Crónica de una eliminatoria anunciada

El Real Madrid certificó su pase a octavos de final de la Copa del Rey con una goleada por 5-1 que daba carpetazo a una Cultural Leonesa que lo intentó todo en vano. Mariano Díaz fue el héroes de la noche, en un once plagado de jugadores no habituales, con un hat-trick de renombre.

Crónica de una eliminatoria anunciada
Mariano Díaz celebrando uno de sus dos goles ante la Cultural. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL

Hundir a todo un transatlántico como el Real Madrid no es nada fácil. No solo es necesaria la épica o el ímpetu, si no la fortuna. Y durante la noche del miércoles la Cultural Leonesa no la tuvo de su parte. Ni si quiera ante un barco liderado, casi en su mayoría, por grumetes o marineros que no estaban en su mejor estado de competición. 

Hablamos de un conjunto blanco en el que eran alineados futbolistas poco rodados actualmente como Casemiro, James Rodríguez, Pepe o Mariano Díaz, o jóvenes promesas del filial como Martin Odegaard, Enzo Zidane o Álvaro Tejero. Lo que si queda claro con la victoria por 5-1 del Real Madrid a la Cultural Leonesa, es que el madridismo puede estar tranquilo: la totalidad de la plantilla cumple y con nota.

Once del Real Madrid ante la Cultural Leonesa. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL
Once del Real Madrid ante la Cultural Leonesa. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL

Nada más comenzar el encuentro el Real Madrid quería demostrar quien mandaba sobre el verde. El conjunto merengue sacaba el mazo ante su público y golpeaba primero para sentenciar, aún más si podía, una eliminatoria totalmente cerrada desde el partido de ida. La gloria corría a cargo de Mariano Díaz, el ariete merengue siempre aprovecha al máximo los escasos minutos que tiene y esta vez lo volvió a hacer con maestría para inaugurar el marcador

Durante el ecuador de la primera parte, un colombiano que pasaba por el área alargaba aún más la agonía leonesa. En efecto, James Rodríguez enviaba al fondo de las mallas un esférico en el minuto 21 que suponía el 2-0 en el luminoso. El media punta se reivindicaba en una sus temporadas más complicadas como futbolista.

James celebra su gol frente al equipo leonés. | FOTO: Daniel Nieto
James celebra su gol frente al equipo leonés. | FOTO: Daniel Nieto

Conforme avanzaban los minutos, el conjunto comandado por Zinedine Zidane se gustaba ante su público. Parecía un combate en un antiguo circo romano, con las aficiones dejandose los pulmones desde la grada, mientras un veterano gladiador se enfrentaba a un indefenso y maltrecho campesino que intentaba caer con las botas puestas sobre la arena.

James y Mariano Díaz se reivindicaron sobre el verde

Con todo el pescado vendido sobre el terreno de juego, solo existía un equipo ante la parroquia blanca. Cambios de dirección, penetraciones laterales, filtración de pases entre líneas... El Real Madrid sacaba a relucir todo su repertorio ofensivo ante un desamparado rival que se veía abrumado por los pupilos de Zinedine Zidane.

Así, despacito y con buena letra, el gigante de Concha Espina coció a fuego lento el tercer tanto del equipo. De nuevo volvía a caer en la cuenta del tanque dominicano, Mariano Díaz, que certificaba su doblete particular. El que fuera máximo anotador del filial la pasada temporada, recibió un centro en profundidad desde el costado diestro y no dudo en enviar el balón al fondo de la red. Un gol que llenaría de confianza a un ariete que no pasa por su mejor momento deportivo.

Yeray hizo un gol para la historia Leonesa

Instantes previos a tener que abandonar el campo con motivo del descanso, el conjunto visitante no quería irse al tunel de vestuarios con un sabor de boca tan amargo. Quería demostrar que habían llegado hasta aquí por algo, que aún tenían algo que decir. Yeray reunió todo el sentir de la afición leonesa en sus botas y lanzó un latigazo de rebeldía desde la frontal del área contra la meta de Kiko Casilla. Un gol histórico de la Cultural en el Santiago Bernabéu. Un atisbo de luz en un infierno blanco que pretendía mantener firme el fino hilo de vida que le quedaba al conjunto de Rubén de la Barrera.

Yeray, autor del gol ante el Real Madrid. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL
Yeray, autor del gol ante el Real Madrid. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL

La segunda parte de la contienda se iniciaba con un guión totalmente opuesto al de la primera. Sobretodo por parte de una Cultural Leonesa que saltó al terreno de juego con el objetivo de morir con el honor y el escudo intactos. La falta de ganas e intensidad no es algo que se le pueda achacar a los visitantes, que intentaron por todos los medios acercarse, en la medida de lo posible, a la portería defendida por un Kiko Casilla muy seguro bajo palos.

El Real Madrid por su parte continuaba a lo suyo. Sin perder la compostura y sin relajarse sobre el terreno de juego. Los jóvenes canteranos y la parcela ofensiva merengue intentaban competir, pero sobretodo disfrutar; dejando así fluir su calidad técnica con incontables detalles de renombre por parte de futbolistas como Martin Odegaard, Marco Asensio o James Rodríguez.

Isco Alarcon disparando a puerta durante el encuentro. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL
Isco Alarcon disparando a puerta durante el encuentro. | FOTO: Daniel Nieto - VAVEL

Zidane supo mover rápido el banquillo en el descanso dando entrada a Raphael Varane y a Enzo Zidane en detrimento de Carvajal e Isco. Dos futbolistas con los que el técnico no quiso arriesgar más minutos con vistas al clásico del próximo fin de semana ante el Barcelona.

Los canteranos Mariano Díaz (hat-trick) y Enzo Zidane vieron portería

La pizarra funcionó de nuevo para un técnico francés que vive un momento idílico en el banquillo blanco. Esta vez fue su propio primogenito el que certificó la buena mano de sus padre con los cambios. Martin Odegaard brindó un balón magistral al mayor de los Zidane para que hiciera el 4-1 en el luminoso. Enzo, con la misma tranquilidad y técnica sutil de la que hacía gala su padre, cruzó un disparo colocado de escasa potencia para batir a Leandro. Un debut con el primer equipo soñado por el media punta castillista. 

El partido moría conforme avanzaba el crono. Las pulsaciones tocaban el suelo y el juego se volvía cada vez más plano y sosegado; sin llegar en ningún momento a aburrir. La guinda del pastel quiso ponerla Mariano Díaz con un hat-trick de renombre al batir nuevamente al meta visitante Leandro. Tornandose así como un jugador que no desaprovecha las oportunidades de Zidane.

Sin embargo, la Cultural quería tener la última palabra. Y su central Morgado, con un gol final en propia puerta, certificó que la suerte no estaba de lado visitante.

A la espera del próximo rival copero se queda el Real Madrid. Manteniendo en un partido más, una racha encomiable de 32 partidos sin perder.