblanca. También hay que destacar la llegada de Pubills, un joven lateral derecho llegado de Levante que peleará el puesto a Pozo. Kaiky y Chumi seguirán disponibles para rotar junto a Édgar, mientras que en la banda izquierda se espera mucha continuidad por parte de Akieme.

El pivote es una zona absolutamente clave para Moreno, pues es el centro de la creación de juego, y para ello ha pedido a la dirección deportiva ciertas cualidades, como buen toque, calidad y buena visión de juego, además de apoyo en defensa. Iddrisu Baba y Dion Lopy han sido los dos fichajes para cubrir esta posición, y tendrán que pelear por ganarse la confianza del míster, aunque es posible que el técnico tenga una predisposición por Baba, debido a que compartieron vestuario en Mallorca durante dos temporadas.

Uno de los fichajes del medio del campo que más repercusión ha causado ha sido el de Sergio Arribas, por el cual el Almería pagó 6,5 millones por la mitad de sus derechos federativos, pues la otra mitad se la reserva el club vendedor, el Real Madrid. Aún así, la titularidad de Sergio no está asegurada, pues la estructura Robertone-Melero es muy fuerte y ha cumplido con las expectativas.

Finalmente, la punta de la lanza indálica. El Almería ejerció la opción de compra obligatoria que impuso el Marsella por Luis Suárez, por lo que ya es propiedad del equipo español. Además, el mismo día que se anunció el fichaje de Luis Maximiano, también se hizo oficial el de Ibrahima Kone, llegado del Lorient francés tras anotar nueve tantos en la pasada temporada.

Luis Suárez disparando | Foto: UD Almería
Luis Suárez disparando | Foto: UD Almería

De esta manera, el estilo de juego de la UD Almería puede variar mucho gracias a la polivalencia de varias piezas del engranaje rojiblanco, por ejemplo, la baja de Babic (aún sin inscribir) este fin de semana podrá ser cubierta por hasta cuatro jugadores distintos que otorgarán un nivel similar, dándole un fondo de plantilla muy importante al cuadro dirigido por Vicente Moreno. Si se presume que para ganar el encuentro se necesita una superioridad en el centro del campo, se puede jugar con un 4-2-3-1, con Baba y Lopy en los pivotes, mientras que, si es preciso recargar las bandas, se pueden quitar uno de los pivotes y convertir a los interiores en extremos para rotar a un 4-3-3.

Al igual que el resto del equipo, la delantera también rotará dependiendo de lo que Moreno considere necesario. Luis Suárez es un delantero rápido, ratón de área que sabe desmarcarse muy bien y correr a la espalda de la defensa, mientras que Kone es un nueve tradicional, más grande, que tiene también la capacidad de desmarque, pero no es tan veloz, sino que actúa de cazagoles y que se puede imponer a los centrales rivales de cabeza, pues tiene un físico privilegiado.

Este fin de semana, dadas las características del Real Madrid, la confianza de Moreno en ciertos jugadores y el corto tiempo de adaptación de ciertos jugadores de cara a la presente jornada, el once inicial más posible es el siguiente.

XI Inicial del Almería: Fernando, Pozo, Édgar, Chumi, Akieme, Baba, Robertone, Melero, Embarba, Ramazani y Luis Suárez.