Nadal tampoco tiene piedad de Querrey y ya espera a Federer
Rafa Nadal en acción durante su encuentro de hoy ante Sam Querrey en Londres. Foto: gettyimages.es

Nadal tampoco tiene piedad de Querrey y ya espera a Federer

El manacorí aseguró su presencia en las semifinales de Wimbledon por séptima vez en su carrera tras pasar por encima del norteamericano Sam Querrey, número 65 del mundo pero uno de los mejores sacadores del circuito. De nada le sirvió eso al estadounidense, que cayó por 7-5 6-2 y 6-2 en poco más de dos horas de juego. El próximo viernes llegará el capítulo número 40 del Federer-Nadal, esta vez por un puesto en la final del tercer Grand Slam del año. 

manugarci
Manuel García

Sólo un mes después de su enfrentamiento en las semifinales de Roland Garros, el tenis volverá a disfrutar de un nuevo capítulo, el número 40, de una de las rivalidades más emblemáticas de la historia del deporte. Rafa Nadal y Roger Federer volverán a verse las caras en Wimbledon, aunque esta será la primera vez que lo hagan con un puesto en la gran final en juego. Manteniendo la línea arrolladora de la que está haciendo gala durante todo el torneo, Nadal también doblegó con autoridad al estadounidense Sam Querrey, número 65 del mundo, por 7-5 6-2 y 6-2 en el último encuentro de cuartos de final de la jornada de hoy. Poco le importó al manacorí verse relegado por segunda vez a la pista 1, la segunda en importancia del All England Lawn Tennis Club, o el hecho de medirse a un auténtico cañonero como es el jugador de San Francisco, verdugo años atrás en este mismo escenario de jugadores de la talla de Novak Djokovic o Andy Murray

Su servicio, su gran punto fuerte y que sólo había cedido en una ocasión en lo que llevaba de torneo, no le funcionó en absoluto. Pero todo eso fue exclusivamente mérito del español, uno de los mejores restadores, sino el mejor, de todos los tiempos. La estrategia de Querrey, servir como nunca y llegar con opciones al tramo final de los sets para meter toda la presión que pudiese, saltó por los aires nada más iniciarse el partido. Y es que el norteamericano ya iba por debajo antes del primer descanso del mismo (2-1). Un 'passing shot' marca de la casa de Nadal le dio el primer 'break'. Con un acierto sublime con el primer servicio, todo parecía ir rodado para el balear, que llegó al 4-3 con ventaja en apenas 20 minutos de juego. Fue a partir de ese momento cuando llegó la única reacción de Querrey en todo el encuentro. 

En todo el torneo, Querrey se había hecho con el 55% de puntos con segundo saque. Hoy se quedó en un 28%

El estadounidense perdió sus nervios iniciales y comenzó a pegar auténticos palos a la bola, especialmente con su revés cruzado. Fruto de ello, se ganó su primera bola de rotura en el octavo juego, que fue contrarrestada firmemente por un gran servicio de Nadal. Acto seguido, el español dispuso de tres bolas de set al resto y otra más con su servicio, pero Querrey no claudicó para empatar, ahora sí, el set a cinco juegos. Se vivía el momento más tenso y de más calidad del partido. El estadounidense tenía a disposición su servicio para consolidar el 'break' y asegurarse, de paso, un futuro desempate. Pero lo que ocurrió fue exactamente lo contrario. Probablemente estén cansados de oír esto, pero a fortaleza mental, nadie gana a Don Rafael Nadal Parera.

El manacorí se levantó como mejor sabe y asestó una puñalada mortal a su rival al robarle otro saque y disponer otra vez de su servicio para cerrar esta primera manga. Lo acabó logrando, eso sí, tras sofocar otra gran reacción de Querrey, que tuvo tres oportunidades para llevar el set a la muerte súbita. Finalmente y tras 56 minutos de batalla, Nadal puso el 7-5 en el marcador, sabiendo que había ganado más de un set en ese momento. En este primer set, Querrey realizó 14 saques directos por sólo tres del español. Pero tres de esos 'aces' llegaron en dos de las tres bolas de 'break' citadas que afrontó en el 6-5. Los pequeños detalles volvían a marcar la diferencia. 

Nadal exprime a Querrey y se cita con Federer

Y ahí se acabó el encuentro. Querrey se había dejado el alma en ese primer set y, tras cederlo de esa manera tan disputada, no le quedó absolutamente ni un gramo más de energía. Todo lo contrario que a un pletórico Nadal. El número dos del mundo subió, si cabe, un poco más su nivel para terminar arrollando al bueno de Sam, que sólo pudo sumar cuatro juegos en los dos siguientes parciales. 

Querrey sólo había cedido una vez su servicio en el resto del torneo. Hoy sufrió hasta seis quiebres

Un doble 6-2 con el que Nadal finiquitó un encuentro que sobrepasó por poco, siete minutos, las dos horas de juego. Ahora, con una nueva semifinal en el tercer Grand Slam del año, llega lo bueno. Un nuevo desafío enfrente suyo. Se tratará de Roger Federer, el hombre que hoy se ha convertido en el jugador con más victorias en hierba de la historia, sobrepasando con 186 al estadounidense Jimmy Connors. El capítulo número 40 de esta exitosa e histórica rivalidad. Aunque esta vez y a diferencia de las tres anteriores ocasiones, será la primera vez en la que ambos jugadores se midan en unas semifinales de Wimbledon. Hace apenas unos días se cumplieron once años de su último enfrentamiento, la final de 2008 que acabó con el histórico primer triunfo de Nadal en Londres, en un encuentro considerado por muchos como el mejor de la historia de este deporte. Prepárense. El viernes nos toca volver a disfrutar la máximo con dos de los mejores deportistas de todos los tiempos. 

VAVEL Logo