Santiago y Jumilla cambian de escenario pero repiten marcador
Fotos: Nerea Lago (VAVEL)

El Pabellón Municipal de Santa Isabel cogía el relevo del Multiusos Fontes do Sar para acoger el encuentro de la decimotercera jornada de la Primera División de la LNFS entre Santiago Futsal y Jumilla Bodegas Carchelo. El choque comenzó con el guión previsto de dominio local que pronto se reflejó en ocasiones gracias al tándem (con rima) Catela - Quintela, por su parte Rubén Orzáez, hombre más habilidoso de los visitantes, ponía la respuesta con rápidas contras que eran la única preocupación en la mente de Iker López.

Pero, sin duda, el hombre destacado del primer cuarto del asalto era el portero Fede que, con paradas de mérito, evitaba hasta en tres ocasiones el gol del pichichi local arzuano. Sin lograr desnivelarse, el partido entró en una fase de tregua en las áreas pero de mucha intensidad, así ambos equipos llegaron a las cinco faltas restando tres minutos para el intermedio que le obligaba a no forzar la maquinaria en exceso antes de la bocina, aunque de nuevo dos acciones en los últimos segundos probaron al acertado meta murciano.

Tas el paso por vestuarios ningún equipo parecía encontrar la forma de abrir la lata, sin embargo todo cambiaría muy pronto. Caprichoso el fútbol sala, que negó los goles durante 27 minutos, regaló a los aficionados dos en apenas veinte segundos. Primero sorprendieron los jumillanos con una estrategia de falta en la que Cristian Rubio asistió y Rubén Orzáez empujó en el segundo palo para el 0-1 y, en la siguiente acción, Álex Diz sería el pasador e Iván Rumbo el goleador para dar la réplica y devolver las tablas al luminoso antes de entrar en la recta final. Un 1-1 que, a la postre, sería definitivo.

Cuando restaban siete minutos para el desenlace, Santiago Futsal sumó un hándicap importante al cometer la quinta falta que le situaba al filo de la navaja. A pesar de ello los compostelanos eran los que querían y buscaban la victoria con ataques continuos que llegaban al acoso en los últimos instantes de encuentro. Santi Valladares decidió vestir a Álex Diz de portero jugador faltando tres minutos pero no era día de celebraciones. La férrea defensa de Jumilla, que incluso gozó de contras para vencer, impidieron el desequilibrio.

VAVEL Logo