La opinión: "Al fin Isco volvió a jugar en la Rosaleda como jugador local...con la selección española"

Málaga acogió de forma apoteósica a la selección española colgando en La Rosaleda el cartel de "no hay billetes" tanto en el entrenamiento como en el partido disputado ante Costa Rica

La opinión: "Al fin Isco volvió a jugar en la Rosaleda como jugador local...con la selección española"
Foto: malagacf.com

Lo acontecido durante esta semana en Málaga con la selección española de fútbol ha sido un baño de masas hacia nuestro país, todo quedó resumido en las declaraciones en la rueda de prensa después del partido  de Lopetegui acerca de la afición de Málaga: " Desde el primer día hemos notado el cariño de la gente. El campo estaba precioso.  Enhorabuena a todos los malagueños".

Se trataba del primer partido amistoso de cara a la preparación para el Mundial que se disputará en Rusia en el año 2018, y después de cinco años sin acudir la selección a Málaga, se iba a tener nuevamente la oportunidad de ver a los mejores jugadores de nuestra selección en el césped, con la ilusión que esto implica para el aficionado y en la que esta temporada el equipo local del Málaga CF ocupa el puesto de colista tras comenzar de forma desastrosa la liga.

Cartel de no hay billetes en La Rosaleda

Málaga respondió con gran entusiasmo el partido de la selección, colgándose el cartel de "no hay billetes" días antes del encuentro. Así mismo, para el entrenamiento programado el viernes por la tarde en el estadio de martiricos, las invitaciones quedaron agotadas en un intervalo de cuatro horas.  La afición, fiel a su selección española y como campeona del mundo y de europa que ha sido, respondió sobradamente y tomó conciencia de la expectación que suponía que los mejores jugadores nacionales desplegaran su juego de toque en el césped de La Rosaleda.

Y lo vivido anoché fue sencillamente espectacular. Qué equipo formaron entre los jugadores de la selección nacional y el público presente! En un estadio "lleno hasta  la bandera", el color rojo y amarillo de la selección española brilló por su notoriedad: niños, jóvenes, adultos y mayores mostraron su entusiasmo con sus banderas, bufandas y caras pintadas, que animaron y presumieron con orgullo ser de  nuestra España. Antes de comenzar el partido respetaron el himno de  Costa Rica mientras sonó por megafonia y a continuación tatarearon  el himno nacional español en un alto nivel de decibelios para los allí presentes. 

Isco vitoreado de principio  a fin

Y se presentó España con un once inicial formado por Kepa, Odriozola, Piqué, Ramos, Jordi Alba, Thiago Busquet, Iniesta, Isco, Silva y Morientes. Volvía el jugador adorado por La Rosaleda, el único e irrepetible Isco que se llevó la mayor ovación de los jugadores que se nombraron por megafonía del once titular. Fue el jugador revelación en el Málaga CF de Manuel Pellegrini, el ganador de la Golden Boy gracias a su descaro y su calidad, aquel jovencito que deleitó a la afición malaguista con sus regates, asistencias, desbordes, paredes, etc.... y que todo el que le vimos en Málaga no nos ha sorprendido lo que ahora es como jugador del Real Madrid CF. Ya lo dijo el jugador de Arroyo de la Miel en unas declaraciones que realizó hace unos días defendiendo que sigue siendo el mismo jugador  que antes: "No creo que haya cambiado tanto, al final ahora se me ve más y estoy teniendo más continuidad. Antes no tenía tanta participación en partidos importantes, es lo único que ha cambiado".

La primera parte que realizó el equipo español fue fantástica, buena culpa de ello fue el juego desplegado por Iniesta, Thiago, Silva e Isco que movieron el balón de un lado a otro del campo con rapidez. Si bien es cierto que el equipo costarricense no opuso resistencia,  la velocidad con la que circulaba el balón así como el nivel técnico mostrado por los jugadores unido a las internadas por la banda tras magistrales pases realizados desde el centro del campo hacían que la linea atacante de España estuviese muy activa con Morientes como jugador franquicia; fruto de ello fue que con una dosis de paciencia distribuyendo el balón se encontró que en los primeros veinticinco minutos iba ganando con un  2-0 que no dejaba lugar a dudas de que iba a producirse nuevamente una goleada como en el último partido de la selección en la Rosaleda ante Venezuela. Isco se movía con una libertad absoluta, con gran brillantez: pases en profundidad, asistencias, lanzamiento de falta, regate con caño incluido.... todo ello  provocaba el "olé" de la afición que se frotaba los ojos al ver a su hijo pródigo desplegar este repertorio en el césped del estadio blanquiazul.

En la segunda parte, la selección realizó una serie de cambios pero aún no siendo el juego tan vistoso como en la primera parte, redondeo un marcador de 5-0 que vuelve a generar una gran expectativa de toda la afición viendo lo que puede hacer el equipo en el Mundial de Rusia.

Isco, que fue cambiado en el minuto 65 debido a un golpe sufrido con Watson, recibió una atronadora ovación en la que respondió con aplausos al malagueño, y en el que después del partido ha reconocido estar impresionado con La Rosaleda por el cariño que le han mostrado después de tantos años.

El impacto televisivo que tuvo este partidazo de España, según datos facilitado por la RFEF, fue de casi cuatro millones de espectadores y la cuota de pantalla supuso el 23,6 % del share.

Anoche se cumplió lo que todo malaguista deseaba, volver a ver a jugar a Isco en La Rosaleda como jugador local..... con la selección española.