Montreal se apunta un partido prácticamente ganado por Vegas
Marc-André Fleury se lamenta de su error | Foto Minas Panagiotakis/NHLI via Getty Images

(2) Montreal Canadiens 3-2 Vegas Golden Knights OT (1)

Una eliminatoria que parecía con un favorito muy claro, ya tomó un rumbo diferente al esperado tras el segundo partido en el que Montreal se aprovechó de un flojo inicio de Vegas para poner una ventaja que resultaría insalvable para los locales. Y ahora tras el tercero, a pesar del cambio de marcha de los de Nevada que desde el principio vetaron la presencia de Montreal en hielo propio y pusieron cerco a la portería Carey Price.

Y es que los visitantes venían de dos partidos en casa en los que tardaron en entrar en el juego, en el primero escaparon de la quema anotándose la victoria, pero en el segundo se encontraron una losa cuando despertaron, se vio imposible de levantar. Por eso Peter DeBoer puso las pilas a sus caballeros dorados y los lanzó a la carga desde el minuto uno, pero sin terminar de poner en grandes apuros a unos Habs que arropados por el aforo parcial permitido por las autoridades canadienses para la ocasión, nadaban y guardaban su ropa a la hora de encontrar su oportunidad. 17 tiros visitantes por tres locales mostraban una radiografía del partido que terminó sin goles en el primer periodo.

El segundo empezó con el mismo tono que el primero, y bastó un poco de laxitud en defensa de Montreal, dejando a Nicolas Roy construirse un alojamiento en las mismas narices de Price tras un disco muy bien ganado en la lucha en la valla por Kolesar para poner a Vegas por delante.

Parecía que con el marcador en contra, el partido se ponía muy cuesta arriba para los inquilinos del Centre Bell, que no habían mostrado mucha pólvora salvo la generada en ataques rápidos y verticales hacia Fleury, pero precisamente en una de esas acciones y prácticamente a continuación, uno de los destacados de Montreal, Suzuki, salía desde la zona neutral para asistir a Caufield, agotando la ventaja rival a los 38 segundos de establecerse.

Todas estas acciones devolvieron el partido a su estado habitual, dominio visitante sin premio, y escarceos locales para mantener las orejas erguidas de los asaltantes.

Ante la falta de puntería de los delanteros, en el tercer periodo, los Golden Knights volvieron a encontrar el filón de anotación de sus defensas, Alex Pietrangelo tras un pase de Pacioretty en contraataque dispara desde la misma línea azul para batir a Price, con un gol que con el paso de los minutos cada vez más, olía a ganador del partido.

Y es que el equipo del ausente por dar positivo en Covid-19, Dominique Ducharme, tuvo que liarse la manta a la cabeza y presionar más a su enemigo, pero sin acabar de encontrarse cómodo en el papel. Faltaban apenas dos minutos para la finalización del tiempo reglamentario y en ese momento del partido, cuando los locales estaban contra las cuerdas y con Price a punto de recibir la orden de vacíar la portería, cuando un error flagrante de Fleury, a la hora de manejar el disco en el trapecio, puso el caucho franco a Josh Anderson para marcar el empate a dos y llevar el partido al tiempo extra.

Prórroga jugada de poder a poder y en la que Anderson reclamó el estrellato de la noche al volver a marcar poco pasado el ecuador del tiempo extra en una jugada iniciada por un robo en la zona neutral y llevando el delirio al interior y al exterior del Centre Bell repleto de jerseys tricolores.

Una eliminatoria que parecía destinada a dejarnos dormir para ver los resúmenes en la mañana y centrarnos en la de Bolts contra Isles, y que se ha convertido posiblemente en la semifinal más vibrante de las dos que se disputan. Son los playoff, ya dormiremos cuándo se alce la Stanley Cup.

VAVEL Logo