La redención de Miguel Linares

El delantero del Real Oviedo ha asumido la responsabilidad que se le vino encima tras la lesión de Toché.

La redención de Miguel Linares
La redención de Miguel Linares | Imagen: La Liga 1|2|3

Miguel Linares Cólera, nacido en Fuentes de Ebro en la Provincia de Zaragoza en 1982, no valía para la Segunda División. O eso es lo que mucha gente pensaba en un inicio y que solo seguía en el Real Oviedo por los 33 goles que el aragonés había anotado en la temporada en la que el club asturiano ascendió a la Liga 1|2|3. Tras dos temporadas grises, con solo siete goles en cada campaña, e incluso haber tenido que jugar como extremo en el sistema de Fernando Hierro hasta la llegada de Saúl Berjón, el ariete del Real Oviedo ha vuelto a demostrar que todavía quedan muchos goles en esas piernas que cuentan con 35 primaveras. 

A pesar de no haber comenzado la temporada con buen pie, Linares ha seguido trabajando cada jornada por estar a un buen nivel y, lo más importante, ahora se encuentra de nuevo en la situación de delantero centro titular tras la lesión de Toché el 29 de octubre ante el Alcorcón. Después de la baja del que hasta entonces era el máximo realizador del conjunto azul, la afición carbayona se echó a temblar ante la perspectiva de tener que jugar con Linares como titular tras no haber sido el ariete referencia del equipo desde aquella mágica temporada del ascenso de Segunda B. Según fue avanzando la primera semana sin Toché, en redes sociales se cambió completamente la actitud, y el público ovetense empezó a confiar en que Linares saldría y lo daría todo por el Real Oviedo. Y así fue, cuatro goles en cinco partidos (el último en la victoria ante el Lorca FC la pasada jornada) para el delantero aragonés que significan un renacer del atacante y también cuatro victorias en cinco partidos del equipo de la capital asturiana.

Con estos últimos tantos, Miguel Linares ya ha anotado más goles en el club azul que en ningún otro en el que haya estado y ha convertido su muñequera negra en un amuleto para la afición carbayona, que está disfrutando del rendimiento de uno de los capitanes y personajes más queridos dentro del club, no solo por la cantidad de goles antoados en total, sino por ser el único superviviente de aquella plantilla que en el Ramón de Carranza de Cádiz devolvieron al Real Oviedo al fútbol profesional. Bendito problema el de Juan Antonio Anquela cuando se recupere Toché por no saber a quién sacar de titular o quién dejar en el banquillo. Miguel Linares ha vuelto para quedarse.

Miguel Linares presiona a Carles Aleñá en el partido ante el FC Barcelona "B" | Imagen: VAVEL
Miguel Linares presiona a Carles Aleñá en el partido ante el FC Barcelona "B" | Imagen: VAVEL