Las consecuencias del caso Brad Aldrich ponen a prueba a toda la NHL
Foto: NHL.com

Esta semana salían a la luz los resultados de la investigación externa encargada por los Chicago Blackhawks para aclarar las denuncias de abusos sexuales por parte de un jugador, contra el que fuera entrenador de vídeo de la franquicia durante los playoff de 2010 que culminaron en la obtención de la Stanley Cup por parte de la franquicia de Illinois. Unos resultados que revelaron el encubrimiento por parte de responsables de alto rango de la franquicia.

Los ejecutivos que aún se mantenían en el organigrama del equipo pagaron con sus puestos ese ocultamiento, pero el paso del tiempo ha hecho que personas y equipos que pudieran parecer lejanos o ajenos a estas revelaciones se hayan visto implicados en la toma de decisiones difíciles.

Así, Joel Quenneville, entrenador del equipo en esa época ha tenido que dimitir como entrenador de Florida Panthers y Kevin Cheveldayoff ha visto su puesto como gerente general de los Winnipeg Jets en entredicho, al saberse que como ayudante del gerente general de los Blackhawks en 2010, fue uno de los asistentes a la reunión que decidió echar tierra al asunto, aunque tras entrevistarse con el comisionado Gary Bettman, pero tras su testimonio, la liga no encontró evidencia de su implicación directa en la decisión y decidió no tomar medidas al respecto.

Borrar un nombre infame

Foto: chicagotribune.com
Foto: chicagotribune.com

Una de las consecuencias de esa acción pasada es que el nombre de Bradley Aldrich, se grabó en la Stanley Cup como el de todos los jugadores, ejecutivos y todo el elenco técnico de la franquicia, algo que permanece en el tiempo aún más que los festejos que rodearon la consecución del trofeo.

Ya la dirección de Chicago Blackhawks ha solicitado que se desaparezca ese nombre del trofeo, una petición que ha sido recibida de buen grado por el Hockey Hall of fame, custodio y conservador del santo grial del hockey, si no también por el comisionado y vicecomisionado de la liga tras ser consultados, por lo que solo se esperan facilidades para que ese proceso se lleve a cabo.

El nombre que no puede ser borrado en sí, si no que sería tachado grabando unas equis por encima de él, es a día de hoy, el único que está previsto suprimirse.

El sindicato de jugadores también en el punto de mira

Obviamente la NHLPA, principal entidad dedicada a la defensa de los intereses de los jugadores ha acabado salpicada por el escándalo, ya que Donald Fehr, su presidente, ya ocupaba el cargo en 2010, y en el informe recién publicado, Fehr fue al menos contactado en dos ocasiones, una de ellas por una persona cercana a Kyle Beach, sin que tomara ningún tipo de medida o acción, aunque este ha alegado que aunque no tiene ningún recuerdo de dichos contactos, no puede tampoco negar que no hubiesen ocurrido.

Donald Fehr | Foto: cbc.ca
Donald Fehr | Foto: cbc.ca

Así este lunes, habrá una reunión del comité general de la asociación de jugadores, lo que quiere decir que habrá al menos un representante de cada uno de los 32 equipos y en la que podría pedirse la dimisión de su presidente si no llega a dar explicaciones satisfactorias, ya que entre los jugadores el enfado es más que patente.

Un paso más para eliminar la toxicidad en la NHL

El maltrato a sus jugadores le costó el puesto a Mike Babcock | Foto: nhl.com
El maltrato a sus jugadores le costó el puesto a Mike Babcock | Foto: nhl.com

La tradición es un pilar fundamental del hockey, pero en pleno siglo XXI se deben desterrar todas las actitudes y formas de actuar que perjudican la vida de los miembros de la NHL a cualquier escala, ya se tomaron acciones contundentes para evitar el abuso verbal y/o físico que algunos entrenadores consideraban legítimo para dirigir a sus jugadores, y ahora la salida a la luz de la terrible experiencia de Kyle Beach, ha puesto de manifiesto una vez más, aunque responda a la esfera de los abusos sexuales, ninguna vejación o conducta tóxica será permitida en la NHL, y que no solo los perpetradores, si no que aquellos que miren hacia otro lado, aunque no sientan el peso de la ley, si sentirán el desprecio y las sanciones del mundo del hockey.

VAVEL Logo