La caída en picado de Bojan Jokic

El lateral zurdo del Villarreal entrena pero no juega como groguet y no cuenta en los planes de Fran Escribá, aún así sigue siendo uno de los pilares fundamentales en su selección.

La caída en picado de Bojan Jokic
Fuente: Mª José Segovia (VAVEL España)

Con el regreso a Primera División del Villarreal allá por la temporada 2013-14 la dirección deportiva que dirigía por aquel momento Antonio Cordón hizo una remodelación de la plantilla con el fin de aumentar la competitividad de un grupo que pudiera dar un buen nivel en la élite del fútbol español. Entre las cinco caras nuevas que se unieron a las órdenes de Marcelino llegó libre del Chievo Verona italiano un experimentado lateral izquierdo esloveno llamado Bojan Jokic, que desembarcaba en Vila-Real para suplir la salida de Joan Oriol y mantener la competencia en el puesto.

Desde el comienzo la primera opción de Marcelino siempre fue Jaume Costa: jugador de su confianza y que contaba con el total respaldo de la afición amarilla por su compromiso con los colores y buen rendimiento, pero aún así en su primera temporada, el esloveno contó con algunos partidos en los que cumplió de forma suficiente. Es un lateral seguro en defensa pero sin la velocidad ni profundidad que se espera de un "full-back" en el fútbol moderno, sin embargo siempre sube al ataque con sentido e inteligencia ofreciendo una alternativa de calidad para el ataque. Asimismo son muy destacados sus pases en profundidad capaces de romper la línea defensiva y desmarcar al interior que juega por delante suyo.

Fuente: villarrealcf.es
Fuente: villarrealcf.es

De esta manera, con el paso de las temporadas, la participación de Jokic fue cada vez a menos: con la consolidación (aún más si cabe) de Jaume Costa en el puesto y la irrupción de Adrián Marín desde la cantera, poco a poco su papel pasó a ser el de la tercera alternativa para el puesto. Pero su cruz definitiva llegaría la pasada campaña 2015-16 en el partido de la jornada 7 en el Ciutat de València ante la UD Levante, en el que Jokic partió de titular, pero no tardó en abandonar el campo por doble amarilla. Aquello sembró aún más dudas sobre su validez para el puesto, y Marcelino le dio un papel casi testimonial en la plantilla.

Ante la falta de oportunidades, en el último mercado de invierno, y con 33 partidos en tres dos temporadas y media a sus espaldas decidió tomar sus maletas y partir rumbo a Inglaterra en busca de más continuidad en el Nottingham Forrest de la FL Championship. Nada más llegar, fue recibido con los brazos abiertos por el técnico del Nottingham, Dougie Freedman, quien le dio su respaldo y le hizo inmediatamente un hueco en el once titular, disputando así 21 partidos en cinco meses, y ofreciendo un alto rendimiento. Dougie Freedman: "Jokic es un jugador agresivo y de mucha experiencia".

Con bagaje en el fútbol inglés, Jokic esperaba tener un hueco en el Villarreal y así cumplir su deseo de disputar la UEFA Champions League como amarillo. Sin embargo, la llegada de José Ángel terminó con las ilusiones del esloveno, que igualmente decidió permanecer en el equipo de la Plana asumiendo que no tendría ficha, limitándose únicamente a entrenar. Pese a no jugar en su equipo, es uno de los pilares en la Selección Eslovena, donde es uno de los pesos pesados del grupo e innegociable en las convocatorias.