Pete Sampras, el Rey de Wimbledon (antes de Federer)
Pete Sampras al ganar Wimbledon 1998. Foto: gettyimages

 

Petros Sampras nació en Estados Unidos de América el 12 de agosto de 1971 en Washington D. C. A los 3 años de edad su familia cambió de residencia a Palos Verdes California en donde desarrolló el gusto por el tenis. Contrario a los contemporáneos de su época, Pete como sería conocido no fue a la escuela de Nick Bolletierri. El Dr. Peter Fischer fue quien desarrolló su estilo al modificarle el revés  cambiando de dos manos a una mano. Le decía que en Wimbledon era más eficaz jugar así. Chang y Agassi decían que de juniors era fácil vencerle: "tenías que jugarle al revés, subir a la red y él se encargaba de fallar".

En 1988 decidió integrarse a la gira profesional. No le gustaba jugar en césped decía que no era para él. Tuvo su primera participación en Wimbledon en 1989 perdiendo en primera ronda, obtuvo el mismo resultado al año siguiente. En 1992 Pete Sampras cambia de entrenador, se inclina por un compatriota: Tim Gullikson quien le modificó el juego, la manera en desarrollar el tenis en pasto. El cambio fue notable, llegó hasta semifinales; al año siguiente lleno de controversia por llegar a la cima número uno del mundo sin haber ganado un torneo de Grand Slam, llegó el tan ansiado título. Ganó su primera final venciendo al también estadounidense Jim Courier 7-6, 7-6, 3-6, 6-3. En 1994  nuevamente llega a la final, su rival el gigante croata Goran Ivanisevic. Dos primeros sets muy duros, que cayeron del lado del estadounidense 7-6, 7-6. En el tercero un contundente 6-0 selló su segundo trofeo londinense.

El año 1995 fue muy duro para Sampras, perdió a su coach Gullikson que fue diagnosticado con cáncer cerebral. Integró a su equipo a Paul Annacone quien continuó con el trabajo realizado y llegó otra final. En esta ocasión el teutón Boris Becker fue su víctima en cuatro mangas: 6-7, 6-2, 6-4, 6-2. En 1996 pasó algo totalmente inesperado, posterior al sorteo se pronosticaba otra final Sampras Vs Becker. En cuartos de final enfrentó al holandés Richard Krajicek y se dio la sorpresa en la cancha central. En dos días por interrupciones de la lluvia perdió en tres reñidos sets, 7-5, 7-6, 6-4.

Con renovados bríos, al año siguiente alcanza nuevamente la final ante el francés Cedric Pioline y lo despachó en sets corridos por 6-4, 6-2, 6-4. Para 1998 llega a su quinta final y se enfrentó al único rival que enfrentó en dos ocasiones: Goran Ivanisevic. Este partido fue el más duro en las finales que disputó en la catedral del tenis. Requirió de irse toda la ruta hasta la quinta manga para alzarse con su quinto trofeo. 6-7, 7-6, 6-4, 3-6 y 6-2. En 1999, de todas las finales que disputó en Wimbledon por segunda ocasión es una final totalmente norteamericana, en esta ocasión el rival fue con quien desarrolló la gran rivalidad de su carrera: André Agassi. No le representó grandes complicaciones, lo venció por 6-3, 6-4, 7-5. 

En el año 2000 iba en busca de la hazaña, superar a Roy Emerson como máximo ganador en singles de títulos de Grand Slam. Estaban empatados con 12 títulos. El honor lo tenía un australiano y para superarlo tendría que ganarle a un australiano. Patrick Rafter estaba en la cancha contraria en la séptima final de Pistol Pete en Wimbledon. Perdió la primera manga en muerte súbita, en un segundo set muy disputado ganó nuevamente en tiebreak, y fue capaz de ganar las dos mangas restantes. 6-7, 7-6, 6-4, 6-2. Séptima corona en Wimbledon y nuevo récord en torneos de Grand Slam para Sampras.

En 2001 la organización del torneo más prestigioso de tenis decidió hacer un cambio con la superficie. Cambió el pasto que había estado anteriormente, esto se tradujo en una superficie más dura con un bote más alto de la pelota. Se criticaba mucho que los puntos duraban poco. Este cambio no benefició a Pete, al contrario. Y en cuarta ronda enfrentó a un muchacho suizo, confeso admirador del gran Sampras: Roger Federer. Un partido duro, difícil que no pudo solventar el estadounidense. 7-6, 5-7, 6-4, 6-7, 7-5. Por primera vez vimos una imagen que se repetiría a través de los años. Federer ganando un partido crucial y caer de espaldas, festejando el triunfo. Con lágrimas en los ojos fue a darle la mano a Pete.

Pete Sampras será recordado por ser de los últimos campeones de Wimbledon en tener un juego clásico de saque y red. En 57 juegos consecutivos obtuvo 56 victorias, desde 1993 a 2001. La efectividad que tuvo Pete en las finales en Wimbledon es impresionante, nadie como él.

El remate en el aire al ejecutar un gran salto Air Pete así como pegar de derecha a la carrera parecía como si desenfundara una pistola, Pistol Pete serán parte de sus recuerdos imborrables.

 

 

VAVEL Logo