El reinado del cambio
Fuente: WikiCommons "Tanto Monta, Monta Tanto"

El reinado del cambio

En su intento de llevar a cabo la creación de una confederación entre ambos reinos, Castilla y Aragón, los monarcas decidieron organizar el territorio de manera que fuesen capaces de administrar todos los asuntos desde el seno monárquico

isabel-portela
Isabel Portela Díaz
Live LoaderVAVEL Live SmallLive Match

Es importante entender que la monarquía que Los Reyes Católicos crearon se basaba en la centralización del poder monárquico, es decir, en la creación de una monarquía de carácter autoritario. Se basaba en una unidad de tres tipos, política, territorial y religiosa.

No se trata de una fusión de ambos reinos, de hecho, cada una conserva su propio gobierno y su propia jurisprudencia. El primero objetivo de Los Reyes Católicos es limitar el poder de los privilegiados, es decir, el poder de la nobleza.  De esta manera dieron lugar a la creación del Estado Moderno. Esto fue especialmente aplicado en Castilla, ya que en Aragón se mantuvieron la mayoría de las instituciones medievales, aunque se introdujo como figura innovadora el virrey.

En Castilla se crearon instituciones políticas que centralizaban el poder en la corona y además se encarga de limitar lo máximo posible los desmesurados privilegios de los que la monarquía había gozado hasta ese momento. Por un lado, se creó La Santa Hermandad, organismo de defensa que se encarga de la persecución de criminales. Por otro lado, se instauran los consejos, formados por juristas que asesoraban al rey. Se crea un ejército profesional y permanente, y de la misma manera se crea la Audiencia Nacional, también conocida como La Cancillería, como organismo de control de la justicia.

Se creó el cargo de corregidor, como cargo que administraba los ayuntamientos. Se desarrolló también el organismo de La Inquisición, el cual se centra en la persecución de infieles, como organismo protector del catolicismo. Los judíos fueron el pueblo que protagonizó la persecución más cruenta con respecto a la defensa de la fe, siendo expulsados en 1492, de la mano de la iniciativa comenzada por el Cardenal Cisneros. De la misma manera ocurrió con los musulmanes, que fueron obligados a convertirse al cristianismo, hasta la conquista del último reducto, en Granada. La monarquía de Isabel y Fernando fue autoritaria y expansionista, cambiando el concepto político hasta ese momento vivido y dotando a la monarquía del peso suficiente para relegar a un segundo plano a la nobleza y marcarse unas metas propias.

Fuente: WikiCommons. Isabel de Castilla
Fuente: WikiCommons. Isabel de Castilla

Hubo un lema que marcó sin este innovador reinado, siendo este “Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando”. Aunque pudiese parecer un simple juego de palabras, resume a la perfección en que se base la política de su reinado. Cada monarca tendrá su propio símbolo, Isabel se representará con flechas atadas con una cuerda y Fernando se representa con un yugo realizado con el nudo gordiano.

Es precisamente del origen de este nudo de donde procede esta famosa expresión, para entender su origen debemos remontarnos a la época en la que Alejandro Magno, durante su periodo de expansión hacia Oriente. El historiador romano Quinto Curcio, narra la historia de un campesino llamado Gordias, el cual llevaba a sus bueyes atados mediante un nudo muy fuerte que nadie era capaz deshacer, La leyenda creció y se decía que aquel que fuese capaz deshacerlo se haría con el poder de Asia.

Alejandro quiso probar y llego hasta el campesino, pero tras varios intentos fallidos, embistió el nudo con su espada y lo partió, diciendo “Tanto monta cortar como desatar”. Los Reyes Católicos eligieron este lema porque viene a decir que da igual cuales sean los medios que se utilizan si finalmente se consigue el propósito que se busca. Esto refleja a la perfección su forma de actuar, ya que utilizan su poder como monarcas para conseguir cualquier propósito que crean necesario.

En su intento de llevar a cabo la creación de una confederación entre ambos reinos, Castilla y Aragón, los monarcas decidieron organizar el territorio de manera que fuesen capaces de administrar todos los asuntos desde el seno monárquico. Para ello utilizaron un sistema polisinodial, es decir, crearon una serie de consejos y dotaron a cada uno de uno responsabilidad diferente. Con esto pretendían alcanzar la capacidad de encargarse de todo cuanto acontecía en su reino. Este sistema resultó bastante eficaz y se mantuvo durante todos los reinos de los Austrias, introduciéndose cambios por primera vez con la llegada de los Borbones.

Los Reyes Católicos diversificaron la figura del Consejo Real que había sido creado durante la Edad Media y crearon tres consejos en torno a los cuales organizarían el territorio, se trata del Consejo de castilla, el de Aragón y el dedicado al Santo Oficio. El Consejo Real de Castilla era la segunda dignidad del reino, después del rey, es considera como ejemplo de consejo o sínodo y de estructura y organización, de forma que fue modelo para el resto. Para encontrar el origen de este consejo es necesario remontarse a la época de Fernando III, cuando seleccionó a doce juristas de prestigio para que le aconsejaran con respecto a la administración de justicia. En un primer momento estaba formado por doce miembros, cuatro por cada uno de los estamentos que se encargaban de representar al claro, a las ciudades y a la nobleza.

Fuente: WikiCommons. Fernando de Aragón
Fuente: WikiCommons. Fernando de Aragón

Fue exactamente en 1480, en las Cortes de Toledo cuando Isabel y Fernando lo dotaron de mayor entidad jurídica e institucional, también pusieron en marcha una renovación de la composición de sus miembros: dispusieron un presidente eclesiástico, dos o tres representantes de la nobleza y ocho o nueve letrados. Se consideraba necesario un equilibrio en la representación de los estamentos. Con la multiplicación territorial de Los Reyes Católicos y la ampliación de consejos territoriales y temáticos, el Consejo de Castilla se especializará en el gobierno interior de los reinos de la Corona de Castilla, siendo la parte más importante de la monarquía, por su extensión, como por su número de habitantes y su nivel económico. De la misma forma se trata del territorio más cohesionado y en el que menos trabas se encuentran con respecto a la nobleza.  

El consejo es un órgano colegiado de consulta, gobierno y justicia que se había formado antes de la llegada de Los Reyes Católicos, sobre todo a partir de las ordenanzas de 1385, pero Isabel y Fernando se encargaron de reforma su funcionamiento y delimitaron sus competencias, de esta manera lo convirtieron en la pieza clave de la administración castellana.

Las Cortes celebradas en 1476 y 1480, hacían eco de lo ya nombrado en las ordenanzas de 1459; se acentúa el carácter técnico del consejo y los miembros ordinarios que la formarán deberán ser: un prelado, que hará las veces de presidente, tres caballeros y ocho o nueve letrados. Debían ser todos estos letrados universitarios y expertos en derecho, igualmente se permite que algunos de los puestos sean otorgados por motivos honoríficos, aunque no se cumpla con los requisitos académicos exigidos al resto.

El Consejo Real llevó a cabo la renovación de muchos organismo y la creación de otros tantos, esta fue la manera mediante la cual Los Reyes Católicos encauzaron su reinado hacia una forma de gobernar de carácter totalitario, que se sustentaba sobre unos organismos firmes compuestos por personas cualificadas para desempeñar cada una de las tareas necesarias para mantener la supremacía que habían heredado.

 

MEDIA: 3VOTES: 1
VAVEL Logo