Una tercia de ases regresa al templo azulcrema
(Fotomontaje: Alan Nuñez - VAVEL)

Una tercia de ases regresa al templo azulcrema

El partido entre América y Veracruz de este miércoles será el marco para que tres figuras del americanismo regresen a la cancha que los vio situarse en el lugar más alto de la historia del club. Hablamos de Carlos Reinoso, Juan Antonio Luna y Cristóbal Ortega.

titino-azulcrema
Alejandro Alfaro

Hablar de América es referirse al equipo más importante de México. Así lo dicta su historia, su palmarés, su arrastre y algo de suma importancia: sus ídolos.

En los casi 98 años de la institución azulcrema han desfilado jugadores que marcaron época en el fútbol mexicano y que se ganaron un lugar en la memoria del hincha americanista. Podemos referirnos a hombres de la talla de: Héctor Miguel Zelada, Daniel Alberto Brailovsky, Alfredo Tena, Enrique Borja, Zague, Antonio Carlos Santos, Batata, Eduardo Bacas; o de la época reciente, como Iván Zamorano, Claudio López, Cuauhtémoc Blanco, entre otros tantos.

Pero esta vez vale la pena hablar de tres jugadores que brillaron por su calidad y profesionalismo, mismos que los llevaron a triunfar en las décadas de los setentas y ochentas con América, consagrándose como parte de una generación dominadora de la liga en todos los sentidos.

Reinoso, el Maestro

El primero de ellos es el chileno Carlos Reinoso. El autoproclamado americanista número uno y que hasta la fecha forma parte de los mejores jugadores extranjeros que han venido a nuestro país.

El Maestro llegó a México para debutar con América en el torneo México 70, luego de haber sido observado por los dirigentes del equipo en un Pentagonal que se jugó en Chile y en el que participaron equipos como Colo Colo y el Santos de Pele. En aquel torneo, Reinoso jugaba para el Audax Italiano y en un encuentro reforzó al que a la postre sería su próximo equipo y el que marcaría para siempre su trayectoria como futbolista profesional.

Tras su participación en el citado Pentagonal, Panchito Hernández y Pedro Portilla quedaron muy satisfechos con la actuación de Carlos Reinoso, por lo que se pusieron en contacto con Guillermo Cañedo para que a la brevedad mandara el dinero para poderlo fichar. Así fue como Reinoso llegó una semana después a Coapa para comenzar a escribir con letras de oro su nombre en América.

Reinoso fue campeón con América en su etapa como jugador y como director técnico

En su etapa como jugador, Carlos Reinoso se coronó Campeón de Liga en las campañas 70-71 y 75-76; también se coronó como Campeón del Torneo de Copa, y en 1978 ganó la Copa de la Concacaf y la Copa Interamericana, marcando el que quizá sea el gol más recordado en su etapa como jugador de los cremas, ya que la ejecución de su tiro libre en el último suspiro de la serie contra Boca Juniors le dio el título continental a América.

En su etapa como director técnico, Carlos Reinoso ganó una de las dos finales más especiales para el americanismo. Para el torneo 83-84, América llegó a la Final contra Chivas, buscando cobrarse la afrenta del torneo anterior en donde los rojiblancos los habían eliminado en semifinales.

Con un Estadio Azteca pletórico y con un segundo tiempo soberbio, América se coronó campeón jugando con un hombre menos, dejando tendido sobre la grama a su eterno rival y con el andino obteniendo un nuevo campeonato como azulcrema.

Ortega, el caudillo azulcrema

La segunda figura a rememorar es Cristóbal Ortega, un auténtico caudillo del americanismo que defendió en innumerables batallas los colores azulcremas para llevar a los suyos hasta lo más alto en diversas ocasiones.

18 años fueron los que Cristóbal Ortega jugó para América, debutando en el torneo de Copa 74-75 y dejando al equipo en diciembre de 1991.

La cancha 1 de Coapa lleva el nombre de Cristóbal Ortega en reconocimiento a su trayectoria

Durante su trayectoria como jugador americanista, Cristóbal Ortega lo ganó todo. Campeón de Liga en 75-76, 83-84, 84-85, Prode 85, 87-88 y 88-89; Campeón de Campeones en  la 75-76, 87-88 y 88-89; Campeón de Concacaf en 1978, 1987 y 1991; Campeón de la Copa Interamericana en 1978 y 1991. Una carrera envidiable que le valió convertirse en un referente obligado del americanismo.

Luna, jefe de asistencias

Finalmente, citaremos a Juan Antonio Luna. El ‘Cabezón’ fue un mediocampista surgido de las divisiones inferiores de América y destacó por su visión de campo, además de su exquisita técnica individual, misma que le permitia manejar a placer los dos perfiles.

Luna fue pieza medular en el esquema táctico de diferentes estrategas, lo que le permitió aportar su calidad en los títulos de la 83-84, 84-85, Prode 85 y 87-88, siendo uno de los máximos asistentes en los registros del club.

Luna también tuvo una breve etapa como director técnico de las Águilas, sin embargo, será recordado por dirigir al grupo de jugadores que consiguió la hazaña de revertir el 4-2 recibido en contra de Flamengo jugando como local para posteriormente dar la vuelta con un inimaginable 3-0 ni más, ni menos que en el Maracaná por los Octavos de Final de la Copa Libertadores 2008, torneo al que condujo a un debil América hasta las Semifinales.

Tanto Carlos Reinoso, como Cristóbal Ortega y Juan Antonio Luna, pisarán este miércoles la cancha del Estadio Azteca como parte del cuerpo técnico de Veracruz, pese a esto entrarán por la puerta grande del Coloso de Santa Úrsula, respaldados por una grada que siempre sabrá ser agradecida con los hombres que enriquecieron la historia del equipo más querido y a la vez más odiado de este país.

VAVEL Logo
CHAT